Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras | 34º Feria del Libro

Así es la historia de superación de Loida Hernández, de las K-Nanarias

Loida Hernández, de las K-Nanarias, cuenta en el libro ‘Sucede lo que conviene’ su niñez y juventud en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria

Loida Hernández presentando su libro 'Sucede lo que conviene'. LP / DLP

Loida Hernández no sabía volver al pasado. No habla de aquel en el que conquistó las radiofórmulas y el mítico Madison Square Garden. No menciona aquel en el que su hermana Gara y ella representaban la explosión de las melodías reguetoneras en el panorama nacional cuando triunfaron con el No te vistas que no vas. No habla de las K-Narias y a la vez sí. Habla de sí misma y del dolor que conlleva transitar hacia los oscuros espacios que se transparentan en Sucede lo que conviene, un relato autobiográfico que presentó hoy en la 34º Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria.

"A través de la música salvamos nuestras vidas"

decoration

Las gemelas nacieron en Añaza, un barrio humilde de Santa Cruz de Tenerife con un gran estigma social, creciendo en un círculo donde abundaba la precariedad económica y la desestructuración familiar, como cuenta la cantante. Al principio, las actividades extraescolares les metió el gusanillo de la danza, pero no era suficiente. Su madre, empeñada en que ambas hijas desarrollaran sus dotes artísticas, consiguió un segundo trabajo limpiando casas y solo la inquebrantable confianza que mantenían ellas mismas en sus posibilidades consiguió que no tiraran la toalla ante los obstáculos conque el destino las sobresaltaba. "Todo el mundo conoce a las K-Narias alegres que hacen música para bailar y pocos conocen a las que hay bajo el escenario. Pasamos por traumas infantiles y a través de la música salvamos nuestras vidas, y lo digo sin exagerar, a mi alrededor había mucho caos".

Por ello, para resarcirse de este pozo que la habitaba, decidió tomar cartas para mejorar su salud mental y fue cuando las palabras dejaron de rimar para agolparse una a una buscando un significado. "Todo comenzó a raíz de la terapia. Llevo cinco años yendo y la psicóloga me recomendó escribir para ordenar en mi cabeza", explica. "En ese momento tenía mucha ansiedad y gracias a esto empecé a soltar como esas cadenas que llevan tantos años persiguiéndome. Ahora me considero una Loida más consciente, sobre todo de mi infancia y adolescencia, y decidí lanzarlo al mundo porque si me abría a la gente y me dejaba ser vulnerable sentía que podía dejar atrás ese pasado doloroso y ayudar a otras personas a través de mis historias".

El éxito de las K-Narias

Apretando el acelerador, persistieron, primero de bailarinas y después como cantantes. Llamaron la atención de Don Omar y en 2005 presentaron al mundo su primer álbum discográfico, 40 Entre las 2. Seguido de Hombres con pañales y Cuando seas grande lo entenderás en 2006 y 2008, hicieron vociferar a audiencias millonarias al son de Provocándome, Despierta, Ya llegó el reggaetón o, por supuesto, Salsa con reggaetón. Despuntaron en una escena marcada por hombres con actitudes machistas y un estilo que los propios medios de comunicación y las instituciones desprestigiaban ya no solo por lo que componían sino por sus orígenes. "Decían en algunos ayuntamientos que nos fueran a ver allí mismo a las chabolas, y eso que yo me enorgullezco de dónde soy, me hubieran visto allí con mi gente".

Lejos de los movimientos feministas de la industria que se suceden en la actualidad, habitaban en un páramo sombrío. "Hemos sufrido mucho acoso como K-Narias, tanto con promotores, managers y otras personas que nos decían que nos acercáramos a una persona y ser agradable o coqueta para que nos contrataran. Al final, te utilizan como un objeto y no le dan capacidad a tus dotes como artistas", subraya. "No éramos tan conscientes, ya que era algo normal al habernos criado en una sociedad machista y, por supuesto, algo lo éramos y eso que me considero una mujer feminista aunque se nos escapan algunas cosas, pero lo importante es cambiar". Este y otros episodios los ha ido desgranando en las páginas que componen su biografía con hechos que su propio círculo ignoraba.  

La reconstrucción de la salud mental

Entre ellos, el abuso sexual. Aplicando la técnica EMDR ha reabierto las heridas que su subconsciente mantenía bloqueados debido a los procesos traumáticos que el cerebro elimina para conseguir sobrellevar tales experiencias. Cuenta en uno de los capítulos cómo a los 17 años un hombre que trabaja en la misma discoteca donde ella bailaba la intentó violar, "vivir en mi barrio me dio las herramientas para poner la mente fría y salir de un momento de terror sana y salva".

A partir de entonces, los años pasaron y el fenómeno musical las catapultó, pero, ¿dónde estaban ellas? Las giras, los hoteles, la presión de quien ha de mantener el tipo se fue sucediendo en un torbellino. Pero quedaba una red de seguridad. La conexión entre Gara y Loida es inexpresable: "Para mí y mi hermana somos las personas más importantes en nuestras vidas. Ella tomó el papel de protectora y vivir con ella todas estas experiencias ha sido maravilloso, hemos logrado el sueño de pequeñas".

Loida Hernández está en comunión consigo misma. Se ve más fuerte, más segura al haber atravesado un proceso difícil. "Siempre he sufrido de ansiedad y me bloqueaba en mi día y no tenía herramientas, pero ahora lo entiendo todo y me abrazo a mí misma y entenderme. Fue un jarro de agua fría necesario". El texto, publicado en diciembre del año pasado, conecta con quienes le cuentan por redes sociales sus experiencias y rompe el silencio lleno de culpabilidad que han guardado tantas personas por creer que eran responsables de lo sucedido. "El mayor regalo que me he dado a mí misma ha sido comprenderme, poder hablar de mi pasado, hablar con mi familia desde el amor y sin la recriminación, todo ha sido gracias a mi libro que nos hecho respirar". Un nuevo camino se abre con el que traerá la segunda parte de estas memorias con las que redescubre su interior.

Compartir el artículo

stats