Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Toni Cruz: “Fui la diana del descenso a Segunda, mi salida no fue justa”

“Me sorprende que me atribuyan el caso Emenike. Estaba pendiente de una decisión que no me correspondía”, señala el exdirector deportivo de la UD y director deportivo del Albacete Balompié

“Fui la diana del descenso a Segunda, mi salida no fue justa”

“Fui la diana del descenso a Segunda, mi salida no fue justa”

De Emenike a Otero. De Pedri al fútbol con mascarillas. Antonio Cruz Cárdenes (Las Palmas de Gran Canaria, 52 años) vuelve al ruedo como el salvavidas del Albacete y el narrador de los secretos de la UD con ‘Relatos para un aficionado’ -CanariaseBook-. Gestor y escritor, analiza su salida del club isleño tras la cruenta caída al infierno (2018).

¿Su libro Relatos para un aficionado es un ajuste de cuentas?

Evidentemente no. Es la narración de mis vivencias, tanto de entrenador como de gestor deportivo. Es la primera obra literaria de un serial, que nace con la inquietud de tatuar mis experiencias en el papel y compartirlas bajo la intimidad que te permite la lectura.

Desvela secretos palaciegos de la entidad amarilla, la letra pequeña de fichajes como el de Prince Boateng...¿Estamos ante el WikiLeaks de la UD?

Se cuentan episodios y circunstancias desconocidas hasta la fecha para el seguidor amarillo. Todo lo que cuento es verdad pero no se cuenta toda la verdad. No se debe contar todo, pero sí es importante que la opinión pública pueda ver de qué manera se cuecen las cosas. Así, se podrá valorar el esfuerzo. Aporto luz a la oscuridad. No hay más pretensiones.

El 20 de mayo de 2018 se despedía del cargo de director deportivo y director general Deportivo de la UD con una carta. Dos años y seis meses después -926 días- firmaba por el Albacete. ¿En qué medida escribir le ha servido de terapia liberadora lejos de la adrenalina?

Escribir es un hobby. Me gustaría disponer de más tiempo, soy más preciso si le contestase por por escrito en esta entrevista. La narrativa es mi pasión. El fútbol no me permite dedicarle el mimo y la paciencia precisa. La pausa de la inspiración. Pero sí me brinda el contenido para argumentarlo. La fusión de estas dos aventuras vitales, fútbol y literatura, me consumen, realizan y liberan.

Durante la presentación del libro desveló sus dos siguientes proyectos como son Los secretos del fútbol -continuación de Relatos para un aficionado- y la Huella del fútbol, este último bajo formato digital como espacio de encuentro con los seguidores. Ha perdido peso, está más activo que nunca...¿Latir lejos de la presión de Las Palmas le ha quitado treinta años?

Se nota el desgaste que sufrí en otros años. Cabe reconocerlo. La UD Las Palmas es el equipo de uno, que nuestros mayores nos llevaban a verlo y eso aumenta la responsabilidad hasta extremos insospechados. En los momentos de bonanza, no se notaba el desgaste, pero con los malos resultados, el impacto personal se multiplica por tres. He bajado mucho peso, me ha crecido hasta el pelo, es una nueva terapia...Comer a mis horas, dormir a mis horas, ordenar mi vida. Salí de la UD por un desgaste vital y personal; y ha repercutido en mi vida de forma clara. Son etapas y las afrontas desde el rigor y la profesionalidad. Pero cuando formas parte del equipo de tu corazón, de tu infancia, de tu alma, las malas tardes duelen.

La UD descendió en 2018 -tras el paso de cuatro técnicos y 18 fichajes- y usted abandona los despachos. ¿Se sintió el mártir de aquel desastre?

Me sentí la diana, pero es normal. No hay que rasgarse las vestiduras, tenía la máxima responsabilidad en el área deportiva en ese momento. Cuando las cosas salen bien, se le otorgan a otros méritos y medallas. Pero cuando llega el silencio y el pánico...Tenía claro que saldría de la UD, pero no de esa manera. No fue justo salir de aquella forma.Reitero que se encaja como parte de esta industria y sin un gramo de rencor.

