Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El miedo a una rotura llevó a Nuke Mfulu al banquillo

El técnico fue precavido ante las molestias del mediocentro para así evitar lo que sucedió con Sandro y Andone | Ayer entrenó bien

Nuke Mfulu trata de quitar el balón a Gaku Shibasaki en el UD-Leganés de esta temporada. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Omenuke Mfulu, titular indiscutible en la UD Las Palmas, lleva semanas con molestias en el isquiotibial. Aunque no se ha roto, la semana pasada el músculo le avisó unas cuantas veces de que podía petar, por lo que García Pimienta prefirió ser precavido y no alinearle el domingo pasado en Santander. Ni siquiera participó, aunque se le vio calentar con aparente normalidad. De alguna manera, el técnico quiso evitar lo que sucedió con Sandro Ramírez y Florin Andone, que sufrieron sendas microrroturas musculares por un sobreesfuerzo.

La suplencia del franco-congoleño en los Campos de Sport de El Sardinero sorprendió a todos por inhabitual, ya que era uno de los tres miembros de la plantilla que habían disputado todos los minutos hasta ahora, junto a Sergi Cardona y Álvaro Valles –el lateral catalán fue sustituido en la segunda parte, por lo que el portero es el único que ha jugado todo–, pero había un motivo: una molestias que provocaron el miedo en el cuerpo técnico, que prefirió evitar un mal mayor.

Aprendieron de la experiencia de los casos de Sandro y Andone, que no respondieron del todo bien a la exigencia de los entrenamientos después de un periodo de inactividad –mayor en el caso del grancanario que del rumano– y se rompieron. Cabe recordar que el isleño se lesionó a la semana de llegar, mientras que el rumano sufrió su percance en su debut frente al Leganés en la segunda parte. El primero está listo para debutar el domingo (20.00 horas) ante el Granada; el segundo, la semana siguiente contra el Mirandés.

Mfulu, por su parte, volverá al equipo titular dentro de cinco días si no ocurre ningún contratiempo a partir del miércoles, cuando la UD comenzará a preparar el choque ante el tercer clasificado, aunque ambos cuentan con 12 puntos, dos menos que el líder, el Alavés. Ayer, horas después de aterrizar en Gran Canaria procedente de Santander, entrenó con total normalidad tuvo buenas sensaciones.

Sus socios en el centro del campo, si Pimienta no hace ningún experimento, serán Loiodice y Jonathan Viera, que vivirán resguardados por el que seguramente es el futbolista más en forma del equipo en el tramo inicial de la campaña. Su ausencia en El Sardinero se notó, aunque Fabio, sus sustituto, no desentonó. Sin embargo, el equipo echó de menos el vigor del segundo capitán. Fue suplente por precaución, pero Mfulu ya está de vuelta.

Compartir el artículo

stats