Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Vicio

La cineasta Alba González de Molina Soler

"Me gusta recibir estímulos que despierten desde la parte más racional e intelectual, hasta la más emocional y visceral. Tiro de ahí para luego construir", dice esta canaria que ya ha rodado dos largometrajes con sólo 30 años

La cineasta y docente grancanaria Alba González de Molina Soler durante un rodaje.

La cineasta y docente grancanaria Alba González de Molina Soler durante un rodaje. Yon Bengoechea

Inicios. “Mi intención de pequeña no era ser cineasta: quería ser escritora. Pero al llegar la edad en la que tenía que elegir, opté por una carrera abierta y creativa. Me inicié en el cine cuando mis amigas y yo decidimos hacer nuestro primer largometraje. Estábamos en 3o de carrera de Comunicación Audiovisual y abandonamos las clases casi literalmente por reuniones infinitas para elaborar la preproducción del documental. Fue terminar el año académico y salimos en furgoneta a rodar”.

Estilo. “Me interesan los temas sociales y pongo el foco en la mujer y en la naturaleza. Por ahora, tanto los documentales que he realizado como mi primera película de ficción giran en torno a mis preocupaciones actuales. Y creo que también son el reflejo de lo que está sucediendo a nivel mundial. Se podría decir que hago documentales de corte social y películas de ficción que se podrían encasillar como dramas intimistas”.

Referentes. “Puedo hablar más de películas sueltas que de directores concretos. Soñadores, de Bertolucci, Una pastelería en Tokio,de Naomi Kawase, Dans La Maison, de François Ozon o el perturbador mundo de David Lynch”.

Dificultades. “Las mujeres lo tenemos más difícil en el cine y en todo en la vida. Parece que el cine está filmado por hombres y que cuando una mujer hace una película hay que subrayar ese hecho como si se tratase de un subgénero: cine de mujeres, hecho por mujeres, la mirada femenina... Pero no sólo tenemos ese problema: en todas las fases de producción encontramos taras por el hecho de ser mujer que se traducen en menos presupuestos y salarios, menos pelis hechas por mujeres seleccionadas en festivales, menos premios...”

Consumidora. “Claro que veo cine. Aunque también por rachas. Cuando tengo más tiempo me gusta ir todos los lunes al Monopol o verlas en Filmin”.

Rodajes. “Sobre rodajes en Canarias creo que hay que impulsar mucho más al audiovisual canario para que esto no se convierta en la India de los textiles”.

Docencia. “Soy monitora en Cinedefest, un Festival de Cine Educativo creado por el director tinerfeño David Cánovas. Es un acierto y muy necesario el poder educar desde lo audiovisual”

Viajes. “No hace falta irse lejos para estar en sitios increíbles: La Gomera o Lanzarote. En el extranjero, Marruecos, Portugal u Holanda”.

Lectura. “El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura y La muerte del comendador, de Murakami”.

Comidas. “Toda la éxotica y especialmente la picante”.

Futuribles. “Me gustaría llevar a la pantalla la historia de mi abuela”.

Compartir el artículo

stats