Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Besos zanahoria

Grace Coddington, que quizás sea la gran desconocida de la revista Vogue. Todo el mundo la recuerda como la pelirroja del documental sobre la realización del número de septiembre de Vogue América

Besos zanahoria

Besos zanahoria

Lo primero de todo! ¿Qué tal me visteis de jurado en la Gala Drag del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria? ¡He recibido felicitaciones de media Europa por mi aparición! Quiero agradecer antes de nada a Juan Vidal por el fabuloso outfit que me dejó para el evento.

Y ahora ya nos ponemos con ella, Grace Coddington, que quizás sea la gran desconocida de la revista Vogue. Todo el mundo la recuerda como la pelirroja del documental sobre la realización del número de septiembre de Vogue América pero es ella además la gran estilista que hace esas editoriales y portadas fabulosas, obviamente bajo la supervisión de Anne Wintour, por supuesto.

Sé bastante de ella porque fue de las primeras estilistas por las que me empecé a interesar cuando aterricé en el mundo de la moda. A quienes, como a mí, les interese este mundo de la moda os recomiendo sin falta que ojeéis su libro biográfico: Grace Coddington: Una vida en Vogue.

Nació en Londres, en la década de los 40, así que debe tener más de 70 años nuestra protagonista del mes de marzo. Su libro biográfico tiene ese nombre porque prácticamente ha pasado toda su vida laboral en ese magazine, del cual también cuenta en su libro muchas intimidades y además de sus colegas se pronuncia sobre grandes artistas de la talla de Lagerfeld, Mert and Marcus, el fallecido Alexander McQueen, Richard Avedon, etc...

Quise y tuve la necesidad de hablar sobre ella en este artículo por varias razones, una de ellas porque ha finalizado su "vida en Vogue" por decisión propia. Según ella "seguiré trabajando para la revista pero alternando con otros trabajos". Supongo que estará harta de estar tantos años a las órdenes de Anne.

O quizás ya no era feliz y no disfrutaba con su trabajo, y cuando llega el momento en el que no disfrutas con tu trabajo tampoco haces disfrutar a los demás. Así que me parece una buena decisión por su parte si es por cualquiera de estos dos motivos.

Bajo mi humilde punto de vista siempre he visto en sus editoriales que nos quiere enseñar lo real empleando la fantasía. Es una mezcla muy difícil de lograr pero ella siempre lo consigue. Y es una combinación perfecta: un sueño real, algo a lo que puedes aspirar pero con fantasía cinematográfica.

Lo que no siempre consigue es que su jefa introduzca todas las fotografías, como vimos en el documental de Vogue. Siempre desecha las que tienen demasiado negro, cosa que a Grace le fastidia porque al contrario que le sucede a Anne ella adora el negro, la oscuridad y la sobriedad.

Es una de las pelirrojas más famosas del mundo de la moda, un fashion-ICON en toda regla. Su carrera empezó como modelo. Era preciosa, alta, piel muy blanca y cabello color zanahoria. Según nos cuenta en su biografía, cuando despegó su carrera como modelo ellas mismas tenían que peinarse y maquillarse para los desfiles y las sesiones, todo un reto que no todas superaban. Ella lo hacía de escándalo. Después de unos años triunfando y haciendo todo tipo de portadas tuvo un fatídico accidente que le afectó al rostro. En ese mismo instante ya no se veía bella y dejó el puesto a sus sucesoras pero empezó a dedicarse al estilismo y la dirección artística, hasta el día de hoy.

Los meses que estuve en Nueva York, recuerdo pasearme por la sede de Vogue por si me la encontraba. Amigos comunes me dicen que es muy fácil verla. Que es muy humana y no requiere de chófer ni taxis. Ella va en metro o andando. Nunca hubo suerte. Algún día me la encontraré y os mostraré nuestro #selfie.

Es además una apasionada del mundo animal, sobre todo de los gatos. ¡Dice tener muchos! Y vive con su marido y sin descendencia. Es feliz así, dedicada a sus animales, su marido y sus amigos? y a ser la mejor en lo suyo.

Seguro que Grace nos seguirá dando grandes portadas, sea o no sea en Vogue. Muchos besitos para ella, Miss carrot! ¡Y otro muy fuerte para vosotros los que me leéis cada mes!

Por último, no me puedo despedir sin decirle adiós a David Bowie. Si alguien ha sido moda y moderno y nos ha abierto camino a muchísimas y muchísimos seres extraños, como yo y vosotros, mis lectores, ése es el de Brixton. Descansa en paz, my hero.

Compartir el artículo

stats