Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montoro y Quevedo se citan ya para mejorar la ficha del presupuesto

El ministro de Hacienda reconoce que la crisis ha afectado más a Canarias y que por eso se actualiza la parte económica del REF El PNV fuerza al Gobierno a ligar la subida de las pensiones al IPC

Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro a su llegada al hemiciclo

Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro a su llegada al hemiciclo Efe

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, cerró ayer el primer día del debate sobre los Presupuestos del Estado para este año mostrando su disposición a negociar enmiendas parciales con las que favorecer la convergencia entre los diferentes territorios y, de forma implícita, mejorar la ficha financiera de Canarias como una de las comunidades necesitada de más inversiones y medidas de apoyo por haber sido una de las más castigadas por la crisis y por el desempleo. Montoro citó la reforma del REF económico, actualmente en tramitación en el Congreso, como una de las respuestas del Ejecutivo a esa situación de pérdida de convergencia y de mayor tasa de paro en las Islas, y emplazó a los nacionalistas canarios a negociar nuevas medidas para incorporar a las cuentas estatales, dirigiéndose especialmente a Pedro Quevedo.

El ministro respondía así a las intervenciones de la diputada de CC, Ana Oramas, y del diputado de NC, Pedro Quevedo, en el debate previo a la votación de hoy sobre el proyecto presupuestario y que sorteará las seis enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición tras el previsible empate a 175 votos. Oramas anunció su voto contrario a esa enmiendas de devolución de los Presupuestos, mientras que Quevedo avanzó su apoyo a las mismas, aunque dejando claro que, en caso de posterior tramitación, como parece que ocurrirá, quiere negociar con el Ejecutivo mejoras tanto en las partidas estatales, como las canarias.

Montoro se refirió especialmente al Archipiélago al destacar que "los regímenes especiales, como el REF en Canarias, no ha sido suficiente para paliar los efectos de una crisis y lo que estamos haciendo desde el 2015 es actualizar todos los componentes porque Canarias tiene una necesidad de convergencia por sus tasas de paro".

Quevedo había tenido una intervención crítica con los presupuestos y anunció su rechazo a los mismos, pero puso más énfasis en destacar la "oportunidad" de "influir" para mejorarlos.

Ana Oramas, por su parte puso el énfasis que "no hay una tercera opción" sobre estas cuentas y que, o se apoyan, o se prorrogan los de 2017, "que siguen siendo unos Presupuestos de este Gobierno y que son peores que los de 2018". A partir de ahí, se centró en criticar a los diputados canarios de otros partidos por seguir consignas internas de votar en clave de partido, en lugar de hacerlo "en defensa de los intereses de Canarias y de los ciudadanos que les han votado". "Van votar en contra de sus islas y van a salir muy mal en la foto", aseguró.

Sea como sea, un cambio de rumbo del PNV hace pensar en buenos augurios para la cuentas y la superación del debate de enmiendas parciales. Y sucede después de que el PNV forzara ayer al Gobierno del PP a aceptar que las prestaciones de los jubilados suban con carácter general de forma que no pierdan poder adquisitivo (el 1,6% en 2018 y como la inflación en 2019), a la vez que se mantiene el compromiso de revalorizar el 3% las pensiones mínimas y se refuerza la mejora prevista en las de viudedad.

El Ejecutivo hace otra concesión de calado: aparcar hasta 2023 la aplicación del llamado "factor de sostenibilidad", un ajuste que en principio iba a recortar los ingresos de los nuevos jubilados desde 2019. Dirigentes del PSOE y de Podemos acusaron al PP de usar a los jubilados como "mercancía electoral" y remarcaron que, durante meses, el Gobierno ha venido afirmado que "no había dinero" para blindar la capacidad de compra de los 8 millones de pensionistas.

El entendimiento del PP con los nacionalistas vascos no es un acuerdo definitivo sobre la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para este año, pero evita que las cuentas públicas sean bloqueadas en el Congreso. Los parlamentarios del PNV se sumarán hoy a los del PP, Ciudadanos y varias formaciones del Grupo Mixto (Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN) para rechazar las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE, Podemos y algunos partidos minoritarios. Se conjura así el riesgo de que una de esas enmiendas salga adelante y obligue a devolver las cuentas al Gobierno.

Compartir el artículo

stats