Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El desafío ruso

La invasión de Ucrania, el ‘granero de Europa’: el último «mazazo» a la ganadería canaria

El sector primario del Archipiélago se prepara para «datos catastróficos» por la carestía del cereal | El 95% del pienso consumido en las Islas es de importación

Continúa el asedio contra una Kiev que resiste como puede

Continúa el asedio contra una Kiev que resiste como puede

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Continúa el asedio contra una Kiev que resiste como puede Moisés Álvarez Montero

La invasión de Ucrania es la invasión del granero de Europa. El país es el tercer mayor productor de maíz del mundo, el cuarto mayor exportador y el número uno en, por ejemplo, centeno. Si se tiene en cuenta que hasta el 95% del pienso que consumen los animales en las granjas de Canarias es de importación, no extraña que en el sector primario del Archipiélago se teman lo peor de cara a los próximos meses. «Un mazazo más», explica el presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en las Islas, Rafael Hernández, para un sector –de forma especial para la actividad ganadera– que ya estaba inmerso en una fuerte crisis antes de que los tanques rusos cruzaran la frontera con Ucrania.

El golpe al granero de Europa va a encarecer aún más el precio de los cereales y los piensos. De hecho ya ha ocurrido: han bastado unos pocos días desde la invasión rusa para que el coste de los piensos –el alimento que se da al ganado– haya crecido un 10%. Es una subida sobre otra subida, porque tal como recuerda el presidente de la COAG-Canarias, los precios de los cereales, que son la base para la elaboración de los piensos, ya se habían incrementado un 40% antes de la invasión.

Rafael Hernández: «Hay que tener en cuenta que los cereales ya habían subido un 40%»

decoration

Lo de Ucrania lleva así al mercado del grano a una situación inédita. Desde mucho antes de la invasión, la reducción de la oferta, el aumento de la demanda y el acaparamiento de China habían encarecido los cereales y los piensos hasta cotas históricas. El Gobierno de Canarias incluso incrementó la ayuda a la importación de cereales para la industria de los piensos, pero los efectos de esta medida fueron casi imperceptibles porque los precios siguieron subiendo. La propia consejera regional de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, reconoció la semana pasada el «poco impacto» del incremento de la ayuda ante una carestía de tal dimensión. Y eso, cabe insistir, fue antes de la invasión de Ucrania, con lo que si ya había preocupación, ahora hay «máxima incertidumbre», admitió la representante del Ejecutivo autonómico, que, no obstante, se mostró abierta a estudiar un nuevo incremento de la ayuda a la importación.

Hay que tener en cuenta que la alimentación de los animales representa alrededor del 60% de los costes de producción de los ganaderos, es decir, que de cada cien euros que gastan en su negocio –en las Islas son más bien pequeñísimos negocios en su gran mayoría–, hasta 60 se van en la compra de piensos. De modo que si a esa subida del 40% de los cereales se le suma ahora una nueva escalada de los precios por la caída de la producción y exportación ucranianas, se entiende por qué Hernández avisa de que el sector primario regional puede registrar en los próximos meses «datos catastróficos».

Formación de precios

Poco importa que los piensos que comen las vacas y los cerdos de las explotaciones ganaderas del Archipiélago no se hagan con cereales provenientes de Ucrania. Como también es lo de menos que en Canarias la mayor parte de la importación pueda hacerse desde Argentina. No en vano se trata de un problema de formación de precios. Los precios de los cereales tienen su principal referencia en el the Merc de Chicago, el mercado estadounidense de derivados financieros y productos básicos. Y la caída de la oferta global, la drástica caída de la oferta que supondrá la invasión de Ucrania, tirará al alza los precios de manera indefectible. Una vez más el aleteo de la mariposa a un lado del mundo causará una tempestad en el otro extremo, y esta vez la sufrirán el sector primario y los ganaderos de la región.

El Gobierno regional estudia un posible nuevo incremento de la ayuda a la importación

decoration

Además, Rafael Hernández recuerda que la enorme subida de los costes de producción –no hay que olvidar que al encarecimiento de los cereales se suman los de la luz y los combustibles– no se ha podido repercutir en los precios de venta. El precio de la leche o el queso en el súper se habría disparado si así fuera.

La gasolina, a las estrellas


Con los precios de la energía, y más en concreto de la gasolina, ocurre algo parecido a lo del coste de los cereales y los piensos: una subida sobre otra subida. Hace ya unas semanas que llenar el depósito del coche o de la moto cuesta más que nunca, o casi. Y se da por descontado que la invasión de Ucrania causará una nueva escalada de los precios energéticos, con lo que habrá que acostumbrarse a pagar mucho más de lo que se pagaba hasta hace nada por ir a la estación de servicio. En estos momentos, el precio medio del litro de gasolina de 98 octanos está en la provincia de Santa Cruz de Tenerife en 1,36 euros, y en 1,35 euros en la de Las Palmas. En ambos casos se trata de máximos mensuales históricos. | M.Á.M.

Compartir el artículo

stats