El Granada de 2020, el espejo de la UD Las Palmas

El conjunto nazarí se clasificó para Europa tras ascender y ser séptimos con 56 puntos

Primera División | Alavés - UD Las Palmas

Primera División | Alavés - UD Las Palmas / LOF

David Rodríguez

David Rodríguez

García Pimienta no quiere escuchar la palabra Europa. Cada vez que se le cuestiona él salta como un resorte y devuelve como respuesta que el objetivo es la permanencia sin ningún lugar a dudas. No es el momento para la ambición dentro de la caseta ni en su jefe, pero los datos que arroja el equipo amarillo invita a coquetear con fantasías mayores en el futuro.

Pasadas dieciséis jornadas y con los 24 puntos que lucen en el casillero de la Unión Deportiva, registro que le mantiene en la octava posición de la tabla. El balcón con vistas a Europa es propiedad insular actualmente. El Betis, séptimo, y con derecho hipotético a participar en la próxima edición de la Conference League se separa en tan sólo dos puntos.

Cuestión más ambiciosa representaría enganchar con el sexto escalón en el que descansa actualmente el Athletic Club con 28 puntos y con el partido frente al Granada por resolverse después de que se suspendiera el choque este domingo como consecuencia del fallecimiento de un seguidor nazarí en la grada del Nuevo Estadio de Los Cármenes.

Y precisamente, esta afición supo paladear lo que es el sabor de las competiciones europeas en la temporada 2020-21 gracias al trabajo que dejó hecho Diego Martínez en el Granada de la anterior campaña, justo la primera de los andaluces nada más regresar a la máxima categoría tras dos años en el infierno.

Con un juego vistoso y que maravilló no sólo dentro de las fronteras nacionales, sino que atrajo el interés europeo, el Granada bajo el sello Diego Martínez acumuló 56 puntos a la conclusión de la jornada 38 y después de una evolución desde la jornada 16 de 32 puntos más a su haber y pasar de la novena posición a la séptima que le dio el billete hacia la Europa League.

El técnico que acaba de ser recientemente destituido del Olympiacos llevó al Granada a Primera con el ascenso en la campaña 2018-19, lo metió en la Europa League a la siguiente y en su última experiencia nazarí condujo hasta los cuartos de final del torneo al equipo andaluz.

Emprendió la vía de las rondas previas de clasificación con tres triunfos, pasó a dieciseiasavos de final en un grupo con el PSV al que le ganó; eliminó al Napoli en esta eliminatoria y sólo el Manchester United en cuartos de final le apeó de la competición.

Ese mismo equipo llegó a los cuartos de final de la Copa del Rey en plena pandemia por el covid y en una eliminatoria polémica contra el Barcelona, los azulgranas le vencieron en la prórroga tras llevar el partido al tiempo extra tras igualar un 2-0 adverso con goles del portero actual de la UD Aarón Escandell en propia portería en el 88’ y de Jordi Alba en el 92’.

Todos estos logros quedaron empañados a la siguiente campaña tras el adiós de Martínez del banquillo granadino con el regreso a Segunda después del experimento con gaseosa de poner a Robert Moreno como entrenador y aguantarlo 27 jornadas hasta la llegada de Aitor Karanka, que no pudo salvar ya al equipo.

Experiencias en las que la UD se puede mirar como espejo para su futuro. Los paralelismos los puede comprar después de los 24 puntos que ostenta actualmente la UD, los mismos que reflejaba el Granada por entonces hace cuatro temporadas atrás.

Curiosamente, el equipo que marchaba séptimo ese curso era el Atlético de Madrid con 26 puntos y con un sprint en la segunda vuelta se encaramó a la tercera posición con 70 puntos.

Cuestión idéntica a la del Granada de 2020 la realizó el Villarreal en la campaña 2013-14 después de su año en Segunda División. Volvió a la máxima categoría tras un sólo curso en el infierno y regresó de la mejor manera, sexto con 59 puntos y de vuelta a Europa.

El Submarino Amarillo marchaba en la jornada 16 quinto con 28 puntos, cuatro más de los que tendría ahora Las Palmas, mientras que el séptimo a esas alturas del campeonato era el Sevilla con 23, aunque terminó quinto al sumar 40 puntos y terminar con 63.

Lo que debería tener en cuenta la Unión Deportiva es que en la última década el billete más barato para jugar Europa costó 52 puntos, los que firmó el Sevilla en la campaña 2014-15 tras pasar de los 19 puntos que tenía en la jornada 16.

Boletos con dirección al Viejo Continente que fueron un pelín más caros con el precio por el que lo adquirieron tanto el Espanyol en la temporada 2018-19 como Osasuna en la campaña pasada, ambos con 53 puntos.

Sin embargo, los rojillos se ganaron el derecho a participar en la ronda eliminatoria de la Conference League, mientras que el equipo catalán sí que jugó la Europa League.

Ese también es otro de los senderos que puede tener en cuenta Las Palmas. La trayectoria que tuvo Osasuna, cuando marchaba precisamente con 24 puntos en la jornada 16 en la octava posición. Situación idéntica a la del equipo insular actualmente.

[object Object]

La UD comenzará esta semana con la preparación del partido frente al Cádiz, fijado para el domingo a las 17.30 horas en el Estadio de Gran Canaria. Regresan a los entrenamientos en Barranco Seco con seis sesiones fijadas para lo que queda de semana y con la vista puesta en la decimoséptima jornada después de que la expedición que se trasladó hasta Vitoria para el partido contra el Alavés del pasado sábado regresara a la Isla durante la noche del mismo día vía Santander y se le diera el día de descanso ayer domingo. El conjunto gaditano, por su parte, empató ayer contra Osasuna 1-1 en el Nuevo Mirandilla después de que se adelantara en el marcador y Budimir impidiera el triunfo de los amarillos tres meses después. La ltima victoria de los de Sergio fue el 1 de septiembre, con el Villarreal. | D. R.