Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio del Interior readmite a NC en el Registro de Partidos

Una sentencia dio por extinguida a la formación que lidera Román Rodríguez, que recupera el pulso con el ‘apellido’ Bloque Canarista

El presidente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, en su despacho. JOSÉ CARLOS GUERRA

Nueva Canarias-Bloque Canarista. Ese es el nombre que la formación que preside Román Rodríguez ha propuesto al Ministerio del Interior para recuperar el espacio que perdió hace más de un año, y sin enterarse, en el Registro de Partidos. Una sentencia de la Audiencia Nacional –del 8 de junio de 2021 y firme desde el 20 de julio de ese mismo año– llevó al departamento estatal que dirige el ministro Fernando Grande-Marlaska a dar por extinguido al partido el 12 de julio, también del año pasado, lo que le impedía concurrir a futuras elecciones. El propio ministerio ha dado por bueno el cambio de denominación y ha devuelto a la organización política su plena capacidad de funcionamiento.

NC, con su nuevo apellido, figura inscrita en el registro desde el martes. «Cumplimos con todos los trámites y entregamos la documentación hace diez o doce días», señaló este miércoles el secretario de Organización, Carmelo Ramírez. A partir de ese momento, la Administración estatal cuenta con un plazo de 20 días para solicitar más información o la subsanación de los errores que puedan haberse cometido. No hubo necesidad de ello ni de agotar el plazo, por lo que aceptó la solicitud de NC-Bloque Canarista.

Una resolución que permite «salvar», en palabras de Ramírez, el problema que se había generado de cara a los comicios autonómicos, insulares y municipales de la próxima primavera. «Nos da la garantía de que vamos a poder presentarnos con nuestros nombre de siempre», añadió el secretario de Organización.

Ramírez se queja de indefensión y el fallo de Interior sostiene que se comunicaron las actuaciones

decoration

Eso, a pesar de que la Ley de Partidos Políticos (6/2002) señala que el nombre de la formación que aspire a ser admitida en el registro «no podrá coincidir, asemejarse o identificarse fonéticamente (...) con la de algún partido declarado ilegal, disuelto o suspendido por decisión judicial». Y fue una sentencia del Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 5 de la Audiencia Nacional la que motivó la disolución del partido que preside Rodríguez.

Por su parte, Carmelo Ramírez afirmó que ese mismo texto judicial daba por demostrada la inactividad de NC «durante los últimos cinco años. A poco que se indague, se puede comprobar nuestra presencia en todos los procesos electorales que se han celebrado en ese tiempo, por poner solo un ejemplo», lamentó. También señalaba la sentencia que el partido no había adaptado sus estatutos a la legislación vigente.

La Ley de Partidos Políticos establece tres únicos motivos por los que Interior está facultado para excluir a una organización del Registro de Partidos Políticos: la no adaptación de sus estatutos a las leyes, la no renovación de sus órganos de gobierno y de representación durante más de ocho años, y la no presentación ante el Tribunal de Cuentas de su contabilidad anual «durante tres ejercicios consecutivos o cuatro alternos». Los nacionalistas explicaron que la exclusión vino motivada por el primero de los tres supuestos, aunque admitieron que tampoco presentaron las cuentas entre 2018 y 2021, cuatro ejercicios.

Los nacionalistas contraatacarán con el objetivo de recuperar el nombre primigenio

decoration

«Es cierto que hay un error que cometimos, pues al cambiarnos de sede no lo comunicamos, pero no hacemos ni apología del terrorismo ni nos hemos disuelto ni nada. ¿Qué pasa? Somos un partido artesanal y no hemos tenido conocimiento de nada de este tema», señaló el pasado domingo en este mismo diario Esther González, miembro destacado de NC y vicepresidenta de la Mesa del Parlamento de Canarias.

"Presunta absoluta indefensión"

También Ramírez incidió en julio en esta presunta situación de «absoluta indefensión» por no haber recibido notificaciones ni apercibimientos. No obstante, el fallo que decretó la expulsión del registro sostiene que Interior sí apercibió del procedimiento por incumplir la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos el 14 de enero de 2020, un apercibimiento que «fue recibido» por NC nueve días después, el 23 de enero.

El secretario de Organización de NC anunció ayer que utilizarán el mes de septiembre para acceder «al expediente judicial y administrativo» para poder analizar todo el proceso y con el objetivo de que se les permita reinscribirse «como Nueva Canarias».

Horas después de conocerse la rentrée en el Registro de Partidos, el portavoz en la Cámara autonómica de la formación nacionalista, Luis Campos, afirmó a través de un comunicado que NC afrontará el último periodo de sesiones de la legislatura como «el más importante de la historia del parlamentarismo en el Archipiélago» de la legislatura antes de las elecciones previstas para el 28 mayo. Entre otras cuestiones, por la proposición de ley que se remitirá a las Cortes Generales para exigir el cumplimiento del Régimen Económico y Fiscal.

A pesar de las restricciones que recoge la norma

Uno de los principales problemas a los que se enfrentaba Nueva Canarias (NC) tras la expulsión del Registro de Partidos era la pérdida del nombre, de la marca con la que la han identificado sus votantes desde su creación en 2005. «La denominación de los partidos no podrá incluir términos o expresiones que induzcan a error o confusión sobre su identidad o que sean contrarias a las leyes o los derechos fundamentales de las personas. Además, no podrá coincidir, asemejarse o identificarse, aun fonéticamente, con la de ningún otro partido previamente inscrito en el Registro, con la de algún partido integrante, como resultado de una fusión, de un partido inscrito cuando ello se encuentre acreditado por cualquier medio de prueba válido en derecho, o con la de algún partido declarado ilegal, disuelto o suspendido por decisión judicial». A pesar de la existencia de un supuesto que imposibilita repetir denominación, las especiales características del caso han llevado a Interior a no plantear problemas con el nuevo nombre. | J. G. H.

Compartir el artículo

stats