Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Yolanda Santana

"Es bueno que se reconozca en vida el esfuerzo y el sudor de años de sacrificio"

"Grandes deportistas salimos del deporte base, las instituciones deberían mostrar más apoyo en esta área", afirma la primera olímpica de Telde

Yolanda Santana Vega, primera olímpica de Telde.

Yolanda Santana Vega, primera olímpica de Telde. SANTI BLANCO

¿Cómo comenzó su carrera?

Comencé a hacer taekwondo en Telde con ocho años, y me vinculé al mundo de la competición con 14, cuando gané el primer campeonato de España. Ahí el equipo nacional se fijó en mí y me becaron en Madrid, en el Centro de Alto Rendimiento de Blume. Estuve unos dos años y me dieron traslado al Centro de Alto Rendimiento de Barcelona, donde permanecí otros siete. Me quedé con el equipo nacional unos 10 años compitiendo, ganando, perdiendo y aprendiendo mucho. Me retiré con 25, ya que es un deporte de contacto y no tienes mucha vida en este campo, aunque hay gente que sí, que las lesiones no les vienen. No fue mi caso y opté por retirarme por decisión propia.

¿Ahí acabo todo?

No. Monté un club de taekwondo, Jóvenes Promesas, en el colegio Poeta Fernando González de Telde, donde llevo 21 años dando clases y donde el equipo educativo me ha apoyado y me ha abierto sus puertas. Mi hermana gemela, Lidia, y yo damos clases a niños a partir de los cinco años, guiándoles en el deporte con mira hacia su calidad de vida, disciplina, constancia deportiva y sin ningún otro objetivo, sino que hagan deporte por su calidad vital. Juntas llevamos el club y entre las dos damos las clases todas las tardes. Sin ella nada funcionaría igual.

¿Recuerda cómo fue su primer día en este deporte?

Fue en una actividad extraescolar en el colegio León y Castillo del municipio, con ocho años. Como la actividad era más barata en el colegio y mis padres tenían seis hijos, solo podían permitirse la actividad extraescolar y no llevarnos a un gimnasio privado. Entonces, empezamos mi hermana gemela, mi hermano Javier y yo a hacer taekwondo en este colegio público. Ahí nos iniciamos hasta hoy, que lo seguimos practicando. Los grandes deportistas salimos del deporte base como clubes, actividades extraescolares o asociaciones, y es ahí donde se debería recibir más apoyo por parte de las instituciones.

¿Qué supone para usted ser la primera olímpica de Telde?

Un gran orgullo, y más para lo que en aquel entonces suponía ser la primera olímpica de este deporte. Fue un camino difícil. Hace 20 años era complicado que una chica lo practicara, por la mentalidad machista que existía, pero dentro de esa mentalidad estaba mi madre, Teresa Vega, que tenía otra muy abierta y, junto a mi padre y mis hermanos, me apoyaron incondicionalmente y lo conseguí. Empecé a competir, avancé y me seleccionaron para la Olimpiada del 88, lo que fue un orgullo, algo que no se olvida. Pienso en la gente que se quedó en el camino, ya que no todos los que están son los mejores. En un día de competición, el mejor ese día se levanta mal y queda tercero. El primero puede ser buenísimo, pero hay segundos y terceros que son muy buenos también.

¿Y que le hayan otorgado la Medalla de Plata al Mérito Deportivo recientemente?

Fue inesperado, porque llevo retirada de la alta competición 21 años. Que la Federación Canaria se haya acordado de mí ha sido una grata sorpresa, les quiero dar las gracias por ello. Sobre todo, porque es un reconocimiento que no esperaba, me hace mucha ilusión, me pongo muy contenta por mi familia, mis alumnos y la gente de Telde que me apoya. Creo que es bueno que se le reconozca a la gente, en vida, el trabajo y el sudor que se ha dejado en tantos años de sacrificio.

¿Cómo le hace sentir el orgullo de Telde por su trabajo?

He tenido mucha suerte en vivir en el municipio en el que vivo, porque siempre me han tratado muy bien y con mucho respeto. Estoy muy contenta porque siempre que ha habido algo hacia mi vida deportiva la gente ha reaccionado muy bien. Estoy muy orgullosa de la mentalidad que tiene Telde con la gente que hace deporte, aunque me gustaría que se reconociera más a otros deportistas que han pasado y han llevado el nombre de la ciudad por muchos sitios.

¿Cree que es un referente para la mujer y la igualdad?

No ha sido fácil. Es una lucha que tendremos siempre. Para llegar a la igualdad tenemos que partir de la desigualdad tan grande que existe. Hay que inculcarla a partir de la docencia a los niños, porque ellos son el futuro. Es un trabajo de todos.

Compartir el artículo

stats