Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Ricardo Darín: «Creo mucho más en el amor que en las estructuras o las instituciones»

El Teatro Cuyás estrena la gira de 'Escenas de la vida conyugal' el miércoles 30, el jueves 31, el viernes 1, el sábado 2 y el domingo 3 a las 19.30 horas

El actor argentino Ricardo Darín.

Escenas de la vida conyugal vuelve a girar después de la pandemia y los nervios no son pocos para el actor Ricardo Darín, quien vuelve junto a Andrea Pietra con esta tragicomedia que adapta al formato teatral la obra de Ingmar Bergman donde ahonda en la relación entre Juan y Mariana. La gira vuelve a resplandecer en el Teatro Cuyás el miércoles 30, el jueves 31, el viernes 1, el sábado 2 y el domingo 3 a las 19.30 horas. Una cita ineludible y esperada. 

Representa Escenas de la vida conyugal tras el parón de la pandemia, un tiempo en que muchas parejas han visto lastrado su amor. ¿Teme que alguien se replantee su relación?

La pandemia ha movido toda nuestra vida y nos ha recolocado en muchísimas situaciones impensadas. Esto de que alguien se replantee su relación nos viene ocurriendo desde hace mucho tiempo, pero, en todo caso, es más el porcentaje de gente que me ha contado cómo les ha servido verse reflejados en esas situaciones para mejorar su relación. No para replanteársela y cortarla, sino para valorarla todavía más.

¿Cuándo se odia a la persona amada?

Sé que el odio existe, pero me cuesta mucho, mucho, creer que cuando se ha amado a alguien se pueda pasar a odiar. Cuando esas cosas ocurren, que ocurren, lo que hay que preguntarse de forma reflexiva y mirando hacia atrás si fue realmente amor u otra cosa. Es decir, para que exista ese odio tiene que ocurrir esas cosas, como ocurre con las guerras, de las que no tienen vuelta atrás y no tiene respuesta. Así, generación tras generación, se va acumulando una sensación horrible que termina convirtiéndose en odio. No creo que cuando dos personas verdaderamente se aman pueda ocurrir.  

¿Cuál ha sido el mayor reto al afrontar su personaje? ¿Qué tal el diálogo con Andrea?

Empiezo por el final. El diálogo con Andrea es extraordinario. Es una amiga y una colega a quien conozco desde hace muchos años y a quien valoro y admiro profundamente como actriz y como persona. La describiría como una mujer con una energía positiva que no conoce la maldad, por lo que es un aprendizaje continuo tener un reto laboral diario con ella. Todos los días se aprendo un poco más de su forma de mirar el mundo, de defender a los más frágiles, de luchar contra la injusticia, por tanto, es un honor tener a una compañera como Andrea Pietra. El ejercicio de humor y drama que se personifica en el escenario es un poco reflejo de la vida misma. En cuanto a la obra, muchas veces nos vemos enfrentados a situaciones tragicómicas y nosotros hemos respetado profundamente el sentimiento de Bergman cuando trasladó su obra al teatro, donde le agregó un humor que en su versión televisiva y fílmica no está tan patente. 

"Vivir en el pasado es angustiante y vivir pendiente del futuro genera una gran ansiedad"

Si bien el divorcio ya no es una vergüenza moral, sigue considerándose un fracaso de esa vida planteada. ¿Qué hacer con las expectativas frustradas?

No creo seriamente que una relación humana por verse deshilachada o truncada se convierta en un fracaso. Es un desafío muy grande y un riesgo el que uno asume con una nueva relación; es probable que con el tiempo esas cosas no se solidifiquen porque uno pone más el foco en lo negativo que en lo positivo. Mi relación con este personaje, el cual me interesó por su complejidad, a la hora de enfrentarlo me mostró un poco eso. Con respecto a las expectativas, uno tiene que concentrarse en el aquí y ahora, ya que quedarse anclado al pasado es muy angustiante y vivir pendiente del futuro puede generarnos una gran ansiedad.

En muchas ocasiones, los personajes se entienden a través de la mirada de los otros -como sus amistades o familia- hasta que deciden escucharse a sí mismos. ¿Por qué no aprendemos a enfrentar los deseos?

Esto es un poco más complejo. Tiene que ver con nuestra crianza, nuestra educación y esquema cultuarl y estructura de pensamiento. No sé por qué no aprendemos a enfrentar nuestros deseos... Creo que muchas veces es por miedo, hay que pensar muy bien qué es lo que se desea y cuál es el precio a pagar por eso.

El amor líquido impregna nuestras vidas, ¿cómo resiste el compromiso, por ejemplo, sabiendo que usted mantiene un matrimonio duradero? 

No estoy resistiendo un compromiso. He tenido la suerte de cruzarme con una mujer extraordinaria en mi vida que no solo me ha dado contención sino que la ha mejorado y elevado. Me ha hecho comprender la importancia y el privilegio que significa cruzarse con alguien con quien nos llevamos bien en todos sus aspectos. No sé de fórmulas en este caso. Creo mucho en el amor más que en las estructuras y en las instituciones y, en mi caso personal, tengo la suerte de vivir en una relación que está absolutamente contenida en amor.

Ricardo Darín y Andrea Pietra durante 'Escenas de una vida conyugal'. LP / DLP

"Norma Leandro me mostró cómo se habla con la verdad"

Hagai Leve condujo junto a Jessica Chastain y Oscar Isaac en Secretos de un matrimonio. ¿Qué opinión le merece? 

