Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran reválida del estratega

Juicio final a Pako Ayestarán

El técnico de la UD, tras cinco derrotas y que encadena 577 días sin ganar en Liga, se juega su crédito ante el Levante

Pako Ayestarán, durante una sesión de trabajo en El Hornillo. SANTI BLANCO

Implacable al abatimiento, el estratega de la 'K' afronta mañana su juicio final -17.30, estadio de Gran Canaria y ante el Levante-. Inocente o culpable. Crédito hasta Anoeta o fin de trayecto. Tras 52 días en el cargo, Pako Ayestarán (Lezo, País Vasco, 54 años) escenifica en Siete Palmas su sexto partido oficial (540 minutos, una victoria y cinco derrotas).

Su único éxito en la Copa del Rey ante el Dépor en Riazor (1-4, 26 de octubre) fue aplastado por los cinco reveses del campeonato doméstico. El síndrome de la mandíbula de cristal echó el resto: 18 goles en contra, que dejan el dogma de la 'K' con una coartada. Ha tenido que visitar óperas del pánico como Camp Nou (3-0), Estadio de La Cerámica (4-0) y Santiago Bernabéu (3-0).

Con solo tres tantos a favor en Liga -todos en Siete Palmas-, mañana está en juego su supervivencia. Igual que la de un proyecto que si abraza el tercer entrenador en 12 jornadas tiene pinta de psiquiátrico. Sin definir un once claro, Ayestarán ha ido dando vueltas en su laberinto mágico. Sin definir el ataque ni una fórmula táctica en las primeras cinco batallas, en la sexta optó por modificar el planteamiento defensivo. Un giro radical: de cuatro a cinco defensas -tres centrales-.

Conjuntos a la deriva

Las cinco derrotas no dejan otra salida que un cortocircuito urgente. Ahora o nunca. Se busca una descarga de autoestima en el partenón de Siete Palmas. Es un cementerio, pero la grada jugará un papel crucial para rescatar a míster energía.

Pako precisa de un golpe de timón, una victoria que entierre una dinámica negativa de 577 días. El estratega de la 'K' no vence en Liga desde el pasado 20 de abril de 2016, cuando doblegó al Eibar en Mestalla. En el final de la 2015-16 y el inicio de la 2016-17 encadenó siete derrotas 'ché'. A esa lista macabra cabe sumar las cinco con la UD. Van doce reveses consecutivos, un dato que le hicieron entrar, el pasado 5 de noviembre, en el Bernabéu, el templo del fútbol mundial, en la historia negra de la Liga. Es el primero que alcanza las doce pesadillas sin el oasis de un empate o una hazaña.

Con este panorama, Pako bunkeriza a la UD y suspira por el regreso de Jonathan Viera, ante un Levante que también agoniza.

Son dos almas gemelas. Si marcamos como marco contextual las últimas seis jornadas del campeonato, la UD es colista con cero puntos y los granotas van antepenúltimos con tres -tres igualadas-. Seis fechas y cero victorias. Es la bautizada batalla del drama en Siete Palmas.

López Muñiz llega cuestionado, pero su drama es irrelevante si se compara con el de Pako Ayestarán. Trata de patentar su primera victoria amarilla desde la insistencia, reajustando su dibujo táctico hasta la extenuidad. El vestuario pierde la fe, al latir desde el abismo.

Tests físicos y la retaguardia

Con Viera ya recuperado -el activo de más categoría del plantel-, Ayestarán dispone de todo el equipo de gala, salvo los lesionados Alen Halilovic y Tannane. Este mediodía ofrece su séptima lista de convocados, a solo unas horas de la batalla final. ¿Qué hizo ayer en la oficina de El Hornillo en la sesión de trabajo a puerta cerrada?

Insistir en el dogma de la 'K'. A las 10.30 se alzó el telón y los jugadores completaron quince minutos de rondos en el recinto teldense. Viela, preparador físico de Pako, que releva a Rafa Cristóbal, lleva la voz cantante: "¡Toco y me voy!".

Se trabaja con una defensa de cuatro... Míchel Macedo, Ximo Navarro, Aythami Artiles y Borja Herrera inician el ejercicio. Salida de balón desde la primera línea, combinación a velocidad de vértigo pasando por Samper y Javi Castellano. Establecer una quiniela del once de mañana es un imposible.

En este planeta de interrogantes y de dudas existenciales, el coraje de Pako está fuera de toda duda. "Lo intenta una y otra vez; no se rinde nunca. Pero no tiene fortuna", valora un peso pesado del vestuario. De lo que no hay duda, es que la UD ya tiene un 'plan b' por si mañana, ante 23.000 almas, en la mejor entrada de la temporada, llega el caos. La sexta derrota consecutiva de Ayestarán, octava del conjunto grancanario, sería un funeral. Y el epitafio del sargento de la energía.

En esta parón, desde el silencio del búnker, Pako ha puesto el acento en la preparación física. El presidente de la UD Miguel Ángel Ramírez desveló un "déficit" en esa materia. El Ferrari se quedó sin gasolina, cuando restan 27 batallas. Rafa Cristóbal, que llevó la batuta en ese área, en las últimas tres campañas, pasa del césped a la oficina.

Pako y su equipo necesitan una victoria redentora. Todo o nada. La arista experimental de su proyecto se examina ante un Levante en llamas. Pase lo que pase habrá consecuencias. Es el juicio final. La 'K' busca, 577 días después, una alegría.

Compartir el artículo

stats