Crece la locura amarilla: agotadas las entradas de dos gradas para el UD Las Palmas-Villarreal B

Naciente y Curva, sin localidades. Álex Suárez, sobre el hecho de que la guagua no baje por fondos de Segura: "Es una decisión del club; sabemos que nos van a animar igualmente"

Álex Suárez, en la sala de prensa de Barranco Seco.

Álex Suárez, en la sala de prensa de Barranco Seco. / laprovincia.es

Hay fiebre amarilla por acudir el domingo (20.00 horas) al Estadio de Gran Canaria. La UD Las Palmas, líder de Segunda, depende de sí misma en las últimas tres jornadas para ascender y nadie quiere perderse la que puede ser la primera fiesta, frente al Villarreal B. A tres días de la cita, ya están agotadas las entradas en las gradas Curva y Naciente, por lo que

quedan en Tribuna y Sur. Así pues, aunque el lleno no está previsto, se espera una entrada cercana a los 30.000 espectadores. Antes del choque la guagua de los jugadores no bajará por la calle Fondos de Segura, cuestión a la que se refirió Álex Suárez en su comparecencia al término de la segunda sesión de la semana. "Es una decisión del club. Nosotros sabemos que la afición nos va a animar igualmente en el campo y que va a estar con nosotros, y estamos contentos con eso", sentenció.

El defensa, que en los dos últimos partidos ha actuado como central, dejó claro que el vestuario

piensa en el partido a partido. "Quedan tres partidos, pero como si quedara uno. No vale nada lo que hagamos después si no ganamos este", comentó el capitalino, quien aseguró que más allá del ruido de fuera, ellos están concentrados en ganar al filial del submarino. "Se habla poco fuera, pero nosotros dentro

hablamos del Villarreal B. Es lo que afrontamos. Es un filial y siempre son peligrosos. Para ellos cualquier partido es un escaparate para subir al primer equipo. Sabemos que es un gran rival y así lo vamos a tratar", dijo.

Solidez

Suárez reconoció que el equipo está "muy contento de volver a recuperar la solidez defensiva y la puerta a cero". "Era algo que estábamos buscando", admitió como una de las claves para que la UD ganara al Eibar el lunes (0-1) y se colocara primero. "Fuera estamos siendo muy solventes y el debe está siendo en casa. Sabemos que estamos haciéndolo bien. Vamos a confiar en nuestro juego", agregó en cuanto a la mala racha de Las Palmas en casa, donde no gana desde el pasado 26 de febrero.

El canterano amarillo es uno de los jugadores más utilizados por Xavi García Pimienta en lo que va de temporada, en la inmensa mayoría de partidos como lateral derecho, aunque ha vuelto a su posición original en los últimos encuentros por las lesiones de Curbelo y Sidnei. "Yo estoy igual de cómodo de lateral y de central. Donde el míster crea que tengo que jugar voy a todas ahí", comentó es ese sentido.

Me gusta ayudar a mis compañeros y que se sientan arropados; así soy, es la manera que tengo de ver el fútbol

Cuestionado por si le gustaría ser capitán la próxima temporada, aseguró: "El capitán nuestro se llama Jonathan Viera y esperemos que siga mucho tiempo con nosotros, pero sí me gusta ayudar a mis compañeros y que se sientan arropados. Así soy, es la manera que tengo de ver el fútbol".

Por último, Álex Suárez también tuvo palabras para Vitolo, operado el miércoles de la rodilla y que estará de baja entre ocho y 10 meses: "Vitolo para nosotros es una de las almas del vestuario, lo queremos mucho. Hemos hablado con él, está confiado en poder recuperarse y desde aquí le damos mucho apoyo".