Me parece extraordinaria. Hemos hablado mucho de esta versión de Secretos de un matrimonio con mi compañera Pietra y nos impactó muchísimo el giro que ellos encontraron al intercambiar los roles y que la mujer sea la que asume la ruptura. La vimos y fantaseamos, confieso, en que podíamos aplicar eso a nuestra obra, pero después de pensarlo y filosofar al respecto decidimos ser fieles a lo que escribió Bergman cuando decidió llevar esta historia al escenario. Nos parece que es la forma de ser más fieles y, como lo admiramos tanto, no queremos fallarle. 

Trabaja con la dirección de Norma Aleandro. Con ella, justamente, trabajó hace 21 años en El hijo de la novia. ¿Qué le ha aportado su dirección?

Estar cerca de Norma Leandro, ya sea como actriz o directora, es una beca. Es la oportunidad que tiene un profesional como Andrea o yo de descubrir y aprender todos los días algo nuevo. Ella es una mujer infinitamente generosa, abierta, luminosa, y nos ayudó muchísimo en nuestro trabajo. Recuerdo todos y cada uno de los días en los que tuve la suerte de trabajar con ella como actor, sobre todo en El hijo de la novia, donde aprendí que no hay nada más importante a la hora de plasmar en imagen y alma un personaje en una ficción de esas características que es hablar con la verdad. Ella me mostró cómo es que se habla con la verdad. La dirección en esta obra fue fundamental por el hecho de que conoce en profundidad los laberintos complejos del texto, además de haberla interpretado con otro grande como Alfredo Alcón.

Es la primera vez que llega a las Islas, y además con una gira, ¿cuáles son las expectativas? 

Tengo amigos que son de la Isla y mis expectativas son más o menos las mismas con respecto al resto de las audiencias debido a que, como hablábamos antes, algo ocurrió con los seres humanos a partir de esta pandemia. Todo se ha corrido de lugar y algunos entienden esto como una enseñanza o una amenaza. Prefiero enfocarme en la versión del aprendizaje de todo esto. No sé cómo será la relación con el público, ¡es la primera vez que me voy a enfrentar a una audiencia después de la pandemia! La verdad es que tengo una gran expectativa, más allá de que hace dos años que no hacemos la representación de la obra y esto genera un vértigo especial. Nunca lo olvidemos, el teatro es un lugar peligroso y vertiginoso, y eso es precisamente lo que más nos gusta a los actores. 

"Vivimos en una época rarísima y extraña"

Tanto Penélope Cruz como Javier Bardem, compañeros de reparto en Todos lo saben, han sido nominados a los Oscar.

Estoy feliz de que dos personas, antes que actores, como Javier y Penélope estén nominados por sus trabajos. Tuve la suerte de trabajar con ellos en esta película por primera vez y los conocí en profundidad, más allá de que somos amigos desde hace mucho tiempo. A Javier lo conocía mucho más y no tengo mucho para descubrir que no sepa todo el mundo; es un grande de verdad, no solo de habla hispana, sino mundial. Mi verdadero descubrimiento fue con Penélope: estar con ella codo a codo, todos los días desde las siete de la mañana hasta las ocho de la noche, y descubrir a una mujer que tiene un profesionalidad increíble y tiene una devoción maravillosa. Más allá de que son unos amigos a los que quiero muchísimo, a ellos y a toda su familia, son unos grandes compañeros.

En su próxima película, Argentina, 1985, representa a un abogado durante la dictadura de Videla mientras Gabriel Boric recuerda la figura de Salvador Allende. ¿Toca rememorar?  

En esta película que acabamos de terminar represento a Julio César Estrassera, que fue el encargado de formar un equipo de fiscalía para llevar al banquillo a la dictadura, no solo a la de Videla, sino a las tres cúpulas militares que ocuparon ese espacio. No olvidemos que el Juicio a las Juntas fue el primero en la historia de la humanidad en que un juzgado civil condenó a una dictadura militar. Ni siquiera Núremberg fue de esa forma al ser un juzgado mixto. Fue un desafío muy grande y estoy orgulloso de lo que hicimos puesto que no solo logramos una película que tiene un altísimo impacto emocional, además, es reveladora de toda una época muy fértil e iniciadora de una nueva era, sobre todo en la democracia argentina. Me parece fundamental para los jóvenes que no están al tanto de lo que ocurrió en ese momento y lo que representó en ese momento.  

Interpretó a Bombita en Relatos Salvajes. En una actualidad plagada de bombitas, que lidian con sus nervios, ¿cómo mantener la calma en un mundo que parece en permanente crisis?

Vivimos en una época rarísima, extraña, muy loca, si se puede utilizar el término en donde aparentemente el que tiene la fuerza pretende utilizarla y eliminar todos los otros caminos posibles como la diplomacia, el diálogo o el debate. Interpreté a un personaje en esa película con el que no estoy de acuerdo. Entiendo su génesis, todos hemos sido arrollados alguna vez como ciudadanos, y nuestra primera fantasía tiene que ver con tomar las acciones por nuestra propia cuenta y hacer algo así como la venganza por mano propia. Pero no soy amigo de eso, la violencia engendra más violencia. 

Siempre ha huido de los focos, ¿dónde se refugia cuando tiene oportunidad? 

Por propia confusión de la juventud he escuchado estos focos, aunque con el tiempo he modificado esa posición. Me refugio básicamente en mis pilares: mi familia, mis afectos y mi trabajo. En este caso, me voy a empezar a refugiar volviendo a España a cubrir una gira teatral que habíamos prometido hace más de dos años. Estoy muy impactado por la posibilidad que tenemos, a pesar de este mundo que está un poco en llamas, de subir a un escenario y mostrar nuestro corazón, nuestras cabezas, esperando que la audiencia no solo pase un rato agradable sino que tenga la posibilidad de reflexionar.  

Compartir el artículo

stats