20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El verso contra la mordaza

Músicos, editores y productores canarios condenan las penas de cárcel a los raperos Valtonyc y Hasél

Raperos unidos en la antigua cárcel Modelo de Barcelona en el vídeoclip 'Los borbones son unos ladrones', en solidaridad con Hasel y Valtonyc.

Raperos unidos en la antigua cárcel Modelo de Barcelona en el vídeoclip 'Los borbones son unos ladrones', en solidaridad con Hasel y Valtonyc. LA PROVINCIA/DLP

Enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas, y una condena de tres años y medio. Estos son los cargos que le imputa la Audiencia Nacional, y ratificados por el Tribunal Supremo, al rapero Valtonyc, el alias del mallorquín José Miguel Arenas Beltrán. Valtonyc optó por huir de la justicia lejos de España, y otro rapero, Pablo Hasél, fue igualmente condenado a prisión, dos años y un día de cárcel y 24.300 euros de multa, por entender la autoridad judicial que las publicaciones en su perfil de la red social Twitter, en las que ensalzaba a miembros de las bandas terrorista ETA y Grapo, eran constitutivas de delito de enaltecimiento de terrorismo e injurias y calumnias contra la Corona y otras instituciones del Estado. Ayer jueves y con motivo de la celebración del Día de la Música, profesionales de Gran Canaria y Tenerife vinculados a la edición y producción musical, y artistas de distintos estilos se prestaron a valorar el alcance de esta mordaza a la creación, y si asistimos a una regresión cultural y una nueva ola de censura.

Valoraciones todas ellas de distinto signo que tienen en común el rechazo a este tipo de actuaciones, que se han venido repitiendo desde los años de la Transición, y que de manera alguna van a cambiar las formas de denunciar lo denunciable. En este textom no solo afloran los nombres de los mentados Hasél y Valtonyc, sino que el relato mira hacia atrás, a los episodios ligados a la generación del llamado rock radical vasco, a los problemas que han tenido que sortear por su actitud y mensaje bandas canarias como los tinerfeños Guerrilla Urbana, el veto a los conciertos de formaciones como Soziedad Alkohólika, la condena a César Strawberry, de Def Con Dos, o el reciente suceso de Evaristo Páramos, ex vocalista de La Polla Records y ahora con Gatillazo, por insultos a la Guardia Civil.

Gonzalo MartínezMúsico

"Es una manera de hacer callar a las voces críticas"

"El objetivo no es encarcelar a esta gente sino acojonarnos al resto", explica Gonzalo Martínez, guitarra la banda grancanaria Malformaciones Kongénitas. En su opinión, estas actuaciones judiciales son "una manera de hacer callar las voces críticas, y por mucho que nos digan que las cosas han cambiado, sólo hay que ver una cosa, la mayoría de estas condenas vienen de la Audiencia Nacional desde que gobernaba el PP, bien sean músicos, periodistas,...Y esto no es nuevo, y a Evaristo [La Polla Records] lo han detenido muchísimas veces, y mira la que se montó con la última". Asegura Martínez que "ahora se amplifica mucho más por el efecto de las redes sociales, hay gente muy interesada que sea así con la única intención de acallar al resto". Lejos de aminorar la marcha y cuidar el lenguaje, ante esta situación "nosotros no nos vamos a cortar ahora", señala respecto a su banda Malformaciones Kongénitas. "Llevamos con esto 30 años y lo hacemos desde el corazón, y con nosotros no lo van a conseguir. Y es que "Valtonyc, Pablo Hasél, esta gente musicalmente no aportan nada, la realidad es la que es. No digo que ellos lo hayan buscado. Todo al que se sale del redil, van a por él".

Jonathan DelgadoEditor

"La ley se usa para amordazar los pensamientos"

