Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ganar, dormir y rezar

La UD recibe al Málaga CF (21.00 horas, ‘Gol’) en la primera de sus cinco finales para soñar con el ‘playoff’ | Un pinchazo descarta toda posibilidad | El sustituto de Sadiku, la duda

Jesé Rodríguez celebra su tanto ante el Valladolid. ANDRES CRUZ

Lo que depende de la UD Las Palmas es ganar sus partidos. Cinco finales y un objetivo: entrar en el playoff, frontera que tiene ahora mismo a cinco puntos de distancia. Por delante están dos equipos, el Real Oviedo, sexto, y la SD Ponferradina, séptima, que deberán pinchar al menos un encuentro y que el cuadro amarillo no lo haga. En el seno de la entidad consideran desde hace meses que obtener el pleno de 15 puntos es más que factible, y que si lo consigue, habrá alcanzado la meta. La primera oportunidad de demostrarlo es esta noche, más tarde de lo habitual, a las 21.00 horas (Gol), frente al Málaga CF en el Gran Canaria.

Ganar y esperar, no queda otra. El primer paso para que las esperanzas no se corten de cuajo esta noche es sumar los tres puntos, como sea. De lo contrario, Las Palmas habrá dilapidado todas sus opciones de obrar un milagro: nadie con siete puntos de desventaja con respeto a la zona de promoción a 10 partidos del final ha conseguido clasificarse.

A estas alturas de la temporada, las formas dan igual. No importa que la UD juegue un mal partido si logra vencer. Porque la única consigna que tiene el cuadro de García Pimienta es imponerse en las cinco jornadas que restan, incluida la penúltima, en la que visitará la Isla el conjunto carbayón. El resto de rivales, sobre el papel, son más que asequibles porque ninguno se juega nada: Málaga, Mirandés, Alcorcón y Sporting están virtualmente salvados.

UD Las Palmas - Málaga CF Digital2

Así que el fallo está prohibido en Siete Palmas, donde se espera una buena entrada por mucho que el choque caiga en un día laborable y tan tarde. La afición ha decidido dar rienda suelta a la fe para que su equipo sume 15 unidades y que el Oviedo y la Ponfe no hagan pleno.

Reacción

Si bien el punto de Eibar fue considerado como bueno, el de Ibiza no se vio como tal, sobre todo porque la UD no dio la sensación de ser superior a un equipo que casi había desechado todas sus opciones de llegar al playoff. Está por ver si los hombres de García Pimienta han superado el bajonazo y afrontan la primera de las cinco finales como requiere la ocasión.

Tras repetir equipo titular en Ipurua y en Can Misses, el técnico está obligado a cambiar al delantero centro porque Sadiku, en estado de gracia en el último mes, está sancionado por acumulación de amonestaciones. Rafa Mujica es el recambio natural, pero Jesé y Rober son otras de las posibilidades.

La otra posición en la que el barcelonés podría hacer algún retoque es la de central. En ese sentido, la debilidad de Coco y Raúl Navas en las últimas semanas podrían devolver el sitio a Curbelo.

Por lo demás, la portería, los laterales y el centro del campo apuntan a mantenerse. Enfrente, el Málaga de Pablo Guede, el tercer entrenador del curso, llega con siete puntos de ventaja sobre el descenso y sólo espera, sin urgencias, certificar la permanencia. Escassi y Luis Muñoz son baja por sanción, mientras que Javi Jiménez lo es por lesión. En tres partidos, igualó con el Valladolid, ganó en Leganés y perdió ante el Eibar.

Pero el verdadero rival de la UD Las Palmas será la propia UD Las Palmas. Acostumbrada a responder en los duelos de tronío, en los que no lo son suele sufrir, y ese es el mayor de los peligros a los que se enfrenta esta noche. La noche de ganar, dormir y esperar.

El último buen recuerdo


El duelo entre la UD Las Palmas y el Málaga CF esta noche tiene hoy un contexto muy diferente al de hace cuatro años, cuando ambos equipos se enfrentaron en el Estadio de Gran Canaria, en concreto el 5 de febrero de 2018, en plena lucha por permanecer en Primera División. Al final, ninguno de los dos consiguió su objetivo. Da la circunstancia que aquel día fue la última vez que el cuadro amarillo consiguió una victoria en la máxima categoría. El equipo dirigido entonces por Paco Jémez venció por 1-0 gracias a un gol del croata Alen Halilovic, que había entrado desde el banquillo, en el minuto 90. En los siguientes tres meses la UD Las Palmas no fue capaz de ganar un sólo partido más, sino todo lo contrario: entró en una espiral destructiva que acabó con el equipo en Segunda División. Hasta ahora. | LP/DLP

Compartir el artículo

stats