Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfredo Sanzol Director del Centro Dramático Nacional

Alfredo Sanzol: «En España hemos tenido la suerte de no tener los teatros cerrados a cal y canto»

El dramaturgo Alfredo Sanzol.  | | LP /DLP

El dramaturgo Alfredo Sanzol. | | LP /DLP

Director del Centro Dramático Nacional desde enero del pasado año -pocos meses antes de la llegada de la pandemia-, el dramaturgo Alfredo Sanzol habla en esta entrevista sobre el teatro del mestizaje, «un tema muy abierto y que se puede entender desde los diferentes estilos y formas». 

Tanto desde dentro como desde fuera, bajo el punto de vista de la sociedad en la que se desarrolla el teatro, ¿todo le puede influir?

A nivel social se comprueba que el teatro es el primer reflejo del mestizaje de una sociedad. Se habla mucho de cómo, por ejemplo, en nuestra sociedad, o al menos en las ciudades, el teatro es, a nivel cultural, mucho menos mestizo que la propia sociedad. Desde ahí también se está hablando a la sociedad para incluir a las diferentes culturas que la componen, igual que sucede dentro de las artes.

¿En qué medida el mestizaje beneficia y enriquece al teatro?

Desde mi experiencia de vida y artística, toda la belleza es esencialmente mestiza. La pureza lo que crea es descomposición y, precisamente, la naturaleza lo que hace es celebrar siempre la mezcla. De hecho, eso es lo que parece que a los organismos les sienta mejor. En ese sentido, las artes y la cultura son un reflejo de todo ello, además de constatar que cualquier arte es el fruto de mestizajes múltiples. Por eso creo que tenemos que estar atentos a de qué otros lugares podemos coger para que siga enriqueciéndose.

«Al abrir teníamos mucho respeto a cuál iba a ser la reacción del público, ya que podía tener miedo»

decoration

¿El regreso de actividades supone una relativa vuelta a la normalidad cultural?

Sí, creo que vamos hacia la normalidad y que se ve la luz al final del túnel. Aún nos queda bastante, pero vamos pasito a pasito. Además, en España hemos tenido la suerte de no tener los teatros cerrados a cal y canto, sino que los aforos han permitido continuar con la actividad. Por otra parte, se ha demostrado que esta decisión de no cerrar ha terminado siendo un acierto, porque dentro de los teatros no ha habido focos de contagio entre el público, lo que demuestra que llevar la mascarilla en sitios cerrados es una medida de protección absolutamente necesaria y eficaz. En este sentido, hemos tenido una temporada tranquila, los problemas han venido más de contagios que hayan podido tener los artistas fuera del teatro, pero las medidas de seguridad dentro de ellos han sido especialmente estrictas.

¿Cómo ha sufrido el teatro esta época de pandemia?

El teatro vive del público y en cuanto hay reducciones todo eso supone un lastre, la actividad se ralentiza. Eso afecta, sobre todo, a los teatros privados. Los públicos hemos tenido la fortuna de continuar en ese sentido y poder seguir dando un servicio a los ciudadanos, que es para lo que estamos.

Fue nombrado director del Centro Dramático Nacional en enero de 2020 y, por todo lo que sucedió poco después, parece que no fue el mejor momento.

Dos meses y catorce días después llegó el estado de alarma. Yo me contagié y me puse malo precisamente el 13 de marzo. Ha sido un año y medio muy duro, muy intenso, pero para todos. Nosotros lo que hemos intentado en todo momento, respetando las indicaciones que nos venían de las autoridades sanitarias, dentro de esas limitaciones, ha sido estar a tope.

¿Las circunstancias le obligaron a cambiar los objetivos que inicialmente se había planteado al tomar las riendas de esta institución?

Tuvieron que variar sobre todo en la primera temporada, porque tuvimos que rescatar todo lo que se suspendió en primavera. Pero luego resultó muy bien, muy orgánico. No considero que se retrasaran mis objetivos, de hecho, creo que se ampliaron, porque, de repente, te das cuenta de cómo la vida crea órdenes diferentes que uno no ha pensado pero, sin embargo, son órdenes que funcionan.

¿Se lo tomó con mucha filosofía?

Creo que aquí también es importante la flexibilidad de ánimo y no querer ser rígido, estar muy abierto a estos cambios que ha producido la pandemia. Dentro de esto, nuestro programa del proyecto de dirección lo hemos mantenido y para esta temporada especialmente, que justo acabamos de presentarla.

«La cultura sirve para muchas cosas y se ha demostrado lo importante que es para la sociedad»

decoration

Con la respuesta que se dio por parte del público en estos meses, ¿se demuestra que había hambre de teatro?

La verdad es que teníamos mucho respeto a cuál iba a ser la reacción del público, porque es normal que tuviera miedo y sus reservas a meterse en sitios cerrados, pero lo cierto es que fue al revés, estaba deseando venir a los teatros, tener esta experiencia. La verdad es que, en ese sentido, ha sido una temporada muy buena de presencia de público. Luego también estamos muy contentos porque ha venido mucho público joven.

¿Se ha comprobado que la cultura ha servido de bálsamo para la sociedad?

La cultura sirve para muchas cosas: para evadirse, para curarse, informarse, para tener una experiencia estética, para conocer historias de personaje que nunca podías haber imaginado... La cultura tiene muchísimas utilidades y ha sido un momento en el que se ha demostrado lo importante que es para una sociedad.

Compartir el artículo

stats