Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exposiciones

El espíritu africano de Dámaso

Casa África muestra la vinculación del artista grancanario con el continente vecino en dos salas a través de dibujos, esculturas, tótems, máscaras o lienzos

El espíritu africano de Dámaso

El espíritu africano de Dámaso

Pepe Dámaso siempre ha tenido presente en su obra al continente africano. Y ha sido de una forma natural, por sus inquietiudes personales y conexiones familiares. La exposición Pepe Dámaso-África, que se inaugura hoy, a las 19.30 horas en Casa África, reúne dibujos, esculturas, totems, máscaras y lienzos que plasman esa faceta del artista nacido en Agaete. Un modo, además, de conmemorar el Día de África, el próximo 25 de mayo, y la creación de la Unión Africana, en una muestra que estará abierta al público hasta el 7 de agosto.

"El viaje que hice a Senegal en 1966, me marcó profundamente", señala el artista. "Fui de los primeros que trató las inmigraciones. Aunque desde niño, en Agaete, sobre todo en la parte oriental, yo notaba que había un sentimiento negroide hacia el continente". El artista grancanario viajó por primera vez a Dakar con motivo de la celebración del Primer Festival de Artes Negras, donde fue el único representante español, y donde se dieron cita la mayoría de los representantes de la negritud del momento como Duke Ellington. Ahí tomó cuerpo su compromiso con África y lo africano, a pesar de que había abordado temáticas de este tipo desde el año 1955. Y recibió la visita de la actriz Marpesa Down, la protagonista delfilme Orfeo Negro (1959), a quien el artista le dedica un cuadro de la exposición.

Objetos, collage, pintura matérica y toda una serie de técnicas y obras que incorporan materiales como hojas de platanera, cuero, arena volcánica o incluso espejos, aparecen distribuidas por las diferentes salas. Títulos como Negro cárcel (1997), las series Crucifixión Negra (1966), Tragedias Atlánticas (2000) y Máscaras-Papahuevos y los cuadros Espejo de paciencia (1996), Feto (1997) y Caracoles (1997), siguen siendo algunos de los ejemplos más claro de esa vinculación del artista. Una de las salas expositivas se consagra a una veintena de dibujos en gran formato, fechados en 1984 y que se concentran en el estudio del cuerpo masculino africano con la raza negra. En ese lugar, el artista leyó, visiblemente emocionado, un poema del político y escritor Senghor que empieza con las palabras Camarada, más allá de tu piel tostada.... A continuación, Dámaso denunció que Canarias siempre le ha dado la espalda a África. "Canarias ha estado de espaldas política y socialmente, pero el futuro de Canarias está en África. Además, el cosmopolitalismo de Canarias está reflejado en el parque de Santa Catalina, con todo su colorido". Dámaso recordó su reciente estancia en el hospital. "Fue una experiencia muy dura, pero siempre reconforta ver cómo trabajan los enfermeros del Negrín. Yo siempre digo que moriré con las botas puestas o con los pinceles en la mano". El artista también quiso denunciar lo desatendida que está la cultura "con tantos partidos políticos".

El comisario de la exposición, Orlando Britto, recordó que la exposición recoge desde sus primeros momentos del año 55 en donde se muestra también la mitología canaria con los rituales de los esclavos africanos que hubo en Canarias y nuestros aborígenes. Britto asegura que la selección ha sido complicada, puesto que en la carrera de Dámaso hay constantes referencias a África con títulos como Mango negro (1984) y Homenaje a Senghor (1989). El comisario subrayó la relación del artista con el mundo de la literatura y su importante faceta fotográfica. "En Harlem fotografió a afroamericanos en Nueva York. Y hay pendiente un estudio suyo como fotógrafo". Britto recordó finalmente que en 2016 se cumplirán los 50 años de su presencia en territorio africano".

Compartir el artículo

stats