¿Su mayor acierto y su gran pecado como gestor en la UD -fue secretario técnico y director deportivo durante 9 años-?

Las sociedades anónimas deportivas son empresas pero no al uso, quiero distinguirlo. Lo que más me impactó fue que se confundiese lo que ocurría en el césped con la toma de decisiones en los despachos. Son dos frentes, dos trincheras bien diferenciadas. Pero fuimos arrollados por esa corriente de confusión. Sin resultados, había que sentenciar a los gestionan. Cuando considero que son dos escenarios diferentes. Pero pasa en muchos equipos, reina la confusión. ¿Mi labor? Teniendo en cuenta, los resultados deportivos y económicos; me siento satisfecho, hubo una plusvalía de jugadores muy importantes. Dejamos un patrimonio humano y económico. Esa es la labor de los que estamos en el cemento, los que no habitamos en el césped.

Fue un descenso de manual.

Se unieron un sinfín de malas decisiones del cemento. El análisis empírico invita a reflexionar con perspectiva. En la 2015-16 con Herrera, se llega a Primera y el técnico argumenta que no hay equipo, que es de Segunda. No logró extraer rendimiento. Setién sí logró sacar el máximo de cada uno hasta el punto de plasmar un fútbol que cautivó a Europa. ¿Había un mal equipo? Setién demostró que no. Los fichajes de Mauricio Lemos, Willian José o Pedro Bigas dispararon su caché con la mano de Setién. Ese equilibrio es la clave. Puedes armar un bloque potente, pero precisa de esa mano que les haga competir en armonía.

Se le atribuye el fiasco del fichaje de Emenike -no llegó a disputar un minuto por una lesión de rodilla-.

Que se me atribuya el ‘caso Emenike’ me sorprende. Cuando Asdrúbal Padrón fue a Elche y lo devuelven por un tema de menisco, no atribuyen esa situación al director deportivo de aquella época en el club ilicitano Chuti Molina. La decisión es de los servicios médicos. Si traemos a un jugador, y está pendiente de una decisión que no me corresponde... Pero si tengo que asumir lo de Emenike, lo hago. En el marco deportivo, era buenísimo y un buen fichaje.

¿Ha leído al novelista Mel?

No, pero me consta que atesora un gran potencial. Los que escribimos, giramos en torno a nuestra obra. No sé ni cuantas veces he leído mi libro. Me interesa Mel como escritor, tiene títulos muy elaborados y de gran documentación.

¿La UD actual es una novela de terror de Stephen King?

No lo sé, tras mi salida, me fui a Londres, estuve en Sudamérica y rechacé ofertas. Me arrepiento.

¿Qué proyectos?

La del Tenerife fue una, otros equipos del Levante. Mi análisis de la UD carece de datos. Me sorprendió el cambio radical en la política de fichajes tras mi salida.

Con la llegada de Otero...

El giro en la gestión, me sorprendió.

¿Cómo salvará al Alba?

Es un reto, estamos preocupados y ocupados. Salir del descenso no es fácil. Hay un gran grupo de trabajo y un plantel honesto.

Es la Segunda de los contrastes: un Espanyol millonario y la austeridad por el virus.

Eso luego no se nota. Debes adaptarte y competir.

¿Qué opina de la era del poscovid y las mascarillas?

Es el fútbol silencioso, pero es fútbol. Ese silencio marca. Hay factores que no tienen tanta importancia, pero se nota en la exigencia, en la presión, en la crítica. Es una competición silenciosa, sin los cinco sentidos.

¿Y del fenómeno Pedri?

Ahora todos nos apuntamos al éxito. Pedri me ha sorprendido por la rapidez de adaptación al máximo nivel y rendimiento. Es vertiginosa. Me alegro que un jugador canario tenga la capacidad de maravillar con 18 años.

¿Volvería a la UD?

No me lo planteo, es importante que el aficionado vea que Toni Cruz puede trabajar en cualquier equipo. Ponerme en el mapa.

¿Le firmará el libro a Juan Manuel Rodríguez?

Claro, pero hay que comprarlo.

Compartir el artículo

stats