Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El derbi del 'centenariazo' / Faltan dos días

Mel y la polémica del logo del Tenerife: "La UD es un club señor; es un acto de civismo"

El técnico de la UD, en su octavo clásico, asegura que trabajan con múltiples variantes tácticas por la incertidumbre de tener más positivos -"No hay plan A, B o C; tenemos todo el abecedario" -"Es un partido vital" -"Cuando suena el móvil y es el médico, me pongo a temblar"

José Mel Pérez, en imagen de archivo. LP / DLP

En su partido 126 en el banquillo de la UD y en el octavo derbi que dirige -es el número uno del ranking de clásicos-, José Mel Pérez admite que el clásico del domingo en el Heliodoro, el del 50% de aforo y el centenariazo, es "un partido" vital. En relación a la notable lista de ausencias (9), entre lesiones y la variante ómicron, detalla que no hay "plan a, b o c; debemos tener listo todo el abecedario porque no sabes si mañana caigo yo, o Fabio". "Antes de nada, desearles a todo, Feliz Año. Y ahora más que nunca, la saluda es lo más importante. Ultimar todos los detalles de este derbi con las alertas sanitarias es especial y atípico; debes amoldarte. De nada vale quejarte. Tienes que trabajar con la gente que tienes; creo que empezar el 2022 con un derbi es la fiesta del fútbol canario. Debemos tenerles el mayor respeto posible".

A falta de dos sesiones de trabajo y por si había alguna baja de última hora, tras conocerse la de Peñaranda, Mel aseveró que "preparamos diferentes cosas y sistemas. Nadie me dice que pueda caer alguno más. Contamos con un once tipo, desde hace cuatro días y trabajar con él, valoramos que es un error. ¿Y si cae alguno de esos titulares? En los primeros casos de positivos no entraba Peñaranda y luego cayó. Eso te demuestra que tienes que tener todo el abecedario, no vale el plan a, b y c (...) Por eso hemos preparado el partido de diferentes formas, no sabemos lo que pasará mañana con los antígenos". Incide que "diferentes opciones, diferentes formas de jugar" es la única garantía de llevarse el derbi de la incertidumbre y acabar con 21 años de sequía.

Para Mel, hasta el técnico corre peligro de ser atrapado por el virus. "También puedo caer yo, los que estén...Nos hemos centrado en eso, es disponer de varias opciones tácticas". En relación a la polémica del logo del centenario en la equipación amarilla, el novelista detalló que es una iniciativa que "aporta civismo". "La UD es un club señor, con una historia que representa a una Isla que es toda amabilidad y saber estar. Lo del logo es una muestra de civismo y felicitar a un club hermano que tiene el centenario. Debemos sumarnos a esa felicitación; una vez que el árbitro pite, iremos a ganarles, lo demás es deportividad y buena vecindad".

Sin la mancha amarilla en el Heliodoro

El máximo responsable de la UD hubiese pedido jugar "en un Heliodoro a explotar de gente". "Reitero que es la fiesta del fútbol canario y nos hubiese gustado ver un estadio repleto y a nuestra afición. Hermandad y luego ir a ganar. Respetamos la legalidad y estas restricciones. Es una pena que desde Gran Canaria no se pueda ir a Tenerife...Pero es la nueva realidad, cada vez que suena el teléfono y ves que es el médico, pues me pongo a temblar. Nos hacen pruebas a diarias y a rezar".

Reitera que "sabemos lo que es el Tenerife, llevan 21 partidos y está entre los seis mejores por méritos propios". Sobre la frase de Jesé, de que la UD es la que "mejor juega de Segunda", aclara que "hacemos muchas cosas bien, pero falta acierto. Los equipos que suben a Primera, estas alturas de la competición marchan octavos. Quedan 21 partidos, 63 puntos y debemos ser fieles a nuestra idea".

La importancia del derbi para Mel tras sumar un triunfo en siete jornadas

El novelista reconoce que "el derbi no es un partido normal; hay un objetivo que es estar entre los seis primeros. Estamos en el camino, el club que mantenga la serenidad, tendrá un plus de puntos. Este partido es vital; por todo eso, porque son tres puntos y se lo dedicaremos a la afición".

Defiende la concentración desde las 1.30 horas en un hotel en Las Canteras. "Pensamos que a las 1.30 horas, después de abrazarse con la familia, se juntan con la familia deportiva. Hasta el día 3, concentrados, tiene que ser así, son profesionales y como otras profesiones, tiene un peaje".

Compartir el artículo

stats