Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran derbi canario, el sábado 16 de octubre y con posible llenazo

El UD-Tenerife comienza a las 17.15 horas y puede convocar a 32.400 personas. Sanidad permite la cobertura del 100% del aforo desde este fin de semana

Aficionados amarillos en la grada del Gran Canaria en el último derbi con público, en enero de 2020.

El gran derbi canario entre UD Las Palmas y CD Tenerife vuelve en todo su esplendor al Estadio de Gran Canaria el próximo 16 de octubre. Ya es oficial: el clásico de las Islas cae en sábado y se juega a las 17.15 horas. Y puede que cuente con un llenazo de 32.400 personas, porque desde este fin de semana los campos de fútbol podrán cubrir el 100% de sus respectivos aforos tras el consentimiento del Ministerio de Sanidad.

Eso significa que este próximo domingo, cuando la UD recibe al FC Cartagena (17.15) en el partido correspondiente a la octava jornada de LaLiga SmartBank, el recinto de Siete Palmas abrirá sus puertas con normalidad para todo el mundo, pero la entrada, ni mucho menos, superará a la del derbi. 

Los abonados deberán ocupar los asientos que les correponden ya desde el Cartagena

decoration

Lo que no está tan claro es si los abonados tendrán que pasar por taquilla, a pesar de que el duelo de rivalidad regional siempre ha sido declarado Día del club. Fuentes de la entidad amarilla consultadas por este medio no pudieron confirmar si la intención es cobrar a los fieles por ver el partido. Al mismo tiempo, aseguraron que el asunto se tratará en el consejo que tendrá lugar la próxima semana. Sin embargo, la historia juega en contra de los bolsillos de los aficionados amarillos.

En cualquier caso, las ganas de volver a ver un derbi in situ, cosa que no ocurre desde el 25 de enero de 2020, son muchas. Aquella fue la última vez que todo un día giró en torno a un partido para buena parte de la ciudad y de la Isla. Ese día la UD Las Palmas y el CD Tenerife empataron a cero y ofrecieron un espectáculo pobre. Todos esperan que en dos semanas sea mucho mejor.

Pero antes de los chicharreros llegarán el Cartagena al Estadio de Gran Canaria, en concreto, el domingo (17.15 horas, Movistar LaLiga). Toda vez que la apertura de los recintos al 100% es a partir de mañana y, por tanto, afecta al duelo de los amarillos ante los murcianos, el club amarillo ha informado de que los abonados deberán ocupar exclusivamente los asientos señalados en sus carnés. Así será también el día del derbi. Se acabaron, por tanto, los cambios de butaca habituales en las citas anteriores en Siete Palmas.

La entidad aún no se pronuncia sobre si declarará la cita de máxima rivalidad como ‘Día del club’

decoration

Cabe recordar que la última vez que el Estadio acogió un partido sin limitaciones de aforo fue el 28 de febrero de 2020, contra el Málaga CF, con resultado de 1-1. La siguiente semana el cuadro amarillo fue goleado en Gijón (4-0), y días después, la pandemia de coronavirus paró el mundo, también el fútbol, y los campos se cerraron.

La gente volvió al Gran Canaria el pasado 15 de agosto, es decir, 18 meses y medio después, en la jornada inaugural del presente curso ante el Real Valladolid. El domingo, por fin, regresa la vieja normalidad, y 13 días después lo hará el derbi en todo su esplendor. El llenazo ya es posible.

El último clásico isleño, el del ‘Ortolazo’, en el silencio

Si bien el próximo 16 de octubre (17.15 horas) el derbi entre la UD Las Palmas y el CD Tenerife albergará público en las gradas, no todos fueron así. De hecho, sólo uno en toda la historia se jugó sin gente en las gradas. Fue el de la temporada pasada, que se jugó en plena pandemia de coronavirus. La prohibición por parte de las autoridades de poder acceder a los recintos deportivos obligó a que el gran clásico canario se disputara a puerta cerrada. Y le fue bien al cuadro amarillo, porque ganó por 1-0. Hasta ahí, todo normal. Pero hubo un fenómeno paranormal que sucedió en Siete Palmas: el Ortolazo. Al poco de comenzar la segunda parte, un balón lanzado desde el córner por la UD, desde su ataque izquierdo, en el fondo de la grada Curva, acabó dentro de la portería del Tenerife porque Adrián Ortolá, portero blanquiazul, lo metió de manera incomprensible. Trató de despejarlo, pero lo hizo de una manera tan rara que el resultado fue nefasto para los suyos. | P. F.


Compartir el artículo

stats