Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gestión de las ‘urgencias’ de La Palma tensa a PSOE y NC en el Ejecutivo

Malestar en los socialistas por el anuncio de Rodríguez de la compra de 73 casas para los afectados | El vicepresidente no fue convocado a la reunión con Ferreira

Ángel Víctor Torres llega a una reunión del Consejo de Gobierno. La Provincia

La relación entre el PSOE y Nueva Canarias (NC) en el seno del Gobierno regional se ha tensado en los últimos días. El motivo de fricción ha sido el anuncio del vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez –líder de NC–, de que el Ejecutivo autonómico está ultimando los trámites para la compra de 73 viviendas para los damnificados por la erupción del volcán en La Palma. Rodríguez puso así rostro a un anuncio que en el ala socialista y en la Presidencia del Gobierno entienden que debía hacer el jefe del Ejecutivo, Ángel Víctor Torres –secretario general del PSOE en el Archipiélago–, o en su defecto el consejero de Vivienda, el también socialista Sebastián Franquis. En todo caso, en el PSOE consideran que la inminente adquisición de esas 73 casas tendría que haberse comunicado tras el Consejo de Gobierno que se celebrará hoy en la isla bonita. Este desencuentro viene precedido de otras situaciones que no han gustado a la vertiente socialista del Ejecutivo. La más reciente que Rodríguez, en calidad de vicepresidente del Gobierno y ya no solo como representante de NC, se reuniera con los plataneros y adoptara una posición beligerante en contra del PSOE y del Ministerio de Agricultura. Sobre todo porque se trata de un tema, el de la nueva Ley de la cadena alimentaria, que sigue pendiente de resolución en las Cortes Generales, es decir, que continúa en el ámbito legislativo.

La intención en la Presidencia y en la pata socialista del cuatripartito –Podemos y la Agrupación Socialista Gomera comparten tareas de gobierno junto con el PSOE y Nueva Canarias– era que la compra de las 73 viviendas para familias que han perdido sus casas por la erupción se diera a conocer hoy. De hecho es un asunto que estará sobre la mesa en el Consejo de Gobierno que se celebrará este viernes en La Palma. Una reunión monográfica para abordar la emergencia que sufren los vecinos de las poblaciones afectadas por el volcán y las medidas para paliar, en lo posible, su situación. Estas 73 casas forman parte de un total de 280 que en la Consejería de Vivienda han identificado como posible solución temporal para alojar a familias afectadas por la erupción. Por eso en el PSOE creen que el anuncio debía corresponder al presidente Torres o al consejero Franquis. Y, sobre todo, y más allá de quién pusiera cara al anuncio, los socialistas están molestos porque consideran que, en cualquier caso, debía esperarse a la celebración del Consejo de Gobierno para informar de la adquisición de esas 73 viviendas y también de las demás líneas de trabajo que se están siguiendo en la consejería de Sebastián Franquis para, en la medida de lo posible, paliar la situación de quienes han perdido sus casas.

Sin embargo, Román Rodríguez se adelanta y el miércoles avanzó que el Ejecutivo está «acelerando» para la compra de dos promociones de iniciativa privada en el casco urbano del municipio de Tazacorte –de un total de 44 viviendas– y en la Montaña de Tenisca, en la localidad de Los Llanos de Aridane –de 29 casas–. Desde el ámbito de la vicepresidencia explican que si Rodríguez habló de estas viviendas es porque durante la visita al municipio grancanario de Agüimes le preguntan por medidas concretas del Gobierno para ayudar a los afectados por el volcán, de ahí que adelantara que Hacienda –que sí es su competencia– está tramitando un crédito extraordinario para la adquisición de las 73 casas. Por eso en la nota informativa posterior se titula que «el Gobierno acelera» y no que Hacienda acelera.

El anuncio del líder de NC pilló de improviso a los socialistas, entre quienes ya existía cierto malestar por el hecho de que Rodríguez comprometiera al Ejecutivo, en su condición de vicepresidente, en la polémica entre los plataneros, el Ministerio de Agricultura y el mismo PSOE por el asunto de la Ley de la cadena alimentaria y la prohibición de la venta a pérdidas.

El del plátano es un asunto complejo para el PSOE. Por un lado, su grupo parlamentario apoyó la proposición no de ley en que la mayoría de la Cámara autonómica –solo Podemos se abstuvo– pide que se exceptúe a los productores isleños de la prohibición de vender bajo coste. Por otro lado, la enmienda de sus compañeros socialistas en el Congreso no cumple la exigencia del Parlamento regional, aunque desde el partido en Madrid entienden que sí lo hace, al menos en el fondo, y sí les facilita a los plataneros vender bajo coste. En cualquier caso, NC tiene su propia enmienda, y en ella sí se recoge, en todos sus términos, la reivindicación de los productores. En este escenario, en las áreas socialistas del Gobierno ha molestado que Rodríguez se haya posicionado de forma beligerante del lado de los plataneros en condición de vicepresidente, lo que de algún modo implica a todo el Ejecutivo.

Rodríguez se reunió el lunes con los representantes de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) y les transmitió el apoyo de la vicepresidencia a sus peticiones. Un día después, NC informa en un comunicado público «del apoyo dado esta semana por el vicepresidente del Gobierno y líder de NC, Román Rodríguez», a los plataneros. A los socialistas no les gustó ni que el dirigente de NC se viera con los productores como representante del Ejecutivo –la consejera de Agricultura es Alicia Vanoostende, del PSOE– ni que se mezclara su doble condición de vicepresidente y dirigente de partido. En la Presidencia y en Agricultura están manteniéndose y trabajando en segundo plano en este asunto, que sigue tramitándose en las Cortes.

Del otro lado, Román Rodríguez no fue convocado el martes a la reunión por videoconferencia entre Ángel Víctor Torres y la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, para abordar la crisis que atraviesa La Palma y la respuesta de Bruselas. La no asistencia de Rodríguez al encuentro telemático –del que el propio jefe del Gobierno de Canarias informó en las redes sociales– llama la atención porque entre las áreas del vicepresidente está también la de Asuntos Europeos –es responsable de los departamentos de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos–.

Una fricción en la mesa del Consejo

Tanto desde el PSOE como desde NC -también desde Podemos y la Agrupación Socialista Gomera- vienen insistiendo desde el nacimiento del cuatripartito en la solidez de la alianza de gobierno. Ángel Víctor Torres, Román Rodríguez o Casimiro Curbelo han apuntalado en más de una ocasión la vocación de continuidad de la fórmula que sostiene al actual Ejecutivo. En esta línea, las fricciones internas se ven más como una consecuencia inevitable de la gestión diaria -máxime en una situación de tanta complejidad como la actual o como las que ha tenido que afrontar el Gobierno: quiebra de Thomas Cook, cero turístico, incendios...- que como un problema de mayor calado. No obstante, también es cierto que la fricción ha sido mayor en las últimas horas por el anuncio de Román Rodríguez sobre la compra de las 73 casas para afectados por el volcán, un anuncio que en el PSOE entienden que se hizo de forma extemporánea. En cualquier caso, el tema estará hoy sobre la mesa del Consejo de Gobierno en La Palma. | M.Á.M.

Compartir el artículo

stats