Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En busca del francotirador

En los dos últimos cursos, el Granca pierde la figura del triplista especializado | John Shurna coge el relevo de Marcus Eriksson

John Shurna realiza un lanzamiento a canasta durante el partido que enfrentó al Granca con el Manresa en el Arena. | | CBGC

John Shurna realiza un lanzamiento a canasta durante el partido que enfrentó al Granca con el Manresa en el Arena. | | CBGC

«Raza blanca, tirador». Esa asociación de virtudes con el color de piel de los jugadores que hacía el narrador de baloncesto por antonomasia de España, Andrés Montes, ha sido una constante en la confección de las plantillas del Gran Canaria en las últimas décadas. Por norma, en el conjunto insular siempre hubo un killer al que darle el balón para que se jugara los tiros exteriores. Salvo en los dos últimos años, en los que la figura del triplista especializado ha estado en entredicho.

Por las filas claretianas han pasado jugadores con instinto asesino desde la línea de tres de la talla de Jason Klein, Jaycee Carrroll, Ryan Toolson, Kyle Kuric o Marcus Eriksson, el último francotirador del que gozó la hinchada claretiana a cada triple que dibujaba en el aire con la camiseta amarilla.

Pero desde la pasada temporada, en la que el tirador sueco abandonó el barco del Herbalife para tomar rumbo al Alba Berlín, tanto la pizarra de Fotis Katsikaris como la de Porfirio Fisac rara vez han dibujado acciones en las que le llegara el balón a un jugador exterior para que lanzara de tres.

El testigo del jugador fiable para que actúe como amenaza exterior y abra las defensas rivales lo ha cogido John Shurna en estas dos campañas. El ala-pívot, recién renovado por dos temporada más en la entidad claretiana ha copado la estadística de mejor porcentaje de tiros de tres en sus dos años defendiendo la camiseta amarilla.

Si esta temporada firmó un 44% por ciento con un promedio de 2,5 triples lanzados en sus 36 partidos jugados en las dos competiciones –Liga Endesa y Eurocup–, los siguientes efectivos en fiabilidad fueron Stan Okoye y Matt Costello, con un 40% lanzando casi 4 triples por encuentro; y AJ Slaughter y Sean Kilpatrick, con un 39,5%, en 4,4 lanzamientos y 3,5 de promedio respectivamente.

Esta muestra refleja que la última temporada la plantilla se repartió el pastel. Tanto como para que en la Eurocup batiera el récord de triples anotados en un partido, con 19, ante el Promitheas; además de los 16 que le metió al Bursaspor por dos veces.

La temporada pasada, Shurna también fue el hombre más fiable desde lejos, con un 47% en los 2,4 triples que lanzó de media. Seguido por Xavi Rabaseda, con un 40,5% en 2,1 intentos por encuentro; Beirán, con un 40% en 3,2 triples; además de Demonte Harper, que fue el que más lanzó por partido, con 4,6 triples, para un 37%; y Omar Cook, con un 36%.

Temporadas atrás quedan las dos en las que Eriksson registró el mejor porcentaje con 45% y 44%; y las tres seguidas de Kyle Kuric, concentrando 5,5 triples por encuentro para un 40, 45 y 39%, escalonado desde la temporada 2016-17 hasta la 2014-15, cuando llegó a la Isla.

Compartir el artículo

stats