Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crónica Parlamentaria

Canción del verano para el otoño

Máñez asegura que, en efecto, aunque se avizoran nubarrones que podrán estropear una situación económica muy prometedora, todo está razonablemente bajo control

Canción del verano para el otoño | EFE

El primer día del pleno, cuando en el exterior de la burbuja parlamentaria el sol parecía estar a punto de caer como un castigo sobre la tierra impía, Casimiro Curbelo, generalísimo de la Agrupación Socialista Gomera, lanzó un aviso en el que pocos repararon. Aseveró Curbelo que en el próximo otoño presentaría un proyecto legislativo para que en las ‘islas verdes’ –La Gomera, La Palma y El Hierro– el Gobierno autonómico renuncie –siquiera temporalmente– a parte de su cuota del IRPF a fin de facilitar la circulación de pasta. El líder de ASG argumentó que Tenerife y Gran Canaria atraían la mayor parte de las inversiones y disfrutaban de un dinamismo económico que no tenían las ‘islas verdes’; lo suyo era una disquisición, no demasiado diáfana, entre el equilibrio territorial y social. Está claro que Curbelo piensa dar la batalla con este asunto, en el que cree haber conseguido una propuesta electoralmente atractiva: vota a Casimiro y conseguirá bajarte los impuestos, porque las retenciones son, bien mirado, un impuesto sobre tu triste soldada, y Curbelo puede aliviarte. A ver cómo reaccionan los psocialistas –mirando al techo– y Román Rodríguez –que una vez sin partido– se ha convertido en una psicofonía con corbata. El cronista está entusiasmado con la idea de dejar una grabadora en funcionamiento una noche en la Cámara para registrar las conversaciones fantasmales de los exmilitantes de Nueva Canarias:

--Soy zzzzzz…Luis Campozzzzzz….¡Mi camisa! ¡Mi camisa! Carmelo mi camisazzzzz….zzzzzzzzz….¡Es mía! ¡No te van a dar nada por ella!

-- ¡Fermíiiiinnnnnnn!

--Zzzzzz…¡Ay, ay, ay! María Esther, no me pegues…¡No me pegues! Zzzzzzz…¡No lo hagas!

-- Lo haré cuando haga falta…Chissssss… Si Keynes no me ha leído a mí, señor presidente de la Cámara….ooooommm… ¿Por qué voy a leerlo yo a él? Zzzzzzzz…Eres una mamarrachada de ectoplasma…

Ya se verá, en efecto, el recorrido de la ocurrencia de Curbelo, que si no lo saca adelante la elevará a condición para pactar a izquierda o a derecha después de las elecciones autonómicas. Por lo demás no es que no tuviera importancia el orden del día, pero sus señorías no se la daban en exceso. En la mañana de ayer la media de escaños ocupados no sobrepasó la treintena. Los demás estaban desayunando, comprando o regresando a sus islas de origen a partir del mediodía. En una proposición no de ley de Poli Suárez (mano derecha, exactamente derecha, de Manuel Domínguez, el adusto líder del PP) para que Las Palmas de Gran Canaria sea subsede del Campeonato Mundial de Fútbol tomó la palabra un joven bajito y emperchado que dijo hablar en nombre de un partido llamado Unidos por Gran Canaria. Lo hizo con un desparpajo propio de quien saliera todos los días en la revista Hola y no necesitara de mayor presentación. El cronista, tal vez equivocadamente, cree que hay diputados con tan moderada actividad que deberían presentarse cuando vayan a hablar:

–Buenos días, señoras y señores, me llamo Lucas Bravo de Laguna Cabrera y voy a hablarles de una cosa…

Por cierto, todos los diputados contaron lo futboleros que eran y las contradicciones a las que le llevan una afición desmedida. Luis Campos, por ejemplo, vive y muere (con o sin partido) por el Real Madrid, algo que lo hermana con Gustavo Matos, para el que el Bernabeu es una representación de los cielos. Manuel Marrero, en cambio, disfruta especialmente cuando juega el Barcelona FC.

Tomó la palabra un joven bajito y emperchado que dijo hablar en nombre de Unidos por Gran Canaria. Lo hizo con un desparpajo propio de quien saliera todos los días en la revista ‘Hola’; hay diputados con tan moderada actividad que deberían presentarse

decoration

Lo más interesante (por decir algo) fue la intervención de la señora Elena Máñez, consejera de Economía y Empleo, que contó que, en efecto, aunque se avizoran nubarrones que podrán estropear una situación económica muy prometedora hasta hace pocos meses, todo está razonablemente bajo el control. El señor Campos se apresuró a contar que el Ejecutivo ya había hecho mucho para anticiparse y luchar contra el proceso inflacionista, y repitió de nuevo, machaconamente, sin piedad, lo del nuevo Posei, la exención tributaria en el impuesto de los combustibles para uso agrícola y ganadero y los fondos europeos «que no podemos permitirnos no usarlos». ¿Pero no eran precisamente «una medida» para evitar la depresión económica? Después salió Nira Fierro, que está convencida, debe ser cosa de la juventud, que para hacer política o análisis económico basta con una colección de eslóganes y expresiones de voluntarismo buenista. «Basta ya de catastrofismo». La solicitante de la comparecencia, la coalicionera Rosa Dávila, hizo un muy obvio ejercicio de paciencia y desmontó una a una las muy delicadas aseveraciones de la consejera Máñez. Ninguna medida específica ha establecido el Gobierno central para Canarias en esa tesitura, mientras el Gobierno canario lo ha mimetizado a la perfección. Dávila propuso medidas concretas para esta coyuntura que puede oscurecerse aun más el próximo otoño. «¿Es tan difícil de entender que nuestra situación es frágil, que una inflación menor que la media española nos castiga tanto como a las regiones con una inflación más elevada, que nuestra condición de archipiélago a 1.500 kilómetros de Europa nos coloca en una situación más expuestas en una circunstancia de problemas en las cadenas de suministros?» Una subvención del 100% al transporte marítimo de personas y mercancías, abaratamiento de los billetes de guaguas y otros transportes públicos, disminución coyuntural y selectiva de impuestos son algunas de las medidas que abocetó CC. Máñez incluso asintió desde su escaño a varias de ellas, pero como si fueran dulces sueños imposibles. En otoño volverán los plenos. Un otoño que se acercará con calor, sin ruido, a traición, pero murmurar condenas que parecen promesa, promesas que parecen despedidas y héroes y tigres de papel.

La presidencia de Manuel Domínguez al frente del PP de Canarias toma forma en el Parlamento. La portavocía será asumida desde septiembre por el propio Domínguez y Australia Navarro (en la imagen con Poli Suárez, portavoz adjunto), tras varias legislaturas en ese puesto, pasará la Mesa del Parlamento en lugar de Luz Reverón, desde ahora presidenta del grupo. |

Compartir el artículo

stats