Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas

El objetivo, ¿a tres puntos?

Hace no más de dos semanas, y en previsión del fracaso, desde el club se apuntó a la permanencia y los 50 puntos | Ganar al Valladolid y al Leganés devuelve la ilusión

Óscar Clemente conduce el balón ante la oposición de Cissé –32– y Jimmy Giraoudon –15– del Leganés, ayer en el estadio de Gran Canaria. | | JUAN C. CASTRO

Hace apenas doce días, el máximo mandatario de la UD, Miguel Ángel Ramírez Alonso, se puso delante del micrófono de su radio oficial para transmitir un mensaje totalmente contrario al que se gestó desde el principio de la temporada cuando se fichó «al Messi canario –en referencia a Jonathan Viera–», para regresar a Primera. Se deslizó que el objetivo eran los 50 puntos de la permanencia y que el plan del equipo nuestro plan pasaba por «ir avanzando cada año más para alcanzar nuestro objetivo»: LaLiga Santander.

Ahora, con las dos victorias consecutivas del conjunto insular, la primera la semana pasada en el José Zorilla frente al Real Valladolid (0-1) ante Roque Mesa, y la de ayer, contra el CD Leganés por 4-2, la situación de Las Palmas es propicia para volver a ilusionarse con el mensaje del comienzo de temproada. Quedan nueve jornadas por resolver, está a tres puntos del objetivo marcado hace dos semanas, y en caso de sumar otros tres puntos el domingo en El Toralín ante la Ponferradina, la franja del Playoff se situará a tres de distancia precisamente contra su rival.

El objetivo, ¿a tres puntos? | JUAN CASTRO

La prudencia del presidente se ha convertido en la peor de las imprudencias, por paradójico que pueda resultar. La afición y el equipo necesita surfear la ola positiva sobre la que se sitúa la UD. Ahora, el infortunio que impedía que los amarillos sumaran de tres en tres y acumularan seis choques sin vencer en el Gran Canaria parece haber quedado en el pasado.

García Pimienta ha sabido transmitir a sus jugadores que había que dar ciertos retoques en el planteamiento de juego. La Unión Deportiva sigue manteniendo el control del balón, abraza la posesión como conducto hacia el triunfo pero de la forma más directa posible: verticalidad.

Ahora entran los disparos que antes iban a los palos. Esos lamentos ya no se escuchan en las previas de los partidos. Sadiku, un jugador olvidado en el banquillo amarillo, apenas jugando minutos residuales, ahora parece Mario Kempes con sus movimientos de killer en el área y sus remates certeros hacia la portería. Tres tantos en esta doble cita con la victoria.

El objetivo, ¿a tres puntos?

La Jesé-Viera dependencia es agua pasada. Su jerarquía continúa intacta, pero a la causa van cogiendo su parte de protagonismo los Álvaro Valles, Saúl Coco, Rafa Mujica, Fabio o uno por encima de todos, Kirian Rodríguez, que ha terminado de demostrar la calidad que atesora.

Quedan cinco días para llegar al Toralín, además, con Moleiro tras su viaje a la sub19 y se verá si se cumple el objetivo.

Compartir el artículo

stats