Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mel: «Logramos desarbolar al líder y fue muy merecido»

El preparador aplaude a Moleiro | «Es sangre de la UD» | «La presión es la salsa»

José Mel Pérez, ayer, en la disputa de la séptima jornada ante la ‘Ponfe’. | | ANDRÉS CRUZ

Entre la precisión y la perfección. Un canto a la lírica. José Mel Pérez restó importancia a las críticas durante la semana y recordó que «la presión es la salsa del fútbol». Es optimista en relación a la lesión muscular de Pejiño y elevó a los altares a Jonathan Viera y a Moleiro. «Dos ovaciones más que merecidas, pero como para el trabajo de todo el equipo; sin excepciones».

«Repetimos la alineación de Burgos y la diferencia es que hoy [ayer para el lector] sí marcamos. A nivel defensivo, estuvimos perfectos. Muy enteros. Es un triunfo de valor estratégico ante un rival que marchaba primero. Debe servir para autoconvencernos del potencial que atesoramos», detalló.

«Pejiño, en principio, puede estar para el domingo ante el Cartagena y a Enzo se le salió el hombro, le haremos unas placas», aseveró sobre el doble percance -y que obligó al novelista a recurrir a Peñaranda (20’) y a Fabio (46’)-.

Determinantes en el juego ofensivo y con espacios, así como incombustibles en el plano defensivo. Para Mel, el éxito de esta UD no solo reside en el frente ofensivo. «Debemos ser justos, Enzo , Nuke y Fabio completaron una notable labor. Trazan una línea de continuidad en el juego con Jonathan Viera, Jesé, Pejiño y Peñaranda. Precisamos de la ubicación correcta de las piezas y se pudo apreciar. Estamos orgullosos».

Letales a la contra

Los tambores de la previa resultaron terroríficos. Una victoria de seis. Pero llegó la versión estelar de la UD, que para Mel sirve de carta de presentación. «Había que ganar y demostrar que somos capaces, que estamos capacitados. Logramos desarbolar a un equipo que va líder por merecimiento. Tuvimos cinco ocasiones de firmar el tercero; pero es que hubo algunas clamorosas.Si alguien nos vio por primera ocasión ante la Ponferradina, se irá contento. Le gustará la UD, somos un equipo que enamora por su fútbol».

El cuadro de Mel contabiliza 175 minutos con el marcador a favor. Cuando se adelanta, no hay manera de meterle mano. El preparador madrileño matiza que hay que saber manejar los dos registros. El salvaje -irrumpiendo al espacio- y el de la pausa -que no funcionó en El Plantío ante el Burgos-.

«Los jugadores tienen que interpretar lo que conviene por el bien del conjunto. Y eso está vinculado a los que están en el campo. Con Moleiro y Viera queda garantizada la capacidad de asociación. Con Jesé, Pejiño y Peñaranda: atacas al espacio. El rival no puede ver que solo tenemos una versión; eso empobrece el esquema. Debes lucir recursos».

Se emociona con la ovación a Moleiro. «Claro que me agrada, es de la UD Las Palmas. Nuestra sangre». Premia la mejoría de Viera, que sigue quemando etapas con su recuperación física. «Participó en todo; generó ocasiones y fue solidario. Es un garantía».

Le resta importancia a se dude en el entorno de su capacidad como técnico. «No es malo tener presión. Da salsa en el trabajo. La presión es para mí. El objetivo pasa por el playoff (...) Mis jugadores disfrutan y entrenan como bestias para entrar en el once. Tengo la plena confianza del ‘presi’ y de Helguera. Pero es más fácil, si no tuviese la del plantel, sí me preocuparía. Somos una familia».

El cronómetro de Jon Bolo

Jon Andoni Pérez Alonso ‘Bolo’, máximo responsable técnico de la Ponferradina, desechó verse sorprendido por la puesta en escena arrolladora de la UD y criticó el tiempo añadido por Sagués Oscoz -que fue de tres minutos y demandó como mínimo de cinco o seis-. «No se jugó lo que se debía; debemos ponernos de acuerdo. Fijar un criterio entre todos los técnicos y colectivo arbitral. No sé para qué nos reunimos...Para nada es un pretexto, pero se falta a la justicia». | P. C.

Compartir el artículo

stats