Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Daniel Abad Casanova

"El público debe ir a la música clásica como si fuera a un concierto de rock"

"El concierto está impregnado de una música festiva y danzable, que casa con la esencia del carnaval", afirma

El director Daniel Abad Casanova, junto a músicos de la Inegale Orquesta, en el Auditorio Alfredo Kraus.

El director Daniel Abad Casanova, junto a músicos de la Inegale Orquesta, en el Auditorio Alfredo Kraus. NACHO GONZÁLEZ

La Inegale Joven Orquesta celebra el primer concierto del año en el Auditorio con De Fiesta y un programa festivo, regado de ritmos y danzas latinoamericanas que tiene que ver con el carnaval.

El concierto está impregnado de una música muy festiva y danzable, que casa perfectamente con la esencia del carnaval. Yo creo que la música va a formar parte del carnaval como un elemento festivo más. Nosotros nos encontramos en septiembre, hicimos un concierto en el Auditorio, con un proyecto que se llamaba Fiesta, porque lo que queremos transmitir es que la música en sí es una verdadera fiesta que está para disfrutarla y sentirla. El concierto tuvo tanto éxito que pensamos que sería bueno repetirlo en la fiesta grande del carnaval en la ciudad. Sirve para poner la música clásica al servicio de la fiesta.

¿Cómo es la experiencia de trabajar con músicos entre los 13 y 22 años? ¿Es la oportunidad de profundizar en otro tipo de repertorios menos académicos?

La música sinfónica tiene que acercarse y abrazar a todo tipo de estilos, y para mí está siendo maravilloso trabajar con estos jóvenes músicos que creo que tienen algo. A veces, nuestro día a día en la música hace lo que vayamos perdiendo un poco, pero es la absoluta pasión y entusiasmo con los que estos jóvenes viven la música.Y ese entusiasmo me lo trasladan a mí, yo se lo devuelvo, y es algo que contagia a todo el público. Lo bueno es que no parece que el público vaya a acudir a un concierto de una manera pasiva, sino gracias al entusiasmo y trabajo de la Orquesta, y sobre todo, la ilusión que le ponen, llega un momento en el que parece una fiesta conjunta de músicos y público. El espíritu con el que estos jóvenes afrontan la música es algo que debe de permanecer y poner muy en valor. Está siendo un orgullo trabajar con ellos, a los que casi considero una familia musical, y bueno como digo la Inegale Orquesta pone en valor la formación, hacer que los músicos puedan integrarse en una orquesta sinfónica, con los valores que ello conlleva de convivencia, de tocar en grupo, en equipo, ver que lo que cada uno toca, por poco que sea, tiene mucho siginificado en el resultado global, y creo que la formación que se lleva en esta orquesta es una formación que sirve además de crecimiento personal y musical, y en ese sentido tengo que felicitar al equipo artístico de la orquesta.

El proyecto se puso en marcha en 2011 y usted ha sido testigo de la evolución de este grupo de intérpretes, con el que mantiene una singular familiariedad. ¿Cómo han crecido los músicos?

Este proyecto tiene varias partas que tienen que ver con el esfuerzo diario y empeño personal que pone el equipo directivo [de la Inegale Orquesta] con Javier Artiles, con Néstor y Arminda, con el esfuerzo, ese creer en el proyecto e involucrarse tanto estos años está dando sus frutos, sobre todo porque la felicidad se consigue cuando cada uno puede dedicar su vida a lo que más le apasiona, y a través de la música transmiten esta idea a los chicos. Su evolución es por un lado musical, por las capacidades muy buenas que tienen a pesar de su juventud, y una personal que se transmite a la hora de interpretar, una actitud que creo que siempre debería de estar presente en cualquier orquesta sinfónica.

¿Se logra romper la rigidez a la que asocia lo clásico y sinfónico para afrontar este concierto como una celebración?

Es una celebración de la música, y de la clásica en particular. La gente debe ir a un concierto de música clásica con el mismo entusiasmo que va a un concierto de rock o pop. La música clásica lo ofrece, y así lo transmitimos en este concierto.

Cada vez que se habla de música clásica, en todos los formatos posibles, se pone sobre la mesa la falta de público joven. ¿Qué percepción tiene de esta situación y qué se puede hacer para corregirla a medio plazo?

Hay varias cuestiones. El entusiasmo de estos músicos, por ejemplo, hace que atraiga a todo tipo de públicos, de todas las edades; después, en la música como en las artes, la juventud no es una cuestión de edad. Siempre digo que he dirigido a jóvenes músicos de todas las edades. El espíritu de estos jóvenes se debe trasladar a cualquiera, y estos proyectos hacen que la música clásica atraiga a nuevos público. Y en nuestra mano está presentar la música clásica con nuevos formatos, y no solo con la Inegale sino con cualquier orquesta.

Tras este concierto De Fiesta , que otros proyectos tiene con la Inegale, además de otros compromisos con la Sinfónica Municipal, de la que es el principal director invitado.

Con la Inegale Orquesta se funciona por encuentros. Yo estaré en éste, saben de mi disposición y mi voluntad para estar con ellos siempre que lo requieran, creo mucho en ellos y disfruto cada vez que nos encontramos. Y como dices, soy director invitado de la Banda Sinfónica Municipa de Las Palmas de Gran Canaria, y ello trabajando con ellos de una manera muy cercana en los dos últimos años, y éste tenemos proyectos muy interesantes. De hecho, el primero va a ser el 20 de marzo que actuará la Banda Municipal junto a Andreas Prittwitz y Antonio Serrano, dos músicos muy versátiles que se acercan a la música clásica y al jazz de la misma manera, y creo que va a ser un concierto que nadie debiera perderse. Y vendrán otros más, como el 1 de mayo que estaré con ellos en un encuentro internacional de clarinete; el 30 de mayo pondremos en escena el espectáculo Pieles; y también estaremos en el Temudas, y alguna sorpresa más.

Compartir el artículo

stats