Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La eternidad del Flaco Valerón

El mediapunta, con contrato hasta junio del 2015, activa el debate sobre su continuidad tras su recital

Valerón dialoga con Guzmán, durante un duelo de este curso.

Valerón dialoga con Guzmán, durante un duelo de este curso. QUIQUE CURBELO

Valerón, un genio sin fecha de caducidad. La eternidad del emperador de caviar. El mediapunta internacional de Arguineguín -39 años- vuelve a estar en el candelero. Su recital ante el RCD Mallorca [club que defendió en el curso 1997/98 en la máxima categoría] en la última jornada confirma que es válido para el proyecto del ascenso. Toque y visión de juego. Armas letales de una pieza infinita.

Su aparición, cuando restaban 25 minutos, fue bendita. Un acierto mayúsculo de Herrera. El sureño, con contrato hasta junio del 2015, entierra de esta manera su sequía -permanecía inédito desde el 6 de diciembre ante el CD Leganés en el Gran Canaria-.

El pasado sábado alcanzó la excelencia y aportó la pausa precisa. Como revulsivo, funciona. Y terminó ovacionado por la grada del templo amarillo. El encaje de Valerón parece sencillo en el organigrama táctico. Rol de desatascador. ¿Merecía más minutos en esta campaña? Con 251, su mística ha pasado de puntillas. Hasta que llegó el Mallorca y Arana disparó la agonía. Ubicado como centrocampista organizador -la posición natural de Javi Castellano o Hernán-, desplazó el balón con un tono majestuoso. No le pesó la inactividad ni la responsabilidad. Ha estado en un millón de batallas.

Ante el conjunto de Karpin, el Flaco completó un baile poético de controles y pases imposibles. Para Valerón, la lucha por el ascenso será cruenta. "Los últimos años han sido años bastante competitivos en Segunda División; quizá el año donde ha habido más igualdad fue el pasado (2013/14). Habrá una igualdad tremenda en esta temporada. Hay una competencia importante, tendremos que trabajar mucho y conseguir una buena cantidad de puntos para alcanzar el ascenso directo", concretó el jugador mundialista a este medio, antes de su recital ante el club bermellón.

En ese marco de competencia exagerada, en esa lucha despiadada contra Sporting, Betis, Girona y Valladolid, la aportación del Flaco se presenta crucial. Sin alzar la voz, ha aceptado su rol de figura secundaria, realzando el peso del trabajo en equipo. "Lo importante es el conjunto; no lo individual", repite como eslogan el ex del Dépor.

Dos facetas, un fin

El internacional ha sido clave en el despertar de Roque. Una charla en Ponferrada, antes del duelo ante la Ponferradina en El Toralín, despertó la furia y el valor técnico del canterano. También se ha mostrado como elemento importante en la formación de valores de la cantera como Asdrúbal Padrón o Jesús. Resta mérito a esa faceta de motivador. "Es un trabajo que hacemos muchos veteranos", determina.

La portentosa actuación ante el Mallorca siente un precedente gigante. Hay Valerón para rato. Gotitas de clase para una propuesta ultraofensiva. La UD, el galeón más despiadado de la categoría, está pulverizando todos los registros. Y en ese equipo de los récords, el Flaco tiene sitio. Toque y glamour para un ejército cinco estrellas. El genio deja atrás la época de las tinieblas y es el nuevo mesías.

Compartir el artículo

stats