Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roque ‘Table’, el rey de Swansea

El centrocampista teldense, ahora en el Valladolid, fue vendido en julio de 2017 por 12,5 millones | Fue el mayor desembolso del club galés en aquel curso, que acabó en descenso

Roque Mesa

Roque Mesa

De Telde a Gales. El día que Roque Mesa fue Roque ‘Table’. El 6 de julio de 2017 se oficializó el traspasado del centrocampista grancanario al Swansea City Association Football Club por 12,5 millones de euros -10,8 millones de libras- en una transacción para la historia. 16 años después, el arquitecto de la UD desbancaba a Antonio Guayre Bentacort, que lucía en el número uno desde julio del 2001 tras su venta por 6 millones al Villarreal. La corona le duró a Roque Mesa, ahora en las filas del Real Valladolid, solo siete meses, ya que el 20 de febrero del 2018, Jonathan Viera salía vendido al Beijing Guan de la Superliga de China por 18 ‘kilos’.

Roque Mesa se dirige a la afición del Swansea en diciembre de 2017. | | REUTERS Paco Cabrera

Deshacerse de Roque y el genio de La Feria dejó en las arcas de la entidad isleña un total de 30,5 millones que no evitaron el descenso de Las Palmas el 22 de abril del 2018 ante el Deportivo Alavés (0-4). Fue el ‘ciclo Emenike’, traspasar a las dos grandes joyas de la factoría de Barranco Seco y desplomarse hacia Segunda con adquisiciones como el ariete nigeriano -que no llegó a debutar al venir lesionado-, Aquilani, Etebo, Matías ‘Clavagallinas’, Hernán Toledo, Calleri, Rémy, la vuelta de Vitolo, Ezekiel Tannane, Samper o el regreso de Paco Jémez, disfrazado de legionario, al banquillo -fue el cuarto técnico en el ciclo post-Setién tras los fiascos de Manolo Márquez, Pako Ayestarán, Paquito Ortiz y el citado entrenador cordobés, que solo pudo sumar dos victorias en 21 jornadas de Liga.

El centrocampista teldense, 136 duelos con la UD, seis goles y nueve asistencias, encontró la estabilidad definitiva en la 2014-15 con Paco Herrera en el banquillo. Una conversación con Juan Carlos Valerón, uno de los capitanes de aquel equipo, cambió la mentalidad de este prototipo del coraje. Tras hacer la mili en Las Palmas Atlético, con Víctor Afonso, y salir cedido al Atlético Baleares, Roque catapultó a la UD a Primera. Marcó el 21 de junio ante el Real Zaragoza y en la liga de las estrellas, lució su potencial junto a Viera, Vicente Gómez y Tana. La llegada de Quique Setién -20 de octubre de 2015- le puso en la órbita de la selección nacional. 69 duelos en Primera de amarillo -con dos goles- n disparó su caché. El Sevilla lo tenía firmado en julio del 2016, pero una lesión de Javi Castellano abortó la operación.

«Me eché la siesta siendo jugador del Sevilla, y cuando desperté, volvía a convertirme en jugador de la UD», manifestó en el hotel de concentración amarillo -el Don Gregory de Las Burras-. El presidente del club isleño abortó la operación en el último segundo y el teldense jugó su último partido con la UD en Riazor -20 de julio de 2017-. Representado por la agencia de Stellar Group, solo una semanas después, el Swansea, que por aquel entonces militaba en la Premier League, desembolsaba 12,5 millones. En el club galés solo jugó 16 partidos y en enero, ahora sí, recaló cedido en el Sevilla.

Roque ‘Table’ fue en aquella temporada 2017-18 el gran fichaje mediático del conjunto de los cisnes, que estaba dirigido por Paul Clement. «Veo cumplido mi gran sueño de jugar en una liga tan exigente como la Premier. Me encanta el ida y vuelta. Por fin, percibo el respeto y admiración de una gran afición», repetía en noviembre del 2017 en Swansea. La aventura solo duró unos meses y finalmente fue adquirido por el Sevilla. Avalado por Caparrós, sumó 56 partidos con la entidad hispalense.

Resistente de la edad de oro

Leganés (30 duelos) y Valladolid (26) estiran su periplo en Primera cuatro años después de su venta. Cerca de los 32, el centrocampista que puso de moda el bigote -llegó a manifestar que no se afeitaría hasta que le llamase la Roja- lucha por eludir la guillotina del descenso con el conjunto pucelano.

No pudo seguir la estela del grancanario David Silva -una década en la Premier League con el Manchester City para alcanzar los 309 partidos- o la fe ciega del tinerfeño Ayoze Pérez en sus condiciones -197 duelos en la competición inglesa entre su paso por el Newcastle y Leicester City-. Por su parte, Pedro Rodríguez computó 137 con el Chelsea. Roque abandonó su mansión en la zona residencial de Swansea -tenía tres pisos, un gimnasio con diez aparatos y un cine- por el amor brujo a Nervión. «Ramírez le pudo sacar más dinero a los galeses, estaban locos por Roque», evocan desde el entorno del teldense. Sigue en Primera, luciendo con escuadra y cartabón su arte en la medular.

Compartir el artículo

stats