Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Internacional de la Mujer | Arte

Ellas conquistan los museos

El sector artístico en España sigue marcado por la brecha de género, pero la presencia femenina aumenta en las colecciones de los centros

Ellas conquistan los museos

Ellas conquistan los museos

La mayor y más completa investigación realizada hasta la fecha sobre la desigualdad de género en el sistema del arte en España, publicada en diciembre de 2020, evidencia la presencia desequilibrada de mujeres y hombres en la oferta artística y cultural. En Canarias se reproduce el mismo panorama desigual y, en concreto, en Gran Canaria, el CAAM y la Casa de Colón siguen una política de incremento de la colección con perspectiva de género.

El pasado 2020, en el abismo de la crisis del coronavirus que arrasó el sector de la cultura y las artes en España, la brecha de la desigualdad de género sigue evidenciando un canon artístico androcéntrico que desplaza y silencia el papel activo de las mujeres artistas en el relato de la historia del arte.

Bajo el epígrafe Estudio sobre desigualdad de género en el sistema del arte en España, el pasado diciembre vio la luz la mayor y más completa investigación realizada hasta la fecha en España sobre la discriminación de género y la presencia desequilibrada de mujeres y hombres en la oferta artística y cultural, que se traduce en la escasa representación femenina en los museos, una mayor precarización de la situación de las mujeres que viven del arte y la falta de políticas de conciliación y estrategias para consolidar prácticas igualitarias a largo plazo, lo que sitúa la igualdad real como un horizonte aún lejano.

Las mujeres solo ocupan el 27% del catálogo de las galerías en España en 2020

Entre las conclusiones principales del estudio, elaborado por la historiadora del arte Marta Pérez Ibáñez, junto a la investigadora Carolina Rodovalho y la comisaria Semíramis González, los datos señalan que “las mujeres ocupan el 27% de los catálogos de las galerías, que el precio de las obras de ellas es menor y que se tiende a comprar obra de arte producida por hombres por considerarla más rentable que la de las mujeres”. A esto cabe añadir que, en cambio, “ellas se forman más que ellos: el 72% de las artistas encuestadas declaró haber realizado estudios superiores en materia artística frente al 53,6% de los hombres”.

Esta realidad desigual no es exclusiva del circuito artístico, sino que es extensible a todo el sector cultural, como refleja la primera investigación del Observatorio de Igualdad de Género en la Cultura, creado en 2019, que analizó medio centenar de instituciones vinculadas al Ministerio de Cultura desde 2000 a 2018, y que arrojó como principal conclusión que “el ámbito de poder más inexpugnable para las mujeres es, sin duda, el poder cultural. El poder de legitimación artística es abrumadoramente masculino”.

Ellas conquistan los museos

Según el citado informe, “la brecha varía según el sector, pero es más abrupta en las artes escénicas, donde las mujeres en cargos de dirección artística se sitúan entre el 4% y el 18%”. Y en el ámbito cinematográfico, entre las conclusiones del último informe de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) sobre la distribución de género en este sector el pasado 2019, destaca que “las mujeres representan un 30% del personal frente a un 70% de sus compañeros análogos. Estos porcentajes describen el sector cinematográfico de los largometrajes como un ámbito masculinizado”.

Canarias

El sector artístico en Canarias reproduce este panorama desigual donde, tal como denuncian las Guerrilla Girls desde los años 80, los museos y centros de arte siguen lejos de la paridad entre mujeres y hombres. Aun así, en los últimos años se ha multiplicado el acceso, la visibilidad y la difusión de la producción artística de las creadoras en los museos y salas culturales del Archipiélago, lo que se debe, en gran parte, al empuje de asociaciones feministas y de las propias profesionales del sector, que es otra de las conclusiones globales del estudio de 2020.

El panorama artístico en las islas muestra el mismo sistema desigual que el resto del país

decoration

En Canarias, el estudio Diagnóstico y propuestas: Mujeres y Hombres en los Centros y Salas de Arte del Gobierno de Canarias 2016-2017, acometido hace un lustro por la artista e investigadora Nira Santana junto con la socióloga Nasara Cabrera, marcó un punto de inflexión en la revisión y aplicación de políticas paritarias en los centros de arte públicos, después de los demoledores informes emitidos por la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV) sobre el panorama artístico en las islas.

El modelo de MAV, en su doble vertiente de observatorio e interlocutor con las administraciones públicas, inspiró en Canarias la creación del colectivo ArteMisia Mujeres + Arte, integrado por profesionales vinculadas a la cultura, con el objetivo de denunciar la falta de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito cultural y de velar por el cumplimiento del artículo 26 del capítulo II de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva, entre otros.

Ellas conquistan los museos

Su mapeo de las programaciones expositivas en los centros públicos de las islas para señalar y corregir la discriminación sexista desembocó en la interlocución con los departamentos de cultura de los Cabildos y en un progresivo despertar y concienciación en los espacios culturales públicos.

Actualmente, los datos recabados en un estudio reciente realizado por la investigadora, docente y comisaria experta en arte y género Yolanda Peralta sobre la situación en Canarias “muestran el bajo porcentaje de mujeres artistas, en la línea de lo que ocurre en el resto del territorio español”. En el caso de Gran Canaria, su estudio analiza la presencia de obras de mujeres artistas en las colecciones del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) y la Casa de Colón, ambos dependientes del Cabildo de Gran Canaria, que custodian los fondos artísticos que constituyen el patrimonio artístico moderno y antiguo del Archipiélago.

