Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El misterio Raúl Navas: las pruebas descartan una lesión

El central, que forzó para participar en Anduva, asegura que siente molestias en el isquio derecho y no entrena desde hace tres semanas

El amarillo Raúl Navas –derecha– salta junto a Ferigra y un jugador del Mirandés, con Raúl Lizoain al fondo, en Anduva. | | LOF

La lesión de Raúl Navas es un misterio. Básicamente, porque no consta en ningún lado. Todas las pruebas a las que ha sido sometido el jugador descartan que tenga una afección en el isquiotibial derecho. Ni microrrotura ni rotura. Nada. Pero suma ya tres partidos sin jugar y nadie sabe a ciencia cierta cuándo estará de vuelta, porque depende de él, que no termina de verse. El sevillano sostiene que siente unas molestias en la parte de atrás del muslo derecho que le impiden siquiera participar en los entrenamientos. Y así pasan las jornadas sin que la UD Las Palmas pueda contar con uno de sus centrales titulares.

La historia comenzó en la cita de Anduva a principios de septiembre. Navas, que había pasado la semana entre algodones, salió de inicio después de que participara con normalidad en el último entrenamiento en Gran Canaria antes de viajar a Miranda de Ebro, y también en Vitoria el día antes del choque. Su actuación, como la de todo el equipo, fue bastante pobre, y el técnico madrileño, minutos después del 4-2, reconoció que no debió alinearle.

Lo recordó también el pasado viernes cuando este medio le preguntó por la situación del defensor. «En Miranda el error fue mío. Ya lo he dicho muchas veces, yo reconozco mis errores porque creo que te hace avanzar como profesional. No tenía que haberle puesto a jugar. Al final la última decisión fue mía. Él no estaba muy a gusto, al 100%, pero es muy buen profesional, quiere sumar y salió», recordó el madrileño.

La resonancia

Pero luego reveló el estado actual del misterio que rodea al central de la UD: «Él tiene dudas, no está con confianza. No ha entrenado. Lo que hizo el lunes –refiriéndose al miércoles pasado– fue salir a probarse en un rondo, pero poco más. Está con los médicos y no te puedo avanzar mucho más. Lo que sí te puedo decir es que lo que dice el médico es que no sale en resonancia que tenga nada de gravedad. Entonces yo espero ansioso tener al mejor Raúl Navas. Otra cosa no te puedo decir».

Pepe Mel utilizó el adjetivo grave, pero lo cierto es que las pruebas tampoco revelan una lesión leve. Directamente, no aparece nada, por lo que la vuelta del jugador a los terrenos de juego depende exclusivamente del sevillano. La próxima oportunidad para que comience a trabajar sobre el césped de Barranco Seco es el martes por la tarde (18.00 horas), cuando los amarillos entrenarán por primera vez en la semana con la vista puesta en la visita del FC Cartagena el próximo domingo (17.15).

Por otra parte, y ante la evidencia de los resultados de las distintas resonancias magnéticas a las que ha sido sometido, nadie descarta que la supuesta lesión haya podido ser provocada por la propia mente del jugador ante el temor a romperse o por cualquier otra causa, lo que requería de tratamiento psicológico.

En cualquier caso, Raúl Navas, fichado este verano en plena concentración de Marbella, y llamado a ser el líder de la zaga por su amplia experiencia, suma ya tres partidos sin jugar –Ibiza, Burgos y Ponferradina– y no hay visos de una vuelta cercana. Completó tres buenas actuaciones ante el Valladolid, el Girona y el Huesca, pero Anduva supuso un antes y un después para él. Es un misterio.

Compartir el artículo

stats