Jonathan Delgado es el responsable de la disquera y sello literario tinerfeño Los 80 Pasan Factura, y sostiene que "esto siempre ha existido, le ha pasado a bandas como Guerrilla Urbana, Soziedad Alkohólika, también y con anterioridad en los 80 le pasó a Eskorbuto con las letras sobre ETA, a Kortatu y a Negu Gorriak por sus letras". Explica Delgado que "lo que pasa es que como yo vengo de un mundo en el que las letras es la base importante en la que se sustenta mi ideología, entonces lo veo normal y habitual". Subraya el editor que "las reacciones las veo lógicas también, porque la ley en este sentido es muy ambigua, y se utiliza precisamente para amordazar los pensamientos cuando estos se hacen públicos. Se permite pensar, pero lo que no se permite es difundir determinados pensamientos, y sobre todo, lo que no se permite es señalar determinados males, y sus posibles alternativas y soluciones, y aunque parece agresivo decir que esto es normal, no estoy diciendo ni que sea justificable ni deseable ni justo, pero si es lo habitual dentro de este régimen, dentro de la definición de democracia". A este respecto, recuerda una campaña en apoyo a Sociedad Alkohólika "que Guerrilla Urbana no firmó, porque decían que llevaban con esto mismo desde 1981". Puntualiza Delgado que "soy contrario a todo esto, pero entiendo que es una parte del juego, y una de las partes del juego que se presenta para demostrar que hay un problema, y por supuesto que ellos no quieren dar las soluciones". Quien incumple la ley, que se atenga a las consecuencias, pero con matices. El editor apunta que "siempre he sido como el abogado del diablo, y si la ley es así, que se aplique, a estos músicos y al resto de los que cantan sobre eso. Yo al día puedo escuchar una docena de canciones denunciables, bajo ese prisma de censura, de buena moral". Y no solo se habla en este contexto de mordaza del punk y del rap, ya que "en el momento que metan preso a un reguetonero por decir Te quiero reventar la boca, también estaré en contra. Esto no es una cuestión de estilos, es una cuestión ideológica, y como decía, en democracia se es libre a condición de no ejercer esa libertad". De igual manera, Delgado deja claro que "lo que no se puede tampoco es criticar a gente como Valtonyc o Hasél que ahora sean más populares por estos hechos. La criminalización de determinados estilos musicales si está instrumentalizada, y no voy a aprovechar para iniciar una caza de brujas contra el regaeton, no lo voy a hacer, pero me preocipa por qué no se hace. ¿En el momento que el sistema te permite ser antisistema, qué te queda? Nada. Es una locura que alguien vaya a prisión por esto, pero el tema se está enfocando hacia otro debate que se está ocultando, que es el de la prisión permanente revisable". Llama la atención, según Delgado, que "ahora resulta que los jueces son críticos del arte, y yo creo que en el arte está permitido cagarse en dios y cagarse en los jueces, y si no está permitido, llamemos esto de otra manera".

SaoT STProductor y realizador

"¿Autocensura? Esto no va a silenciar a nadie, al contrario"

SaoT ST es el hombre del hip hop en Gran Canaria. Dj, productor, realizador y promotor, su pulso se encuentra en la zona noble del rimadero nacional, y no hay artista de la escena que no se ponga en sus manos. Ayer desde su estudio reflexionaba en voz alta de este asunto. "Lo primero es que esto lleva pasando desde hace tiempo. En 2001, Violadores del Verso tenían un tema en el que insultaban al rey y criticaban a España. Había otro grupo de hip hop que se llamaba Pacto entre Castellanos que cantaba Puta España. El problema es que las nuevas generaciones que siguen corrientes musicales como el hip hop tiene más presencia en todo tipo de actos, es decir el rap llega a una masa increíble a través de los distintos medios de comunicación, y esto es lo que les molesta, que estén despertando conciencias". Según el productor grancanario, el medio, los canales de distribución, son más peligrosos que el propio mensaje. "Antes no tenía tanta presencia y ahora si, y es lo que está pasando. De todas formas, esto sólo ocurre en España. En Estados Unidos, por ejemplo, hay muchísimos grupos de hip hop que critican a Donald Trump, caso de Snoop Dogg, que es alguien muy relevante, y no ocurre absolutamente nada". Asegura SaoT ST que "estas cosas, creo que al final nos benefician, porque hablamos de un público que se escapa del rap, y al final resulta que el rap está teniendo una mayor presencia, sobre todo cuando cada uno se encuadra en su género, y el mensaje va más allá de la cápsula en la que estamos metidos todos los que nos gusta el hip hop. ¿Qué va a pasar? ¿Autocensura? Esto no va a callar a nadie, todo el mundo va a seguir diciendo lo que piensa".

