Contienda de dogmas hermanos en el partenón de Siete Palmas. Johan Cruyff, la liturgia de la posesión, impronta Barça hasta la tumba y una fotografía de Quique Setién. Pack ideológico completo. El García Pimienta versus Eder Sarabia de esta noche en el Gran Canaria (21.00 horas, LaLiga SmartBank TV) es la batalla de dos setienistas confesos. El preparador barcelonés de 48 años de la UD Las Palmas encadena trece duelos de LaLiga invicto -los once del cierre de la pasada edición 21-22 antes de la disputa de la promoción ante el Tenerife y los dos de la actual ante Zaragoza (0-0) y Málaga (0-2)- y afronta su mejor momento.

Eder Sarabia, junto a Setién, en el ciclo de los dos técnicos en la UD de 2015 a 2017. QUIQUE CURBELO

Estuvo quince años trabajando en la base del FC Barcelona y en su presentación como máximo responsable técnico de Las Palmas, el pasado 24 de enero, elogió el verso y la Biblia de Quique Setién. «Me vale como ejemplo, adoro su propuesta táctica. Hizo historia en la UD y ojalá pueda repetirlo. Puedo presumir de que me siento identificado con su idea de juego», determinó el catalán, que ha implantado nuevos mecanismos tácticos para sorprender a los rivales -como hizo ante la formación de Martiricos hace siete días-.

Eder Sarabia, durante su presentación como técnico del Andorra.

Si Pimienta admira al estratega de seda Setién, Eder Sarabia (Bilbao, 41 años) es el alumno más aventajado. Desde el 25 de octubre inició su periplo con el cántabro como su asistente en la UD Las Palmas tras hacer sus pinitos como entrenador en las categorías inferiores del Villarreal CF. 

García Pimienta, durante una rueda de prensa con la UD, en Barranco Seco. Quique Curbelo

El cuadro grancanario alcanzó la excelencia con un juego que se ganó los elogios del planeta futbolístico. Liderato y ventas millonarias. El paraíso. Luego, Eder, hijo de Manu Sarabia, escoltó a Setién en el Real Betis y FC Barcelona. 

Desde el 18 de enero del 2021, impacta y sorprende como responsable técnico del Andorra. El nuevo juguete de Geri. Presidido por el central del FC Barcelona Gerard Piqué, al que dirigió 22 duelos oficiales en el gigante culé, con el club del Principado alcanzó un hito. Lo catapultó al fútbol profesional. De la Segunda RFEF a la LaLiga SmartBank. Lo hace con importantes cuotas de posesión y un inicio prometedor tras tomar el Carlos Tartiere (0-1). Ante el Sporting de Gijón en El Molinón (4-1) sufrieron la primera derrota. 

Apodado el ‘Guardiolín’

Para el kamikaze Eder Sarabia, el estilo no se toca. «Creo que fue Bielsa el que dijo que el plan ‘B’ es perfeccionar el plan ‘A’. Evidentemente, la esencia tiene que ser la misma. Presionar, tener la pelota, intentar jugar en campo contrario, intentar dominar y llevar el partido donde nosotros queremos es lo principal», detalló en una de sus últimas comparecencias. 

Durante su etapa en Gran Canaria, Wakaso se dirigía a Eder Sarabia como el ‘Guardiolín’. Un sobrenombre que solo hace reforzar su fórmula de metabolizar el juego. Pegar un pelotazo es pecado mortal. «Empecé a entender el fútbol con 8 o 9 años con esa manera asociativa que se ha ido puliendo y mejorando y a la que intentamos darle nuestro matiz».

Con el Andorra, la entidad del Principado aprovechó la desaparición del Reus para comprar su plaza en la categoría de bronce y volar a Segunda, todo es nuevo. En el primer equipo extranjero que va a disputar La Liga. Cuenta con siete millones de presupuesto y acaba de fichar a Mika Mármol -que fue dirigido por Pimientas en las filas del FC Barcelona B-. 

«Es la temporada en la que, siendo fieles a lo que somos y disfrutándolo mucho día a día, tenemos que ser capaces de consolidar al equipo en la categoría [LaLiga SmartBank] para que el resto de cosas se pongan al nivel y podamos seguir soñando. Ahora hay que ir con mucha humildad porque tenemos mucho que aprender. Jugamos en una categoría durísima, muy larga, con grandísimos jugadores y estadios increíbles. Sería un éxito consolidarse la UD Las Palmas es uno de los grandes de la competición», manifestó en la rueda de prensa. 

Pausado o volcánico 

Con las ausencias de Jonathan Viera, el mimbre más caro de la categoría, Vitolo y Kirian Rodríguez, Pimienta ha patentado un once de acero. Nuke, Enzo, Moleiro, Álvaro Jiménez, Óscar Clemente y Marc Cardona lideraron un festival pirotécnico. En la banda, un pausado estratega barcelonés. Por su parte, Eder Sarabia es un volcán.

En su ciclo como segundo de Setién, fue castigado con cuatro partidos por sus expulsiones ante el Sevilla y Valencia. Por su parte, en el Real Betis, se llevó una sanción de tres pulsos por sus protestas al colegiado en Vallecas.   

Curiosamente, el último partido de Sarabia en el Gran Canaria fue un UD-Barça (1-4) y luego fue despedido bajo un manto de aplausos y lágrimas en la grada de Naciente. Esa imagen junto a Setién, simbolizaba el adiós a un ciclo de oro. Cinco años, tres meses y 15 días después, guardiolín, como díria Wakaso, vuelve a la casilla inicial. Pimienta, por su parte, trata de emular ese juego combinativo y atractivo. Pero por encima del control, el barcelonés quiere implantar matices diabólicos. El envío largo de Valles a Clemente, en la acción del 0-2 en La Rosaleda, confirma la evolución de Pimienta. Hoy reta a otro fanático de Setién. El ganador está en la grada. Oda al fútbol exquisito.