Tribunales

Acepta siete años y medio de cárcel tras reconocer que violó a su hijastra en Gijón: "Me arrepiento"

El procesado, de nacionalidad dominicana, será expulsado de España una vez cumpla dos tercios de la condena

Vista del Palacio de Justicia de Gijón.

Vista del Palacio de Justicia de Gijón. / JULIAN RUS

I. Peláez

Un hombre de 42 años, natural de República Dominicana y vecino del barrio gijonés de El Llano, ha aceptado esta mañana una condena de siete años y seis meses de cárcel por la comisión de un delito de agresión sexual cometido contra su hijastra, a la que violó en distintas ocasiones desde finales de 2020 y principios del 2021, cuando la menor contaba con trece años de edad. La condena, que incluye orden de alejamiento, implica que una vez cumpla los dos tercios de la pena este individuo será expulsado de España. La vista orla se celebró a puerta cerrada en la sección octava de la Audiencia.

Los contactos sexuales entre el procesado y su víctima comenzaron en 2019. Este hombre, según el relato de hechos del Ministerio Fiscal, comenzó a realizar distintos juegos con la menor, tales como hacerle cosquillas y buscarle con los ojos aparentemente tapados para al final terminar realizándole tocamientos sexuales en el pecho. Desde ese primer momento, este individuo la advirtió para que no contara nada a nadie, pues "podría traerles problemas a los dos". Las prácticas sexuales a las que sometía a la menor fueron subiendo en intensidad. A finales de 2020 y principios del 2021, por ejemplo, ambos se encontraban confinados por la pandemia, y con la excusa de tomarle la temperatura a la niña, comenzó a "pasarle la lengua por el cuello" y a realizarle tocamientos "debajo de la ropa, tanto en el pecho como en sus partes íntimas". La menor se negaba, por lo que este hombre le volvió a decir que no lo contara, que así le regalaría un nuevo teléfono móvil de alta gama.

Esos episodios de carácter sexual también ocurrían en público. Un día, en el parque de Los Pericones, la llevó a una zona más apartada y comenzó a besarla, pero la menor logró salir huyendo a la carrera. Pero las prácticas no se detuvieron. Los tocamientos continuaron y, durante los primeros meses del año 2021 comenzaron las relaciones sexuales completas. Un día de agosto, en el que su mujer se había ido al hospital con la hija que tenían en común, este hombre entró en la habitación de su hijastra, que se encontraba sola en la misma. "La agarró con sus manos fuertemente con los brazos, bajándole el pantalón del pijama (...)" y la violó mientras le decía "que parara de llorar que no era para tanto". A raíz de ese episodio, se presentó denuncia en comisaría en agosto de 2021.

Ante lo ocurrido, este individuo, como desveló LA NUEVA ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, en septiembre del año pasado, se enfrentaba a una condena de catorce años de cárcel que pedían tanto el Ministerio Fiscal como las dos acusaciones particulares, ejercidas por la madre y padre de la menor, respectivamente. Los dos letrados de la acusación, Rubén González Sierra y María Ibáñez de Aldecoa, alcanzaron un acuerdo con la defensa del procesado, que estuvo representado por el abogado Luis González, aplicándose al acusado la atenuante muy cualificada de confesión. Delante del tribunal este varón dominicano reconoció todos los cargos y mostró su arrepentimiento por los hechos que sufrió su hijastra. Así, se rebajó la pena final a siete años y medio de cárcel. La menor, detrás de un biombo, también declaró ante el tribunal, ratificándose en todo lo dicho desde que comenzó la investigación por agresión sexual contra su padrastro.