Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alaska, escenario del nuevo reto de Marcos Yánez

El ultrafondista correrá 300 kilómetros con un fin, intentar conseguir 3.000 nuevos donantes de médula en el mundo

Marcos Yánez, protagonista de un nuevo reto solidario. QUIQUE CURBELO

En el verano de 2016, el grancanario Marcos Yánez superaba con éxito el exigente reto de correr 120 kilómetros a través de Islandia en condiciones extremas con el objetivo de concienciar sobre la importancia de la donación de médula y lanzar un mensaje positivo hacia todos aquellos que padecen leucemia, una enfermedad que le tocó vivir muy de cerca con un final triste: el fallecimiento de su padre. Esta circunstancia adversa le llevó a plantearse ese reto personal.

Al finalizar aquella ruta por tierras islandesas, la mente del ultrafondista teldense se puso a trajinar un nuevo proyecto de mayor calado. Un año y medio después de darle vueltas a su idea, y conformar un grupo humano que se identificase con la filosofía de este proyecto, ya está casi en capilla para afrontar la complicada aventura que tiene por delante. Su destino, Alaska.

Si el nuevo reto que se plantea Marcos Yánez supera en dificultad al que llevó a cabo en Islandia, el objetivo del mismo va también un paso más allá, aunque está relacionado con la misma causa. Ahora el propósito que se plantea es más global: conseguir 3.000 nuevos donantes de médula en todo el planeta. Estos se irán registrando a través de un contador que figura en los diferentes dominios digitales del proyecto Run for leucemia.

El 1 de junio, él y un equipo conformado por ocho personas (algunas más trabajarán desde la Isla) partirán rumbo a territorio ártico en un viaje que parte desde Gran Canaria y acaba en Anchorage (la ciudad de mayor población del estado más extenso de Estados Unidos), pasando por Madrid, Londres, Reikiavik (Islandia) y Seattle (EEUU).

Entre los días 7 y 11 se desarrollará esta exigente aventura que llevará a Marcos Yánez a recorrer un total de 300 kilómetros en solitario. El recorrido, con una altitud máxima de 2.200 metros, se divide en cinco etapas. Cada una de ellas constará de entre 50 y 60 kilómetros, menos la última que tiene una longitud más corta debido a la mayor complejidad que entraña el terreno por donde se va a desarrollar, y donde el grancanario recibirá la ayuda incluso de un helicóptero.

La expedición partirá desde el Lago Eklutna. A partir de ahí, a través de senderos de montaña mayormente, completará la ruta que finalizará en un lugar muy especial, el conocido como Magic Bus (autobús mágico), icono de la película Into The Wild ( Hacia rutas salvajes) dirigida por Sean Penn y que narra la asombrosa historia de Christopher McCandless.

Éste se convirtió desde entonces en un lugar de peregrinaje para miles de personas que acuden hasta este recóndito lugar de Alaska para cumplir sueños o buscar la inspiración que un día encontró el protagonista de esta historia.

También el nuevo reto de Marcos Yánez tiene un enfoque diferente al que cubrió en Islandia. "Si en aquella ocasión quería dar protagonismo a mi historia personal, ahora pretendo centrarlo en historias anónimas de superación", apunta.

En este caso la elegida es la de Christy. A esta joven de 34 años, natural de Alaska -por eso la elección de esta zona del planeta como destino- y corredora de maratones por montaña, le diagnosticaron un linfoma en 2016 . "Después de un duro tratamiento ha vuelto a correr", explica el aventurero grancanario.

Tras el reto en Islandia, Marcos Yánez comenzó a indagar en Internet para conocer historias de personas que pudieran enriquecerle, sobre todo en Estados Unidos. De una lista de noventa, "ella era la única deportista". "A partir de ahí me puse a buscarla a través de las redes sociales y di finalmente con ella. Resultó una situación muy emocionante para ambos", comenta.

Desde ese momento se entabló una relación entre los dos protagonistas de la historia y de la familia de ella, y su familia. De hecho, Erik, marido de Christy, colaboró con el teldense en dar las pinceladas a un recorrido que luego se concretaría a través de una agencia de viajes especializada con sede en Madrid llamada América Tours.

El reto de Marcos Yánez ha levantado mucha expectación en tierras de Alaska a través de esa relación con Christy, tanto que se "han volcado con la causa". También el mensaje ha calado, porque gracias a los contactos que la norteamericana le facilitó en la fundación más importante de los Estados Unidos en donaciones de médula.

Marcos Yánez se ha preparado a conciencia para afrontar esta aventura. Aunque la travesía se desarrollará en época de verano, él y su equipo deben afrontar temperaturas de entre uno y seis grados centígrados, un poco inferiores a las que tuvo que soportar en Islandia.

"He ido a entrenarme a La Cumbre a eso de las siete de la tarde, cuando baja la neblina y las condiciones pueden parecerse en algo a lo que me voy a encontrar", apunta. Aparte del frío, otros peligros acecharán al grancanario en su camino por Alaska.

"Me han advertido que tenga cuidado con los animales salvajes, sobre todo con los osos. Nos han dado consejos para evitarlos y prevenir ataques. Por ejemplo, la comida que lleve encima la tendré tapada, para que su poderoso olfato no pueda olerla", resalta el grancanario.

Dentro de su plan específico de preparación encaminado a superar el reto, Marcos Yánez ha participado en pruebas como la Transgrancanaria -en la modalidad de 125 kilómetros-, la Pyrenees Stage Run, carrera pirenaica por etapas, o la Reventón Trail.

El teldense está apoyado por un equipo humano conformado por Antonio Domingo -videógrafo-, Marcos Cabrera -fotógrafo-, el también atleta Eoin Flynn -apoyo lingüístico-, Mari Mar Vega -producción-, Nani Viadero -producción-, Montse González -producción-, Edgar Granados -operador de dron-, y Sara Solano -médico del Hospital Perpetuo Socorro-. Además, desde la Isla trabajará el periodista Jorge Cruz.

Marcos Yánez cuenta con una nómina de 17 esponsors y colaboradores, entre ellos la Asociación Pequeño Valiente. Además, como en Islandia, grabarán un documental que se proyectará el próximo año en las salas de cine.

Compartir el artículo

stats