Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Con mascarilla y alma amarilla”: así viven las peñas no poder ir al estadio

Cinco peñistas de la UD, 333 días después del último partido en el Gran Canaria con público, analizan el éxtasis a distancia | “Vuelves a la niñez; alientas con el alma”

“Con mascarilla y alma amarilla”

Testigos del resurgir desde la distancia. Kilómetros, pasión y escudo. Tejeda, Berlín, Lanzarote y el más allá. Un bote de gel con la imagen del delineante Sergio Ruiz y la mascarilla de Araujo. Universo pandemia. Amuletos, velas y la soledad de la alta tecnología.

Los rostros de la marea invisible en formato reducido. 333 días después del último duelo con público en el partenón del Gran Canaria -28 de febrero de 2020-, una representación de cinco peñas de la UD revisan el resurgir de la bestia de Segunda. Marcaje al matagigantes desde la lírica. Lo nunca visto.

Nalini Daryanani alza la banderola de la Peña Aythami Artiles. Con el Káiser de baja -operado del talón de Aquiles-, el triplete de los titanes -domar a los millonarios Espanyol, Mallorca y Leganés- es un canto a la niñez. Hacer escala en las raíces del alma. “Se nota que ahora la caseta es una piña, reina la unidad. Les toca sacarlo como puedan: emerger, renacer, volver a empezar...Con ausencias de relieve, vemos a una UD combativa que nos evoca a otra época. ¿A qué sabe? Lo encaras desde el sillón y con las precauciones precisas. Pero que quede claro, la mascarilla vibra y tiene alma amarilla”

Para Javier Caballero, presidente del grupo de animación Germán Dévora, este triple éxito conforma una subida de alta tensión. “Ni el más optimista, ni Manolo Vieira era capaz de anunciarlo en el Chistera. Estamos sujetos a este golpe de ilusión como una a una secta. Nos aferramos al protocolo sanitario y a la Primera. Apenas podemos ver los partidos en la sede. Solo con grupos de seis, luego cuatro...Parecemos la pizarra de Mel. Pero a mucha honra. Viene algo grande, me llega al alma”.

Wasap a la mesura

Uno de los embajadores del sentimiento ‘pío pío’ es César García. Presidente de la Federación de Peñas, alza la voz el primer ministro de la cautela. “Tenemos que ser comedidos; al igual que cuando estábamos abajo decíamos que había que confiar en los jugadores jóvenes y en un cuerpo técnico a largo plazo; pues ahora nos seguimos manteniendo que hay que ir paso a paso y conseguir primero la salvación y sin caer en euforias”.

Para García, hay que meter en el congelador las toneladas de epítetos. “Hemos conseguido tres victorias ante tres gigantes de Segunda pero ahora viene Miranda de Ebro y el Mirandés. He estado allí tres veces y en ninguna se ganó. Es una ratonera . Ganar es importante para afianzar la permanencia y empezar a aspirar a algo más que la salvación. El Covid nos ha alejado y hay gente que también se ha distanciado del equipo. En nuestro caso, el de las Peñas, a miles de kilómetros, desde casa o la cumbre de la Isla, siempre estaremos con el equipo y sentimiento amarillo. Siempre avante”.

Busto en los Jameos del Agua

Lo de Jaime Alberto Quintana es un escáner a 1.050 sobre el nivel del mar. Juicio sumarísimo en Tejeda. “La UD es un club de nubes y claros. Bates a tres colosos pero en Anduva puedes padecer sin límites. No hay estabilidad. Considero que Mel se equivoca con las rotaciones. Yo muero con los mejores. Las rotaciones son para las vacaciones. Además, el hecho de no poder acudir al estadio, genera un distanciamiento casi generacional. Las nuevas hornadas de fieles comienzan a perder la esencia de la grada. Se está perdiendo la cultura del Insular; eso no me gusta. Es una de las consecuencias más dramáticas de esta pandemia”.

Del silencio del cemento a una estatua para el novelista. En la isla del fuego, Jorge Santana reclama justicia divina para José Mel Pérez. “Se merece una estatua junto a la de César Manrique. A pesar de los desastres de la dirección directiva y deportiva, desde el adiós de Setién, Mel conforma el único halo de esperanza. Es nuestra mascarilla. Su trabajo ha sido encomiable, sin fichajes, está cuajando un trabajo encomiable”.

Con el salón Peña Amarillos Lanzarote cerrado como el Gran Canaria, solo queda aferrarse a Movistar. Melodías de Rosana y un despertar previo paso por la piscina milagrosa de Cocoon. “Estamos encantados, no lo te lo crees y quieres más. Es propio de la UD, llevarte al límite. Esta pasión no presenta contraindicaciones. El domingo llega otra reválida. Desde la distancia, pero tan cerca al único escudo de tu vida”. Testimonios de un salón universal. Los suplentes invisibles de Mel. De Tejeda a Timanfaya. El sentimiento amarillo esquivó al virus.

Compartir el artículo

stats