Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fricciones en el muelle de Arguineguín por la tensión que causa el hacinamiento

La Policía tiene que intervenir y detiene a dos migrantes que protagonizan una pelea en este campamentov Marlaska anuncia que viene, pero no ha abierto los cuarteles

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Las pésimas condiciones en las que conviven más del millar de migrantes que alberga el muelle de Arguineguín ha dado pie a que surjan las primeras fricciones entre ellos. El hacinamiento al que están sometidos en este campamento donde han soportado una noche empapados bajo la lluvia, o bien aguantan el fuerte calor que días como el de ayer apretaba en este puerto de Mogán, unido a que pasan las horas acorralados, sin ninguna actividad, y con los alimentos indispensables, aviva la tensión. Y ese malestar ha desembocado en discusiones y peleas, que se saldaron con la detención de dos migrantes por parte de los agentes de la Policía Nacional.

Desde una de las embarcaciones de pesca que se aproximaban ayer a este muelle, tras una jornada de faena en el mar, unos marineros grababan el enfrentamiento, sorprendidos ante esas disputas que contemplaban. Igual de perplejos se quedaban personal y voluntarios de Cruz Roja, que se esfuerzan al máximo para ofrecer las mejores atenciones a todos los alojados, unos 1.289, según los datos que contabilizaban a primera hora, y que se daba por hecho que aumentaría a lo largo del día con las nuevas entradas de esas rudimentarias embarcaciones, que ayer eran retiradas de este puerto.

Pero por mucho que esta institución humanitaria se esmere y hasta redoble sus efectivos, este muelle no es el lugar para acumular a los migrantes que llegan a la Isla. Lo que iba a ser algo temporal ya se ha convertido en una vergonzosa imagen fija que ofrece al mundo Arguineguín.

Un video muestra como una rata se pasea junto a uno de los alojados en este campamento

decoration

Entre esas duras instantáneas ayer se difundió una, a través de las redes sociales, en la que se ve cómo una rata durante la noche de lluvia del pasado miércoles , con algo de grandes dimensiones en su boca, pasa como sin nada al lado de un migrante que se encuentra durmiendo al raso. La escena refleja la execrable situación que deben soportar estas personas en suelo del primer mundo, a donde han llegado en pateras y cayucos, huyendo del hambre, de las guerras, y además, de la pandemia, que azota también al tercer mundo.

Mientras esto sucede en el sur de Gran Canaria, donde se ha recurrido a las vacías plazas alojativas que deja el parón turístico del coronavirus, para aliviar este puerto debido a que los centros de acogida no dan abasto, en el Gobierno central se toman todavía su tiempo. En la Isla se espera, ya con cierto malestar, a que el Ministerio de Interior ultime de una vez los trámites para disponer de una nave en el Puerto de La Luz o simplemente se habiliten algunos de los acuartelamientos que existen en la Isla, que ya se utilizaron para acoger a los migrantes en 2006, cuando se produjo la llamada ‘crisis de los cayucos’.

Hasta ayer se desconocía cuando estarán disponibles estos espacios para trasladar a los migrantes de Arguineguín donde sólo deben pasar las primeras 72 horas, tiempo en el que la Policía les toman los datos de su filiación, y ahora también se les realizan las pruebas PCR.

Desde el Ministerio anunciaban no obstante, a través de un Twitter, que el ministro Fernando Grande Marlaska viajará a Canarias, acompañado de la comisaria de Interior de la Unión Europea, Ylva Johansson, el próximo 6 de noviembre para abordar y seguir reforzando la gestión migratoria junto a las autoridades autonómicas y locales. El Archipiélago ha superado los 10.000 migrantes rescatados en sus aguas cuando quedan dos meses para acabar el año, lo que convierte a 2020 en el tercer año más intenso en llegada de pateras.

NC pide a la comisaria Ylva Johansson que se acerque a este alojamiento

decoration

Vuelve así Grande Marlaska a las Islas nueve meses después de su anterior visita, que tuvo lugar en enero, cuando acudió para hablar de la migración. Pero ahora el fenómeno migratorio se ha disparado, mientras que el Estado no termina de ofrecer más instalaciones para albergar a los miles de migrantes. Por este motivo, el pasado jueves se volvió a recurrir a otro hotel , en este caso de Puerto Rico, para albergar a 300 migrantes de los que se alojaban en Arguineguín.

La diputada de Nueva Canarias, Esther González, propuso ayer que la comisaria de Interior Ylva Johansson, se desplace a este muelle para que “tome conciencia" de la crisis migratoria en las Islas. González declaró que Canarias "no está para tibiezas" como la propuesta en el nuevo pacto de migración presentada por la comisaria europea de Interior, ya que el archipiélago se encuentra en una “situación crítica”, y consideró que el pacto es "muy poco ambiciosa”. Recordó que en el viaje que la comisaria realizó hace meses a Mauritania junto a Marlaska ya dijo que la situación de este campamento era “insostenible”.

Tres centros para acoger a las madres y sus hijos

Finalmente serán tres centros y no dos, como se dijo en un primer momento, los que facilitará en Gran Canaria la Secretaria de Estado de Migraciones para evitar separar a las madres que llegan a la isla en patera con menores durante el tiempo en que tienen que demostrar su vínculo filial. Esos trámites se alargan ahora hasta dos meses en los que no pueden tenerlos con ellos. Según informó ayer la secretaria de Estado de Migración, Hana Jalloul, estos centros que estarán disponibles ya desde hoy sábado, contarán “con personal formado y especializado en esta casuística”, y serán 110 las plazas disponibles, donde las familias podrán ser derivadas a la espera de los resultados de ADN. Desde que el pasado martes Migraciones hizo este ofrecimiento a la Consejería de Derechos Sociales de Canarias, se han ido derivando a los migrantes que ocupaban estos tres centros a otras plazas del sistema de ayuda humanitaria. La polémica suscitada a raíz de que en Fuerteventura cinco madres, que llegaron en patera, fueran separadas de sus hijos, hizo que el Defensor del Pueblo abriera el pasado miércoles una investigación sobre la directriz de la Fiscalía de Las Palmas de separar a las madres de su s vástagos, para prevenir posibles casos de tráfico de menores. Fueron las quejas de esas madres las que determinaron que el Ministerio Público decidiera impulsar los reagrupamientos familiares, y que la Dirección General de Protección de la Infancia del Gobierno canario devolviera a esas cinco mujeres sus respectivos hijos después de recibir de la Policía y la Fiscalía las pruebas de ADN que acreditan su parentesco.. | M.P.P.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats