Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mel trata de convencer a Narváez para que elija volver

El Zaragoza tienta al colombiano, que no cuenta para un Real Betis que quiere rescindirle - El técnico amarillo pretende tenerle otra vez

Juanjo Narváez controla el balón ante la oposición de un jugador del Elche, la temporada pasada. JUAN CASTRO

Que la UD Las Palmas quería volver a contar con Juanjo Narváez era algo que el propio Pepe Mel reveló en su última comparecencia pública -todavía no ha hablado en tres semanas de pretemporada- tras el partido frente al Extremadura, que puso fin al curso más caótico de la historia. Sin embargo, su deseo no se ha cumplido por el momento y ya no sólo es una cuestión del Real Betis, club que lo cedió a la UD la campaña pasada y con el que tiene contrato hasta junio de 2021, sino del propio jugador.

Porque al delantero colombiano le ha surgido una oferta tentadora del Real Zaragoza, llamado en un primer momento a volver a aspirar al ascenso -hace unas semanas cayó eliminado en la semifinal frente al Elche, que ascendió-, en este caso bajo el mando de Rubén Baraja, exentrenador del CD Tenerife y que sustituye a Víctor Fernández.

Lo que tiene claro la entidad verdiblanca es que no cuenta con él y no le interesa una nueva cesión, ya que sólo le queda un año de contrato, por lo que busca una rescisión y guardarse un porcentaje de una futura venta desde el nuevo destino del jugador. Ese es el acuerdo que tienen apalabrado el Betis y el Zaragoza y que también, en principio, valdría para la UD Las Palmas, por lo que es sobre todo el futbolista el que debe elegir equipo.

Cerca del medio millón

Pepe Mel habló hace tiempo con Narváez para mostrarle de primera mano su interés por que regresara a la entidad amarilla y todavía trata de convencerle para que elija la UD y no el Zaragoza, que debe aligerar masa salarial y necesita como mínimo una venta para estar tranquilo, pero que dispone de recursos suficientes como para ofrecer al colombiano una cantidad que no diste mucho del aproximadamente medio millón de euros que cobra.

En la oferta que haga uno y otro equipo puede estar la diferencia definitiva, aunque el técnico madrileño intenta que se decante por regresar a la Isla. No resulta extraño, ya que Mel siempre le consideró uno de los titulares y contó con él siempre que estuvo disponible, incluso para la posición de delantero centro, en la que Narváez no estaba acostumbrado a jugar y rindió muy por encima de las expectativas.

El estratega tiene claro que el gol es una de las cuestiones más valiosas en una categoría como la Segunda División y no quiere perder a otro de los pocos jugadores que consiguieron ver portería el curso pasado. En concreto, el colombiano firmó siete dianas, cinco de ellas en la primera vuelta -Mirandés, Real Oviedo, Numancia, Elche y Rayo Vallecano- y dos tras el confinamiento -Ponferradina-.

No es su capacidad goleadora lo único que atrae de Narváez a Pepe Mel, sino también el hecho de que ya conoce la Isla y la mayor parte del vestuario y que puede jugar en distintas posiciones, sobre todo en el costado izquierdo del ataque, donde se desempeñó mayormente desde que Rubén Castro regresó de su eterna lesión en enero.

También el Leganés llegó a mostrar su interés por el cafetero, pero es el Zaragoza el rival más fuerte que tiene la UD Las Palmas. Buena parte de la pelota está ahora en manos del jugador, que deberá elegir lo mejor para sí mismo entre las mejores ofertas que tenga. La entidad isleña, por si acaso, ya ha incorporado a Clemente, Pejiño y Robert en el ataque, pero también quiere a Narváez. La resolución, al caer.

Compartir el artículo

stats