El pan es para muchas personas un elemento gastronómico fundamental en sus comidas y nunca puede faltar en la mesa, la joya de la corona de la dieta mediterránea. Siempre se considera que el pan de las panaderías suele estar mucho mejor que el de los supermercados, pero no muchas veces no tenemos tiempo para ir a comprarlo y aprovechamos el paso por el supermercado para comprar el pan del día. 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio en el que han participado 18 cadenas de alimentación de España para saber cuál de los panes era el mejor valorado. Para realizar el estudio, no solo se han valorado la calidad de los panes, sino también otros productos típicos de la panadería cómo pan integral o pan de molde. También se ha querido tener en cuenta la opinión de los consumidores que son los que van a comprar y consumir estos productos.

El mejor (y el peor) supermercado para comprar pan

La encuesta realizada por la OCU ha tenido un claro ganador y con bastante diferencia. El supermercado dónde los consumidores más compran el pan es Lidl con un porcentaje del 55%, superando la media por 18 puntos. Los clientes han valorado muy positivamente la calidad y variedad de los productos de la sección de panadería del supermercado alemán.

En cuanto a la segunda opción, se encuentra Mercadona, tres puntos por detrás de Lidl. Cabe recordar que hace unos meses, la empresa de Juan Roig anunció que dejarían de producir pan en los establecimientos y se sustentarán a través de proveedores externos. Por otra parte, el peor supermercado en el que se puede adquirir el pan y peor valorado por los usuarios es la cadena Bonàrea que se encuentra en Cataluña.

¿Es bueno comer mucho pan?

El pan es un elemento clave en la dieta mediterránea, y a pesar de su mala fama por engordar, también aporta a nuestro cuerpo numerosos beneficios como mantener el equilibrio de los macronutrientes. Además, es rico en vitamina B1, B2 y B6.  Lo ideal es no consumir más de 250 gramos de pan al día, aunque los nutricionistas recomiendan no comerlo en exceso y sustituirlo por otro tipo de panes como el de centeno.