Sanidad

Investigadores de Baleares descubren cómo se expanden los cánceres de mama más agresivos

El hallazgo, del grupo de Epigenética en Cáncer del Institut d’Investigació Sanitària Illes Balears (IdISBa), permitirá abordar el subtipo triple negativo, el más letal de los tumores mamarios, de forma más precoz y con mayores posibilidades de curarlo

Los investigadores del IdISBa Diego Marzese y Pere Llinàs-Arias.

Los investigadores del IdISBa Diego Marzese y Pere Llinàs-Arias. / IDISBA

I. Olaizola

El grupo de investigación de Epigenética en Cáncer de la Fundació Institut d’Investigació Sanitària Illes Balears (IdISBa) ha descubierto y descrito un nuevo mecanismo que permite a las células cancerosas de los tumores de mama triple negativo, los de mayor gravedad y peor pronóstico, tener una mayor capacidad para hacer la invasión, "el proceso inicial con el que empiezan las metástasis (dispersión del tumor original a otros órganos del cuerpo)", explica el doctor Pere Llinàs-Arias, miembro del laboratorio de Epigenética de la citada Fundació y el investigador que ha realizado la mayor parte de un estudio dirigido por el científico Diego Marzese.

"Es una de las causas principales de muerte en cáncer y una de las mayores complicaciones clínicas", añade Llinàs-Arias para subrayar la importancia de su estudio que ha sido publicado recientemente por Molecular Cancer, una de las más prestigiosas revistas científicas oncológicas.

"El triple negativo es el más agresivo de los subtipos de cáncer de mama. Y una de sus características es que presenta una mayor propensión a generar metástasis. Por eso nos centramos en este subtipo, para entender el por qué" explica el investigador.

Hallaron el mecanismo que regula unas proteínas que se llaman metaloproteinasas que se encargan de "moderar, degradar y alterar el espacio que rodea el espacio de todas las células. En el cuerpo en general la metaloproteinasas funcionan como remodeladoras del espacio que hay entre las células, el espacio extracelular. Y en una enfermedad como el cáncer se da un desequilibrio en estas proteínas y permite que las células cancerosas puedan escaparse del tumor primario y colonizar otros tejidos. Ese hecho de escapar del tumor primario es lo que llamamos invasión", detalla Llinàs-Arias.

Con este descubrimiento los investigadores del IdISBa intentarán ahora determinar qué pacientes tienen un mayor riesgo de desarrollar una metástasis con los tumores de mama triple negativos.

"Así, si una paciente corriera un mayor riesgo, se le haría un seguimiento mucho más estrecho y continuo", explica una de las ventajas de su descubrimiento. Un hallazgo que también es importante en el carcinoma ductal in situ, "los tumores en la fase más inicial de todas", traduce el investigador añadiendo que "nos puede predecir los tumores cuasi benignos". 

"El estudio de la expresión de las metaloproteinasas nos indica que podríamos discriminar en qué pacientes el tumor podría convertirse en una enfermedad más agresiva", añade el doctor Diego Marzese.

Hoy en día no existe ninguna terapia para evitar una metástasis y, por la complejidad del mecanismo por el que se desarrolla, Llinàs-Arias concluye que "no será fácil desarrollar un tratamiento" contra las metástasis porque "no es solo un gen el que se altera, son varios".

Estos tumores, una vez que se expanden, tienen muy mal pronóstico, pero el hallazgo permitirá hacer un seguimiento más estrecho de las pacientes en riesgo y actuar antes de que se produzca la metástasis, antes de que sea demasiado tarde. "El problema que tenemos es que la metástasis puede ser muy rápida y si se hace un seguimiento cada dos o cinco años, puede ser que el tumor metastásico ya sea fatal. Con unos controles más exhaustivos se podría actuar en fases más iniciales de este proceso de expansión tumoral. En todos los cánceres, cuando antes los diagnostiques, mejor, tienes más posibilidades de curarlos", explica.

Más oportunidades terapéuticas

En definitiva, el descubrimiento de los investigadores del IdISBa no genera un tratamiento nuevo contra la metástasis, pero sí da más oportunidades terapéuticas a los pacientes que los sufren. El estudio se ha llevado a cabo combinando metodologías de biología molecular funcionales, secuenciación y bioinformática y ha contado con una extensa red de colaboradores multidisciplinares, contando tanto con médicos especializados en oncología y cirugía mamaria como con investigadores expertos en la investigación oncológica de España, pero también de Suecia, Canadá y Estados Unidos.

Seis mil casos anuales

Cada año en España se diagnostican 35.000 casos de cáncer de mama. De éstos, casi 6.000 son triple negativo, el subtipo más agresivo de los tumores mamarios por su rápido desarrollo. Este importante avance permitirá tratar a los pacientes de este subtipo de una forma mucho más precisa, evitando efectos adversos de forma innecesaria.

Este proyecto ha contado con la financiación del IdISBa, del Instituto de Salud Carlos III, de la Fundacion CONTIGO y del programa europeo EASI-Genomics. Además, para su publicación en abierto en la prestigiosa revista Molecular Cancer ha contado con el apoyo del programa Liberi del IdISBa.