Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Fernández Expresidente del Gobierno de Canarias

Fernando Fernández: «NC y Podemos se quejan del apoyo a Marruecos, pero no dejarán los sillones»

Fernando Fernández. LP/DLP

Fernando Fernández (Santa Cruz de la Palma, 1943), expresidente del Gobierno canario, analiza el giro de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental. Apoya la medida, pero critica las «formas».

¿Cómo valora la decisión de Pedro Sánchez de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental apoyando el plan de autonomía del rey Mohamed VI?

Me sorprendió. Todavía Sánchez no ha dado ninguna explicación, se conoció la noticia por una filtración del reino de Marruecos. Yo fui de los primeros que hablé de la autonomía para el Sáhara dentro de la soberanía del reino alauí. Trabajando en Naciones Unidas escribí extensos informes sobre la situación de la región.

¿Cree que el presidente ha tomado la decisión correcta?

Hay que analizar el asunto desde el fondo y desde la forma. En el fondo la solución podría ser buena. Me parece una medida que puede abrir una vía hacia el diálogo y el entendimiento. Podría ser muy positivo para todos los agentes implicados, para solucionar un conflicto eternizado. Lo cierto es que no creo que exista otra forma de solucionarlo.

¿Y la forma fue la adecuada?

La forma es totalmente errónea. Sánchez lo ha hecho mal porque tomó la decisión sin contar con su Gobierno, sin contar con las Cortes y sin contar con Argelia. Además, es una medida que va en contra de la resolución vigente de Naciones Unidas que proclama el derecho a la autodeterminación del Sáhara Occidental. Es un ejemplo más de los malos hábitos de este presidente. La medida no ha sido discutida, por lo que creará grietas en el Gobierno. Pero Podemos no abandonará los sillones, porque nunca se ha visto mejor que ahora.

¿Qué otras consecuencias tendrá para España?

Nos puede crear un problema con Argelia, que actualmente es el primer suministrador del gas del país. Dios quiera que no sea así. Siempre se podrá negociar con ellos porque es un territorio que necesita de esos negocios.

¿Y para Canarias?

No creo que pase nada. El Frente Polisario despierta muchas simpatías en Canarias, pero este sector es minoritario. Los canarios tienen ahora encima demasiados problemas: pandemia, carestía, inflación, un volcán, etc. Marruecos ahora no es prioridad. Habrá manifestaciones, pero serán minoritarias. En la política canaria tampoco habrá cambios porque Nueva Canarias y Podemos se quejarán, pero ninguno dejará los sillones. Estos pesan más. Soy de los pocos que demostró no tenerle apego a la política, no es el caso de muchos de los cargos que hay hoy en día en Canarias que solo han vivido de la política.

¿En algún momento ha estado en peligro la estabilidad de Canarias?

Eso siempre se dice desde los núcleos favorables al Frente Polisario. Hablan de que Canarias está en peligro y eso no es verdad. Marruecos no pretende ni quiere anexionarse Canarias porque iría en contra del derecho internacional. Otra cosa distinta es que las Islas están, teóricamente, dentro de las 200 millas por donde pueden extenderse las aguas territoriales marroquíes. Pero la ley del mar internacional, aprobada en Jamaica hace décadas, establece que cuando no existe delimitación de aguas territoriales de muto acuerdo, la delimitación la establece la mediana.

¿Por qué cree que Sánchez da el giro precisamente ahora?

Por la avalancha de la inmigración. Él espera que con esta carta se solucione y ni siquiera fue capaz de visitar el país para hacerlo. Y la ola de inmigración fue precisamente consecuencia del gesto intolerable que tuvo Sánchez en un principio cuando en su primera visita como presidente del Gobierno no viajó a Marruecos para fomentar la buena relación con el país vecino.

¿Hubo presión por parte de otros dirigentes europeos detrás de la decisión del presidente español?

Sánchez carece de crédito ante la mayoría de la opinión pública española. Y ante la mayoría de los gobiernos europeos. Puede que existiera cierta presión de Francia que siempre ha sido promarroquí. No hay que olvidar que Francia y España son los primeros inversores extranjeros en Marruecos. Y además, somos los primeros importadores. Además, Francia tuvo una guerra colonial muy dura con Argelia. Seguro que ha habido presiones, pero no se hasta donde. También hay que tener en cuenta que Sánchez, en su egolatría, ha dejado que se filtre que después de ser presidente de España quiere ser presidente de la Comisión Europea. Según la información que me llega de fuentes europeas, de Bruselas, Sánchez tiene muy escaso prestigio allí y no me extrañaría que se haya dejado llevar por la creencia de que con esta decisión se ganaba la simpatía de otros dirigentes. Tampoco me extrañaría nada que Francia y Alemania, que pueden tener algún interés por la guerra en Ucrania, le hayan hecho alguna insinuación.

Compartir el artículo

stats