Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incautan unas diez toneladas de hachís en dos nuevos golpes al narcotráfico

Vigilancia Aduanera intercepta un barco que navegaba al sur de las Islas y la Guardia Civil una zodiac que se dirigía al Archipiélago | Cinco detenidos en las operaciones

El barco ‘Albatros’, interceptado por Vigilancia Aduanera con hachís en su interior.

El barco ‘Albatros’, interceptado por Vigilancia Aduanera con hachís en su interior.

Vigilancia Aduanera y Guardia Civil han propinado durante los últimos días dos nuevos golpes al narcotráfico con sendas operaciones con las que han conseguido interceptar unas diez toneladas de hachís repartidas en un barco que navegaba a más de cien millas al sur de Gran Canaria y una zódiac que se disponía a introducir la droga en la Isla.

La primera de las intervenciones se produjo durante la mañana del pasado jueves cuando una aeronave que rastreaba la costa para la búsqueda de una patera localizó una embarcación que, sin embargo, nada tenía que ver con la migración. En una lancha neumática iban dos personas y en su interior llevaban decenas de fardos que se sospechaba que podían contener droga.

Al mismo tiempo, el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Guardia Civil daba cuenta de un posible eco sospechoso al este de Gran Canaria. A su encuentro se desplazó la patrullera Río Tambre del Servicio Marítimo, cuya tripulación se encargó de interceptar la zódiac y proceder a su traslado hasta el muelle de Arguineguín.

En las instalaciones portuarias del municipio de Mogán se descargaron los fardos, que arrojaron un peso total aproximado de mil kilos. Asimismo, se detuvo a los dos ocupantes como presuntos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de sustancias estupefacientes, según informaron fuentes cercanas a la investigación.

La operación desarrollada por Vigilancia Aduanera tuvo lugar el pasado fin de semana con la culminación del seguimiento de un barco tipo supply, que navegaba cerca del Archipiélago en dirección sur. Los investigadores tenían conocimiento de que la embarcación podría transportaba droga hacia el sur del continente africano. Así, la patrullera Sacre puso rumbo para encontrarse con el Albatros, una embarcación con bandera panameña y 27 metros de eslora.

Los agentes de Vigilancia Aduanera llevaron a cabo el abordaje cuando se situaba a más de 100 millas al sur de las Islas. El barco llevaba entre los compartimentos decenas de fardos con hachís, por lo que procedieron a la detención inmediata de los tres tripulantes. Asimismo, pusieron rumbo al puerto de La Luz, donde arribaron sobre las siete y media de la tarde de ayer con una “gran cantidad” de droga, según informó ayer Agencia Tributaria en un comunicado.

Las autoridades y una delegación de los juzgados tienen previsto acudir durante la mañana de hoy al Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria para supervisar la descarga de la sustancia y el pesaje. Una primera estimación apunta a que el Albatros podría transportar más de ocho toneladas de hachís, según indicaron las fuentes consultadas.

Este barco había estado amarrado en el puerto de la capital grancanaria durante el pasado mes de enero, para después permanecer en el de Nuadibú. De la ciudad mauritana partió el martes de la semana pasada en dirección norte, donde supuestamente cargó la droga para, posteriormente, cambiar de rumbo hacia el sur, momento en que fue interceptado por la Sacre, según recogen varias web de seguimiento de la derrota de barcos. El Albatros tenía como supuesto destino final Richard Bay, en Sudáfrica.

Ya el pasado mes de diciembre, Vigilancia Aduanera interceptó un remolcador que hacía esta misma ruta con 15.000 kilos de hachís, que después fue desestibada en la capital grancanaria. En aquella ocasión se procedió a la detención de cinco personas. Y en octubre, una macrooperación acabó con cuatro veleros interceptados, tres de ellos cerca de las costas canarias, con 35.000 kilos de hachís.

Compartir el artículo

stats