Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrew Albicy y el camino hasta Granada

La pelea por la Copa del Rey se recrudece para el Granca, que se derrama sin su base

14

El Granca revive al Burgos (82-89)

Nunca es fácil llegar a la Copa del Rey de baloncesto. Y este año, la pelea por estar en el trofeo por excelencia de la ACB cumplirá con la tradición: quedar entre los ocho primeros en la vuelta de apertura de la Liga Endesa tendrá que sudar de lo lindo. Basta con ver qué le ha pasado al Granca en las últimas jornadas porque algo que parecía estar a mano ya no lo está tanto. Una preocupación que viene agarrada de más problemas, escenificados en la figura de Andrew Albicy y su lesión, con pronóstico de baja para dos meses.

Las dos derrotas que ha sumado el CB Gran Canaria, unido a los resultados que han ido cayendo a la par, dejan la pelea por la Copa del Rey en un auténtico atasco. El Granca cuenta con un balance de 7-5 para ser octavo, el mismo balance que UCAM Murcia, Valencia Basket y Baxi Manresa, el próximo rival de los amarillos. Por encima, el Joventut con 7-4 y un partido pendiente ante el Breogán, aplazado por un brote de covid en los gallegos, que esta semana tampoco jugaron ante el Bilbao Basket, esta vez por problemas con los cronómetros en la pista del club vasco.

Desde el Lenovo, tercer clasificado, al Andorra, decimosegundo, hay tres victorias de diferencia. En medio, equipos que tienen la Copa entre ceja y ceja como el Unicaja y el Baskonia, que han recuperado sensaciones y resultados en las últimas semanas (6-6). Un peligro al alza para el Gran Canaria, al que le quedan cinco partidos para cerrar la primera parte de la temporada regular. Su punto a favor: tres partidos en casa contra Manresa, UCAM y Obradoiro; fuera le quedan las salidas a Bilbao y Valencia, donde ya ganó en la Eurocup. Pero la Liga Endesa es otra historia.

Para complicar la historia, el Granca es el único de esta parte que pelea entre la nobleza con una diferencia de puntos negativa (-3). Otra barrera.

En todo esto, al Granca le ha surgido un problema serio: la baja de larga duración de Andrew Albicy. Reclamado por la Federación Francesa de Baloncesto, el base galo acudió a las ventanas FIBA, clasificatorias para la Copa del Mundo de 2023. El plan era que pasara la revisión y volviera a casa, pero Albicy y Francia probaron con fuego real. El resultado fue tremendo para el Gran Canaria de Porfirio Fisac: rotura y dos meses fuera de circulación.

Al Granca no le ha ido demasiado bien sin Albicy. De la última tanda de partidos, el cuadro claretiano solo ha salvado el partido en casa contra el Baskonia, donde el base apenas pudo estar un par de minutos en pista. Ese día, el Gran Canaria solventó la papeleta, pero ante el Lenovo Tenerife –con los problemas de covid presentes en los amarillos– y el Hereda San Pablo Burgos, el Granca se derramó sin su único ‘uno’ puro, clásico de la plantilla.

Al inicio de la temporada, Albicy pasó por problemas físicos que atrasaron su puesta a punto. Le costó. No estuvo contra el Fuenlabrada y el Granca ganó; no estuvo contra el Barça y el Granca perdió; estuvo frente al Unicaja unos minutos y el Granca ganó; y volvió en todo su esplendor contra el Joventut y el Granca firmó uno de sus mejores partidos del año, con 16 puntos del base.

Ahora al equipo de Porfi Fisac se le cruza el Rathiopharm Ulm en la Eurocup mañana (20.00 horas). Una especie de oasis para el Granca, que no tiene que desplazarse esta semana, en una competición donde marcha líder del grupo B.

Compartir el artículo

stats