Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Telde apuesta por el tren o el carril VAO frente a la nueva Tangencial

La alcaldesa solicita la creación de una mesa de trabajo para estudiar el proyecto y su impacto en el municipio | Defiende otras alternativas más sostenibles

GC-1 a la altura del barranco real de Telde

GC-1 a la altura del barranco real de Telde

El Ayuntamiento de Telde apuesta por la implantación de un carril VAO (vía que da prioridad a los vehículos de alta ocupación como las guaguas o los coches compartidos por más de dos personas) o el tren de alta velocidad como alternativas más sostenibles antes que la construcción de la Tangencial, carretera que unirá la Circunvalación de Las Palmas (GC-3) a la altura de Lomo del Sabinal con la localidad teldense. 

Hace pocas semanas que el Gobierno de Canarias aprobó la adjudicación para llevar a cabo la redacción de este proyecto, que surge como medida principal para aliviar el tráfico que soporta la autovía del Sur, la GC-1. «Es fundamental resolver los problemas de la GC-1 por el bien de la Isla y también por el de la ciudadanía teldense, que también se ve afectada por los atascos, pero no estamos seguros de que la Tangencial sea la solución», expresa la alcaldesa, Carmen Hernández, que ha solicitado al área de Obras Públicas, dirigida por Sebastián Franquis, la creación de una mesa de trabajo para analizar con detenimiento el proyecto y el impacto que pueda causar en el paisaje de la localidad teldense. 

«Nos preocupa la Tangencial porque en el trazado inicial se planteaban recorridos que partían barrios por la mitad, lo que redundará de forma negativa en la convivencia y la cohesión territorial», añade, incidiendo en la importancia de plantear otras soluciones como el tren. «Es una solución a largo plazo, pero que no puede descartarse», destaca. Asimismo, considera que «cuando se amplían las carreteras se amplia también el parque móvil, y lo que necesita Gran Canaria es buscar fórmulas alternativas al uso del coche particular, lo que pasaría por potenciar el transporte público y abaratarlo».

Por su parte, el colectivo de ecologistas Turcón rechaza de manera tajante esta nueva carretera, que considera completamente innecesaria. «Está fundamentado que no es necesaria la construcción de una nueva vía, que además tendrá una dimensiones muy grandes porque contará con seis carriles; los problemas actuales de la GC-1 tienen que ver con su uso ineficiente», explica Gilberto Martel, uno de los activistas del grupo, que defiende la mejora de las conexiones entre los barrios del municipio para evitar que los ciudadanos deban tomar obligatoriamente la autovía para moverse, entre otras actuaciones más sostenibles. Asimismo, expresa que de momento esperan tejer vías comunicativas para expresar las razones por las que rechazan el proyecto. «Si no es posible iniciaremos acciones para evitar que se siga desarrollando», asegura.

El recorrido de esta vía que fue planteado hace algunos años partía por completo la localidad teldense, atravesando toda la zona de medianías desde Marzagán hasta Ingenio. Este planteamiento supondría el derrumbamiento de numerosas casas, la desaparición de fincas agrícolas e incluso de recursos naturales como el volcán de El Gallego (Jinámar) o el palmeral de La Herradura, así como pondría en peligro los yacimientos arqueológicos del barrio de Tara.

Ahora, sin embargo, la UTE formada por las empresas WSP Spain-APIA-Estudio 7 tiene el encargo de plantear un nuevo recorrido en el que se minimicen lo máximo posible los impactos en el paisaje, con un presupuesto de 1,8 millones de euros. El Gobierno canario defiende además que la carretera, de 10 kilómetros de largo, no ocupará el fondo de los barrancos de mayor importancia y se recuperarán los espacios medioambientales degradados por la red viaria.

Compartir el artículo

stats