Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Un palacio en el corazón de Vegueta

7

Un palacio en el corazón de Vegueta

El Conjunto Histórico de Vegueta, el casco antiguo de Las Palmas de Gran Canaria, atesora una amalgama de estilos arquitectónicos que van desde el gótico hasta el neoclasicismo, repartidos entre centenares de edificios que conforman, junto al barrio de Triana, la primera ciudad realenga del Archipiélago y entre cuyas construcciones destacan algunos de los palacetes que, como el de este reportaje, construido en el siglo XVIII, está incorporado en el Catálogo Histórico-Artístico de la capital grancanaria por su belleza, su singularidad y, también, por su excelente estado de conservación.

Dotado de 12 habitaciones, este caserón de fachada de piedra con balconada y grandes ventanales tiene una superficie útil de 1.260 metros cuadrados, que ocupa un terreno de 522 metros en una de las arterias más señoriales del casco histórico.

Dividida en tres plantas, esta construcción se diferencia mucho, y de ahí su especial encanto, de las habituales casonas que ocupan este barrio, casi en su mayoría de una o dos plantas con patio abierto al resto de las habitaciones, un recurso que popularmente se conoce como patio canario. En ese sentido destacan, por ejemplo, los edificios históricos de la calle de Los Balcones, que son una clase magistral de la evolución de la arquitectura en Canarias desde el siglo XVI hasta el XIX. Abundan los elementos góticos, renacentistas, neoclásicos y mudéjares. Por su calidad y estado de conservación hay que destacar la portada renacentista de la Casa Mendoza (c/ Balcones, 15) y la Casa Móxica (c/ Balcones, 9), que son dos de los mejores ejemplos de Casa Patio de la ciudad.

La Casa Westerling, en la plazuela de San Agustín nº 3, es otro magnífico edificio del siglo XVII que hoy es la sede del Colegio Oficial de Abogados de Las Palmas.

Pero los frescos, el artesonado de los techos y paredes y los materiales, madera y mármol, además de exquisitas vidrieras, con los cuales se ha construido este palacio convierten este inmueble grancanario en una joya no sólo por su continente sino también por su contenido. Colecciones de armas antiguas, pinturas murales, tapices, alfombras y cortinajes, además de un mobiliario fabricado a medida para cada estancia, confieren al conjunto un aspecto que quizá sea más propio de los palacios británicos o franceses de la época que de una vivienda localizada en las Islas Canarias, donde, no obstante, hay que reconocer la influencia que, a raíz del comercio y un incipiente turismo, las islas han recibido históricamente desde estos puntos de la Europa continental.

El fantástico palacete de Vegueta se utiliza en la actualidad para celebrar exclusivos eventos privados.

Compartir el artículo

stats