Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Eres una cerrada de mente»

El profesor investigado por acoso sexual en el instituto de El Calero solicitaba a sus alumnas que le presentara a sus amigas para mantener relaciones

Instalaciones de Formación Profesional del instituto de El Calero. | |

Hace meses que la Policía Nacional detuvo a un profesor del instituto de formación profesional como presunto autor de delitos de abuso, acoso sexual y coacción. Los estudiantes (algunos menores de edad) relataron a los agentes que durante meses el educador realizaba comentarios inapropiados en clases; les solicitaba los teléfonos de sus amigas e incluso trazó perfiles sexuales de cada alumna de la clase.

«Me dijo que tenía la mente cerrada por decir que no tendría relaciones con un hombre mayor», expresa una de las jóvenes que denunció las constantes insinuaciones y comentarios inapropiados al que se veía sometida por parte de uno de los profesores que le daba clases en el instituto de formación profesional de El Calero.

Hace tres meses que el mencionado docente, de 46 años, fue detenido como presunto autor de acoso, abuso sexual y coacción por agentes de la Policía Nacional, saliendo a los tres días en libertad condicional y tras prohibirle que se acercase al centro educativo o volviese a ejercer de educador durante los próximos meses. Las estudiantes afectadas -tres menores de edad en el momento en que ocurrieron los hechos- aseveran que el educador les solicitaba que le pasaran el contacto de alguna amiga para poder mantener relaciones sexuales con ellas, según declaró una de las jóvenes a la Policía Nacional una vez el centro escolar denunció lo sucedido.

Aunque las peticiones se efectuaban de forma general a todas las estudiantes durante el tiempo que transcurrió el segundo semestre, insistía con mayor persistencia a una de las chicas, tildando el asunto como «la gestión» y asegurando que le aprobaría la evaluación si le pasaba algún contacto antes de terminar el curso.

El alumnado implicado asegura que no se produjeron tocamientos, solo insinuaciones

decoration

Pero eso no fue lo único por lo que fue delatado. Aunque el alumnado implicado ha asegurado que el educador no llegó a realizar ningún tocamiento, sí señalan que hubo rozamientos. Sin embargo, lo que más destacan era que el contenido de las clases se limitaba en muchos casos a hablar de la vida privada del profesor y, en concreto, de sus aventuras sexuales, animándoles también a que experimentasen en sus propias relaciones e incluso solicitando en esas ocasiones a uno de los alumnos a que vigilase en la puerta para poder contar sus historias con tranquilidad, sin miedo a que otro docente descubriese qué les estaba narrando. También llegó a compartir vídeos e imágenes pornográficas a uno de los chicos a través del whatsapp.

«Nos decía que a él no le importaría tener relaciones con chicas de nuestra edad e incluso nos contó que había llegado a mantenerlas con una de las alumnas que tenía en el anterior instituto en el que había dado clase, pero después de que terminase el curso porque no quería meterse en follones», manifiesta una de las chicas afectadas que dio declaraciones a LA PROVINCIA, y agrega que llegó a decirle que ella misma tenía pinta de que no le importaría tener algo con un hombre mayor. «Cuando lo negué me dijo que era una cerrada de mente», añade.

La estudiante detalla que esta situación no se produjo hasta que comenzaron las clases presenciales en el centro, a partir de enero de este año, después de un primer periodo online. «Es verdad que durante las clases por videollamada apareció una vez con una sudadera con cremallera abierta y con el pecho descubierto debajo; eso nos extrañó y avisamos a la tutora porque a nosotros nos insistieron de dirección en que teníamos que ir bien vestidos aunque estuviéramos en casa», recuerda.

Los comentarios comenzaron a partir de enero, cuando se iniciaron las clases presenciales

decoration

La situación llegó a su fin cuando el docente consiguió el número de teléfono de una de las chicas de su clase y le pidió que se reuniera con él en una sala del instituto durante el recreo. En ese encuentro le detalló sus impresiones de carácter sexual sobre cada una de las chicas de clase e incluso le llegó a sugerir hacer un trío con una de las profesoras jóvenes del centro. Tras terminar la charla, la alumna fue directa a hablar con sus compañeros y entre todos decidieron avisar a la jefa de estudios de lo que había pasado.

«Fueron sobre las 11 de la mañana para contar lo que había pasado y ese mismo día el instituto lo comunicó a la policía, actuaron muy rápido; además al día siguiente contrataron un equipo de psicólogos que asesoró a los estudiantes y sus padres», agradece la madre de la estudiante. La dirección comunicó también en ese instante al educador que no asistiese más al centro, que en ese momento no se encontraba presente en el instituto y llegó a personarse para intentar sonsacar a uno de sus alumnos qué es lo que había pasado.

Compartir el artículo

stats