Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Santana: "Si se rechaza la administración concursal, La Fraternidad desaparecerá"

El presidente de la sociedad lleva a la asamblea esta propuesta y dimitirá si no logra el respaldo

Ramón Santana.

Ramón Santana. LA PROVINCIA/DLP

La sociedad cultural y recreativa La Fraternidad, una institución casi centenaria arraigada en Los Llanos se enfrenta hoy, en palabras de su presidente, Ramón Santana, "si no al día más importante de su historia, sí al más trascendente de los últimos años porque está en juego su continuidad o desaparición".

La deuda de casi medio millón de euros, pero sobre todo "tener las manos atadas para pedir créditos o recibir subvenciones hace inviable sacar adelante la entidad si no se aprueba solicitar el concurso voluntario de acreedores". Así, además de presentar las cuentas de los ejercicios de 2012 a 2015, que presentan una situación financiera límite para La Fraternidad, este asunto es vital para el futuro de una sociedad referente en Telde.

Santana, que ha anunciado la dimisión de la junta directiva si no se respalda la solicitud de la administración concursal, opina que "los socios tienen en su voto, en sus manos el futuro de la entidad y serán responsables, con nombres y apellidos, de su continuidad o desaparición porque no hay otra vía para que la deuda no termine con ella".

Con las manos atadas

Una deuda cercana al medio millón de euros que el presidente de La Fraternidad considera que con los convenios firmados con una operadora de teléfonos o el contrato con el nuevo concesionario de la cantina por un periodo de 25 años se puede afrontar con confianza.

El pero, el impedimento para acabar con esta angustia, sin embargo, es que dos exempleados han solicitado la ejecución de la sentencia que condena su despido por la entidad cultural y recreativa y que "pese a que están en su derecho, maniata a la junta directiva para solicitar la renegociación de lo que debemos y nos impide, además, solicitar subvenciones a las administraciones públicas".

Así, reitera Santana, la vía de la administración concursal es la que podrá garantizar el futuro de La Fraternidad, "ya que no creemos que haya problemas para que el juez la autorice". Una intervención judicial que supondrá el desbloqueo de la actual situación, en la que la directiva no tiene margen de maniobra porque la entidad tiene embargados sus ingresos hasta que se ejecute el fallo solicitado por los demandantes. "No podemos disponer de los ingresos ni hacer nada, por lo que si se aprueba entrar en el concurso voluntario de de acreedores todo este panorama cambiará y se podrá mejorar todo lo que ofrecemos ahora".

En esta disyuntiva entre la continuidad o la quiebra, Ramón Santana es crítico con las instituciones públicas, de las que asegura haber recibido muchas promesas, pero ninguna respuesta a las peticiones de la directiva para reconocer la importancia de La Fraternidad en el municipio de Telde. "Solicitamos en su momento que se declarara a nuestra sede edificio singular por la historia de nuestra sociedad, pero se ha hecho caso omiso y debemos pagar un cuantisoso IBI que, sin esa losa económica, estaríamos menos agobiados", alega.

Asimismo, también han quedado en saco roto los convenios propuestos con el Ayuntamiento de Telde, "con quien hemos colaborado cuando se han realizado actividades en la plaza de forma altruista, con enorme esfuerzo y trabajo".

Con más de 700 socios y una historia casi centenaria detrás, Santana lo tiene claro: "Si no se aprueba la administración concursal, La Fraternidad desaparecerá".

Compartir el artículo

stats