Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Wakaso, hombre de contrastes

El mediocentro ghanés de la UD entierra su pasado de amarillas y rojas y llega a la Isla transformado

El medio centro estuvo a las órdenes de Claudio Barragán en Elche

El medio centro estuvo a las órdenes de Claudio Barragán en Elche

Hombre de contrastes, dentro y fuera del campo. La llegada de Wakaso Mubarak, último refuerzo de la UD Las Palmas para el nuevo curso, promete. Dará mucho juego a la entidad de Pío XII. Temperamento, puro nervio, una bomba de relojería personificada sobre el césped, y un tipo amigable, cariñoso e introvertido en la calle. El ghanés vive el fútbol con la misma intensidad de sus 25 años de vida fuera del campo.

En su carta de presentación como exjugador del Rubin Kazán, Celtic de Glasgow, Espanyol, el primer equipo y el filial del Villarreal, Elche y Ashanti Gold, su historial de tarjetas amarillas y rojas ha dejado paso a un nuevo Wakaso. Ya con los pies en la tierra, salvo cuando galopa sobre el césped por la banda izquierda de la medular, ha aprendido a manejar sus emociones ante ciertas situaciones que se le iban de las manos en el campo. Pura inteligencia emocional.

"Sólo jugó conmigo 7 ú 8 partidos y fue expulsado tres veces, porque no se adaptaba cuando vino de Ghana [2008]. Los rivales se metían con él, se ponía furioso y le zumbaba a todos, porque venía de otro mundo, de otro fútbol. Pero es muy buen chico y me alegra que esté con la UD, porque dará tardes de gloria", afirma David Vidal, exentrenador del Elche, que antes de ser destituido, coincidió con Wakaso apenas dos meses.

En el proceso de madurez del mediocentro ghanés tuvo mucho que ver la figura de Javier Aguirre, bajo cuyas órdenes defendió la elástica del Espanyol en la temporada 2012-2013, el cénit de su carrera hasta la fecha. El representante de Wakaso, Miguel García Hita lo sabe muy bien. Conoce al jugador desde hace ocho años y su conducta giró 180 grados.

Según García, Wakaso es un jugador "muy intenso" que ha ido templando ese "temperamento", "ha mejorado mucho, sabe medir ahora, antes se pasaba de frenada". El representante del jugador ghanés explica que el extécnico mexicano del cuadro catalán "supo llevarlo muy bien y trabajarle, pero tenía que hacerse con esa intensidad", porque su seña de identidad es justo "esa gracia, que le ves pegar unos arreones". "Hizo una temporada muy completa, con muy buena y muy dura preparación física", comenta García. Pese a sus 15 cartulinas amarillas y 2 rojas en su ficha, disputó 26 encuentros, sumó 3 dianas y 6 asistencias.

Rendimiento en la Isla

El paso de Wakaso por el club grancanario es una incógnita, pero la gente cercana a él no duda de su valía. Para Vidal, la posición ideal para el ghanés es la de mediapunta, escorado a la izquierda y por delante del centrocampista ofensivo.

"Es muy completo, tiene gran velocidad de reacción y potencia en las piernas. Suele ir a recibir, hay que darle el balón cuando está atascada la defensa y sabe salir. Entra muy bien por la izquierda, da muchos pases de gol y es muy buen finalizador desde fuera del área", indica el extécnico gallego del Elche. El representante del futbolista, Miguel García, asegura que "dará un rendimiento en la Isla muy bueno y será un futbolista importante en la UD Las Palmas" en la posición en la que juegue.

García le describe "muy generoso en el esfuerzo" y está convencido que conectará con el resto del vestuario isleño. "Con los compañeros se va a llevar bien. Es simpático, un poco introvertido, no le gustan mucho las entrevistas, pero se ha ido soltando con el paso del tiempo. Ahora ya conoce bien el idioma, y en todos los equipos en los que ha estado siempre ha sido una persona querida", señala García.

Vidal asegura que la comunicación con Paco Herrera y la acogida de jugadores como David García y Momo serán claves para su adaptación en el equipo amarillo.

De África a Europa

"Las gambas de todas las clases" es su perdición gastronómica, comenta su representante. Aún no ha probado las papas y el mojo picón, pero lo hará a su regreso de la Copa Africana de Naciones.

De África a Europa. De su tierra natal de Tamale, en el norte de Ghana, a Alicante. Wakaso decide dar un salto de vértigo en 2008 a un continente desconocido para él, pero una firme apuesta por crecer como futbolista. Abandona el Ashanti Gold y el Elche CF se fija en el internacional ghanés.

Pulir un diamante en bruto no fue tarea fácil en el combinado ilicitano. David Vidal, el entonces técnico del Elche, le conoce a la perfección. El papi deportivo de Wakaso le recomendó tras ver unos videos del jugador que aportó el director deportivo del club, José Antonio Morante, Lico.

En 2011, el filial y la primera plantilla del Villarreal pusieron sus ojos en el mediocentro ghanés. De ahí mudó la camiseta amarilla por la blanquiazul del Espanyol, donde explotó como futbolista. "Fue su mejor temporada. Cuando está centrado, trabajando con un entrenador intenso, funciona de maravilla", aseguró García.

El traslado de la cálida Costa Brava a la gélida Rusia para firmar con el Rubin Kazán en 2013, y al año siguiente con el Celtic de Glasgow enfrió su estado de forma. "En Rusia hay más hielo que fútbol", indica su representante. En Gran Canaria quizás goce de esa continuidad de la que no disfrutó.

Compartir el artículo

stats