Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escapada de...Abel López, coctelero

Del Malecón al Faro de Bajamar

"En Bajamar, La Cofradía sin duda con su pescado fresco, productos de calidad y su gran servicio. En La Punta, la terraza de Altagay, una buena comida y unas vistas para acertar siempre", afirma

Del Malecón al Faro de Bajamar

"Este rincón es para mí de los más bonitos, pero sobre todo de lo más canario de la Isla". Nació en Cuba, entre los sonidos, sabores y colores de La Habana, su malecón y su mar, quizás por eso se siente atraído también por otro mar, el que da identidad y fuerza a la zona de Bajamar en Tenerife. Abel López es maestro de la coctelería, una profesión que "comenzó un poco de rebote ya que por ser cubano todos daban por hecho que sabía hacer mojitos y daiquiri y yo no tenía ni idea así que tuve que aprender". Y lo que empezó por obligación se convirtió en una pasión que lo ha llevado a ser una referencia en el universo bartender en Canarias en el que cada vez hay más oferta pero sobre todo más calidad. No hay un evento o un local que quiera marcar la diferencia que no cuente ya con él y su sello personal y magistral a la hora de combinar bebidas, técnica y creatividad. Abel lo hace todo y todo bien. No se limita a repetir las fórmulas y recetas clásicas de aquellos cócteles que son icónicos, sino que los recrea, los renueva y les aporta su energía, la de un hombre curioso que cree en la necesidad de que un buen cóctel debe ser una mezcla perfecta entre sabor y sorpresa. Llegó a Tenerife en enero de 2005 y cuando visitó por primera vez la costa de Bajamar y Punta del Hidalgo, la imagen del mar del norte de Tenerife lo cautivó, "los pueblos de esa zona, sus gentes, la fuerza de las olas: ese día decidí hacer mi vida aquí para siempre". Como buen cubano, Abel maneja el ron como nadie y lo seduce con nuevas combinaciones, porque cree que la coctelería no tiene límites y debe siempre despertar nuevas experiencias en los paladares. Fuente inagotable, calma su sed creativa y su ritmo frenético de trabajo escapándose al Faro de Bajamar, "donde encuentro tranquilidad naturaleza salvaje, montaña , caminos de tierra, costa de rocas, buena comida canaria y el mejor atardecer de la Isla".

Compartir el artículo

stats