Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Placer por las nubes

El Hotel Bahía del Duque, en Tenerife, celebra sus bodas de plata con una propuesta gastronómica a 30 metros de altura solo apta para paladares exigentes pero, sobre todo, aventureros

Cenar a 30 metros de altura

No todos los días se cumplen las bodas de plata. El Hotel Bahía del Duque en Tenerife celebra 25 años siendo un referente nacional en la calidad y exquisitez en la atención y servicios para el disfrute de sus huéspedes. Entre los eventos organizados destaca por su innovación y singularidad el Dinner in Bahía´sSky. Si siempre es un placer disfrutar de las creaciones y elaboraciones de reputados chefs, hacerlo en una mesa suspendida a más de 30 metros de altura le añadió un ingrediente extra a esta experiencia que tuvo lugar el pasado fin de semana. Para Michel Burgio, director de Alimentación y Bebidas del Hotel Bahía del Duque, "nuestros huéspedes y visitantes vienen buscando una experiencia memorable en un entorno idílico. A través de Dinner in Bahía´sSky sumamos estos dos elementos en una aventura gastronómica". En cada uno de los ascensos, un número reducido de 22 comensales tuvieron la oportunidad de disfrutar de esta experiencia que es pionera en Canarias.

En el primer ascenso los comensales disfrutaron de un desayuno y más tarde, en el aperitivo, la degustación de champagne y caviar. El almuerzo fue placer entra las nubes elaborado por el equipo del restaurante Nub de La Laguna, que cuenta con una estrella Michelin. Por la tarde y para continuar con esta experiencia de altos vuelos, el coctelero Abel López impartió un taller que finalizó con una degustación. Con la llegada de la noche, una velada de estrellas en la que los asistentes pudieron disfrutar de la profesionalidad y la maestría del equipo de cocina de Kazan, con una estrella Michelin o una cena al estilo francés elaborada por el chef de La Brasserie, Pierre Résimont, que cuenta con dos estrellas. Elaboraciones de alta cocina a 30 metros de altura para compartir mesa con un invitado especial: el cielo de Tenerife.

Compartir el artículo

stats