Arístides MorenoMúsico

"Los castigos son completamente desproporcionados"

Arístides Moreno es un cantante de verbo fácil. El grancanario manifiesta, ante los episodios de censura y condena que "la percepción que tengo ante esta realidad es que es absurda, no tiene sentido alguno, y en cierta manera estamos viviendo algo manifiesto de algo que se hacía de manera camuflada, porque antes se hacía y recibíamos presiones desde distintos frentes y de diferentes formas y maneras. Y a lo que se ha llegado, creo que está fuera de lugar". Moreno se muestra en contra de "la manera de reivindicar las cosas, yo no lo haría así de ninguna de las maneras, y creo que los castigos son completamente desproporcionados, y lo que se está viendo es para que la gente se acojone y no hable: si dices esto, ya sabes lo que te va a caer". La censura no cabe en su vocabulario. "Siempre digo lo que pienso cuando canto, y lo hago sin ofender a nadie. Esto es por mi forma de ser y mi carácter, y a veces hay que cortarse un poco también, y de alguna manera empiezas a censurarte tu mismo, que es una putada. Y esto ocurre también en las redes". Tampoco le sorprende tanto ruido mediático sobre las letras y sus delitos. "Si es cierto que lo que se está viendo ahora es lo que se viene haciendo de manera soterrada desde tiempo atrás. Ahora lo han puesto de manifiesto. Dentro de la entropía social que estamos viviendo ha aparecido el lado más facha y rancio, que reacciona de esta manera a toda la libertad previa que había antes, y digo libertad de aquella manera, y entonces este es el castigo que estamos percibiendo ahora".

Txowie SosaCantante

"Las cosas que decimos en los discos serían denunciables"

"Lo artístico nunca debe de judicializarse, porque los hechos artísticos ya son cosas hermosas de por sí, y aunque no te guste hay que respetarlo", sentencia Txowie Sosa, vocalista del grupo tinerfeño Las Ratas. "Todo esto me parece un disparate, afecta muchísimo en la manera de componer y de hacer las cosas. En el último videoclip nuestro T erroristas en tu Barrio [del disco Spanish Bukkake ] en la parte final de la matanza queríamos poner a Rodrigo Rato, a Emilio Botín, y consultamos con un abogado, y nos dijo que ni se nos ocurriera, que como alguien lo viera y decidiera ir contra nosotros, nos íbamos a comer un buen marrón". El vocalista admite que "yo a Valtonyc no lo conocía, y a consecuencia de todo esto ahora lo conocemos todos, y se utilizan esas cosas en favor de uno. Y a veces te dices que por qué no te inventas una denuncia de este tipo, por ejemplo, para coger la fama que no tienes, eso que tanto nos cuesta desde Canarias". La coyuntura actual no afecta al devenir de Las Ratas. "Musicalmente, estos hechos no nos cambian la vida, pero uno se corta. Las cosas que decimos en los discos serían denunciables, pero estamos en Canarias y no nos escucha nadie [risas]. Mejor, porque nos ahorramos todos esos problemas judiciales, o peor, porque seguimos aquí después de 25 años. El caso, y al margen de esto, es que uno se plantea tocar o no ciertos temas y expresiones a la hora de hacer las letras, que no ocurría antes, pero que ahora es necesario cuando por ejemplo te refieres a la comunidad LGTB, las mujeres u otros colectivos por no herir sensibilidades. En la medida de la posible hay que intentar no propiciarlo entre los jóvenes porque es lo mejor para la sociedad. Y en cuanto a la política, es fundamental seguir dándole candela".

Óscar SaturnoMúsico

"Una institución obsoleta merece las injurias"

Óscar Saturno es la mitad del dúo Malaspecto. "Todo esto me parece mal y creo que es una actitud represiva. Ahora cuando no hay terrorismo es cuando más penas hay por enaltecimiento del terrorismo, por ejemplo. Luego, las injurias a la Corona. Vamos a ver, es una institución totalmente obsoleta y lo menos que se merece son injurias, y les va en el sueldo. Una institución obsoleta e inútil". Saturno argumenta que "fueron los reyes a visitar a Trump y no dicen nada de los niños que los tienen en jaulas separados de los padres. Lo que persiguen es siempre lo mismo, y la propia Audiencia Nacional es una herencia franquista y están siempre detrás de los que tienen unas ideas más de izquierdas, mientras los fachas te los puedes encontrar en internet diciendo auténticas burradas y no tiene la repercusión de este tipo de cosas de las que hablamos. Y meterse con la Guardia Civil, la Policía, eso creo que también va en el sueldo, y tienen que asumirlo". Como músico, nada cambia. "Nuestra idea es seguir haciendo lo mismo que hasta ahora, y a lo mejor las referencias en las canciones son más sutiles, no decimos las cosas de forma tan directo, pero insisto que la gente debe de seguir diciendo lo que piensan, porque de lo contrario ganan los censores. Esto es una involución".

Compartir el artículo

stats