Tribunales

Los tripulantes del narcovelero Mambo aceptan condenas de entre seis y 10 años de cárcel

La embarcación fue interceptada en su trayecto hacia Gran Canaria con dos toneladas de cocaína a bordo

Los cuatro tripulantes del velero, de espaldas, en el juicio ante la Audiencia de Las Palmas.

Los cuatro tripulantes del velero, de espaldas, en el juicio ante la Audiencia de Las Palmas. / Elvira Urquijo (EFE)

Benyara Machinea

Benyara Machinea

Los cuatro tripulantes del narcovelero Mambo, que fue interceptado el cinco de diciembre de 2022 con dos toneladas de cocaína a bordo, han aceptado condenas de entre seis y diez años de cárcel en el juicio celebrado este jueves ante la Audiencia Provincial de Las Palmas. Las partes han alcanzado una conformidad en la que el fiscal, Antonio Amor, rebaja la petición de pena inicial de 13 años por la confesión de los encausados, y apunta a que el principal responsable del delito de tráfico de drogas era el propietario de la embarcación, nacido en Colombia, que reconoció frente a los magistrados de la Sección Primera que llevaba la gestión y la dirección de las operaciones.

C. G. V., el dueño del velero, aceptó así una condena de diez años de cárcel, de los que se descuentan los meses que lleva en prisión provisional por esta causa, y dos multas de 218 millones de euros. Su compatriota Y. G. T. abonará las mismas multas y pasará nueve años y seis meses de prisión como tripulante de la embarcación, mientras que a su pareja, A. P. N., se le aplica una atenuante que reduce la pena de prisión a seis años porque los informes médicos reflejan que tiene una inteligencia por debajo de la media, con pensamientos y actitudes en determinados momentos infantiles. F. C, el cuarto tripulante, de nacionalidad francesa, cumplirá una condena de nueve años y un día de prisión junto a los pagos millonarios.

El Mambo partió de Colombia hacia Santander y de ahí se dirigió a Gran Canaria, donde estuvo asentado en el verano de 2022 con el supuesto objetivo de tantear los puertos canarios para preparar la introducción de sustancias estupefacientes. La embarcación abandonó la Isla para dirigirse al Caribe y los equipos de seguimiento, que venían vigilando el caso desde el primer desembarco en las Islas, lograron fotografiar al dueño del barco y a dos tripulantes en Martinica. Durante su trayecto cargaron 81 fardos de cocaína en alta mar, según los letrados de la defensa.

Los encausados deberán pagar multas de 218 millones de euros por un delito de tráfico de drogas

El buque Fulmar de Vigilancia Aduanera partió de las costas de Cádiz el 28 de noviembre con el objetivo de interceptar el velero antes de que arribara a la Isla y logró dar con los investigados el cinco de diciembre. Los agentes encontraron la embarcación, identificada con un pabellón de Estados Unidos, con fardos visibles y con el cuarto acusado, F. C., a bordo.

Por tanto, los investigadores procedieron al abordaje, que se saldó con éxito a pesar de las malas condiciones meteorológicas. En la intervención incautaron 2.032 kilos de cocaína, con una riqueza media del 78,73% y con un valor en el mercado que asciende a 72.697.288 euros. Además, hallaron otros objetos que supuestamente utilizaban los encausados para llevar a cabo las operaciones, como dos GPS, un teléfono, un ordenador portátil o un dron. Entre sus pertenencias se encontraban varios teléfonos móviles y cantidades de dinero en dólares, euros, pesos colombianos y bolívares venezolanos, que según el fiscal procedían de las operaciones incoadas.

Carga en alta mar

Dos agentes de Vigilancia Aduanera y de la Policía Nacional, que intervinieron en la investigación del barco de recreo, testificaron en la vista oral e identificaron "sin ningún género de dudas" a los cuatro acusados sentados en el banquillo como los tripulantes que fueron detenidos el cinco de diciembre de 2022. Uno de los investigadores afirmó que sospechaban que el acusado de nacionalidad francesa, que supuestamente se incorporó a la embarcación cuando cargaron las sustancias, era el que se ocupaba de supervisar que las sustancias llegaran con éxito al Archipiélago.

Con el reconocimiento de los hechos por parte de los acusados y con los testimonios de dos de los agentes que intervinieron en las operaciones, las partes solicitaron que se suspendiera el resto de la prueba, al entender que los hechos habían quedado acreditados.

Las defensas piden el indulto para una acusada, que tiene una inteligencia por debajo de la media

El letrado de los cuatro acusados, Rony Martínez, y el abogado que defiende los casos de A. P. N. e Y. G. T., Jesús Casado, han avanzado que solicitarán el indulto para la joven de 21 años que embarcó en el velero con el supuesto fin de "ver el mundo" junto a su pareja. A criterio de los letrados, la condición psicológica de la encausada le llevaba a ver la situación con una perspectiva infantil y, cuando estaban en medio del mar, la embarcación en la que iba fue cargada de las sustancias estupefacientes incautadas.

La operación, que recibe el nombre de Hortiña, fue adelantada por este periódico cuando detuvieron a los acusados, que llevan en prisión provisional por estos hechos desde 2022. La embarcarcación de 15 metros de eslora llegó al Puerto de La Luz el 12 de diciembre, remolcada por el buque Fulmar, y de ahí fue trasladada al Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria para ser sometida a subasta.