Gran Canaria

A este respecto destaca que el CAAM, “en los últimos años, con vistas a equilibrar paulatinamente su colección, ha destinado parte de su presupuesto a la adquisición de obras de artistas españolas y extranjeras, lo que ha contribuido a elevar en un 19% la presencia femenina en sus fondos”. Por su parte, el porcentaje de obras de mujeres artistas en la colección del museo americanista ronda el 11%.

En los últimos años, una de las líneas de trabajo con perspectiva de género implementadas en ambos centros se basa en la adquisición de obras de autoría femenina para equilibrar los fondos del patrimonio artístico canario con una representación más igualitaria, que en un futuro próximo conformarán los fondos públicos del Museo de Bellas Artes de Gran Canaria (MUBEA). “La proporción de género en los fondos de la Casa de Colón es muy pequeña, porque la colección que albergamos solo llega hasta principios del siglo XX y la presencia femenina en los siglos anteriores que cubrimos era muy escasa”, señala Elena Acosta, directora del centro. “Pero nosotros, desde luego, en nuestra política de incremento de la colección estamos siempre detrás de adquirir las obras de creadoras que no tenemos para cubrir esos huecos de la colección”.

El CAAM y la Casa de Colón siguen una política de incremento de la colección femenina

decoration

Asimismo, Acosta señala que “la mayoría de estas obras se encuentran en el mercado privado”, lo cual dificulta su localización, toda vez que los estudios de MAV demuestran que los coleccionistas privados “suelen aflorar cuando se muestran obras de artistas mujeres en exposiciones institucionales”, por lo que instan a las administraciones públicas a invertir en patrimonio artístico femenino y tumbar la exhortación de la historiadora del María Teresa Alario: “nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”.

Por su parte, el CAAM se erige en referente del compromiso de un espacio cultural público en la aplicación e integración de políticas igualitarias en un sentido transversal y sostenible a partir de planes estratégicos y líneas de actuación no eventuales consensuadas a largo plazo. Inscrito en la misma política de adquisición de obras, el centro ha equilibrado la representación paritaria de hombres y mujeres en su programación de exposiciones y actividades, como recoge la memoria de su director actual, Orlando Britto: “Este principio de igualdad en la selección de artistas y profesionales no hará sino reflejar una realidad insoslayable como es el papel de la mujer en nuestra cultura y sociedad contemporánea (...) desplazando los modelos masculinos hegemónico-excluyentes”.

Ellas conquistan los museos

Así queda patente en una destacada nómina de exposiciones individuales y colectivas exhibidas a lo largo de los últimos años, destinadas a promover la obra de mujeres artistas de distintas disciplinas, geografías y lenguajes, entre las que han desfilado monográficos de Lola Massieu, Zoulikha Bouabdellah, Concha Jerez, Esther Ferrer, Yolanda Domínguez, Yapci Ramos, Teresa Correa o Lorena Morin, toda vez que el grueso de sus actividades paralelas, ciclos o programas de residencia equilibran cada vez más la balanza de género. Por otra parte, el pasado 2020, el CAAM firmó la compra de piezas de Esther Ferrer, Dagoberto Rodríguez y del dúo artístico Mwangi Hutter [Ingrid Mwangi y Robert Hutter], en consonancia con su política de representación igualitaria de género.

Con todo, pese a la tendencia positiva, los porcentajes de representación igualitaria, tanto en el ámbito institucional como laboral y mercantil, siguen siendo insuficientes y la crisis derivada de la pandemia del coronavirus ha acentuado en el último año la situación precaria de las mujeres. Entre las acciones que se plantean desde MAV partir de las conclusiones del estudio destaca, en primer lugar, el incremento y difusión del patrimonio cultural y artístico femenino, pero también la concreción de medidas correctoras comunes en los centros públicos y una mayor formación en género, ya que las participantes en el estudio coinciden en la laxitud y falta de aplicación de la Ley de Igualdad de 2007. Y es que, tal como recuerda Alicia Bolaños, jefa del Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria, “no es solo un compromiso sino una obligación, pues el artículo 9.2 de la Constitución recoge un imperativo a las administraciones públicas de remover los obstáculos para la igualdad real y efectiva, en consonancia con la Ley de 2007 y con la Ley canaria de 2010.”

El centro que dirige Britto equilibra su programación con una representación paritaria de género

decoration

Asimismo, otro de los retos de los museos en sus programaciones estriba en romper la etiqueta encorsetadora de lo “femenino” con exposiciones puntuales de mujeres, como si se tratase de un género o realidad aislada y, en su lugar, integrar la perspectiva de género de manera transversal para alojar voces múltiples y diversas. En este sentido, los museos y espacios culturales del siglo XXI tienen el deber de hacerse eco de la pluralidad de voces que se entrecruzan en el entramado social, así como de rescatar aquellas silenciadas a la sombra de una tradición patriarcal que se extiende hasta el presente.

Solo así se podrán enfilar los distintos caminos del discurso del arte hacia la configuración de una sociedad más justa e igualitaria, pues, como enunciaron en las jornadas Apropa Cultura Las Mujeres cambian los museos, “cuando reivindicamos los espacios, no solamente abrimos los espacios para las mujeres, sino que abrimos los espacios para mucho más que las mujeres. Abrimos los espacios para la democracia, para los colectivos excluidos, para todos los otros que además de ser mujeres, son y somos muchas cosas más”.

Compartir el artículo

stats