Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

"Teníamos que recuperar la moral del grupo con el oro"

Almudena Rodríguez, afianzada en la selección, analiza el futuro del equipo nacional tras los Juegos del Mediterráneo

"Teníamos que recuperar la moral del grupo con el oro"

"Teníamos que recuperar la moral del grupo con el oro"

Tras una época de cambios en la selección femenina, Almudena Rodríguez (Telde, 1993) se asienta como una de las jugadoras clave en el esquema del seleccionador, Carlos Viver, y se muestra contenta ante un año lleno de éxitos en su vida, tanto a nivel personal como deportivo. La jugadora grancanaria vuelve a casa tras firmar un campeonato impoluto, imponiéndose a Montenegro por 27-23 en la final de unos Juegos Mediterráneos en los que España acabó invicta. Esta medalla se convierte en el primer título como internacional que añade Almudena a su palmarés, al que habría que sumarle dos Copas de la Reina (2015, 2017) y una EHF Challengue Cup en 2016, c on el Rocasa.

"Planteamos conscientemente este torneo, después del pasado Mundial teníamos la necesidad de hacer un buen campeonato para recuperar la moral del equipo. La final, al principio, estuvo bastante igualada, pero supimos marcar las diferencias para ganar. Nos ha venido muy bien a algunas jugadoras para reinvindicar nuestra posición de cara a próximos campeonatos", explica Almudena sobre la experiencia de estos Juegos. Además, se pronuncia sobre su futuro en la selección. "Nunca se sabe cuáles son los planes del seleccionador, nuestro deber es luchar al máximo por seguir representando a nuestro país", asegura la teldense.

La jugadora comenta la importancia de la mudanza hacia tierras extranjeras para mejorar y madurar a la hora de tener protagonismo en grandes citas. Almudena Rodríguez, que además participó en el pasado Mundial de Alemania, comenta que "la forma de trabajar fuera, el asumir protagonismo dentro de un rol de equipo, es algo que te llena de confianza y hace mejorar al conjunto". También que este "año de experiencia que he sumado lejos de casa me ha ayudado a crecer y a asumir riesgos con más confianza".

La que fuera jugadora del Rocasa comenzaba el año trasladándose hacia la liga rumana para militar en las filas del Bistrita, equipo con el que quedó sexta en la competición liguera de aquel país. "No fue todo lo que esperábamos, pero al final conseguimos hacer un buen campeonato y sacar la temporada adelante. Es una liga muy diferente y cualquiera te puede plantar cara". Además aclaraba su futuro antes si quiera de que se planteasen los rumores de una vuelta a España. "De momento me quedaré este año en Rumanía y todavía no contemplo volver a casa, quiero seguir creciendo fuera", agrega. Sobre el relevo generacional de la selección, añadía que "el grupo nuevo se ha acoplado muy bien, hemos puesto mucho esfuerzo en igualar el listón. En la primera fase conseguimos muy buenos resultados y eso nos permitió preparar mejor la final. No sé qué pasará con esta nueva generación, pero de momento nos hemos marcado un objetivo y lo hemos cumplido con creces", apunta.

La jugadora grancanaria hablaba también sobre la relación del deporte femenino con los medios y con la sociedad. "No creo que haya cambiado nada ni en los medios ni en cuanto a patrocinadores, la Federación tampoco ha ayudado, sólo se televisó la final. Durante el resto del torneo la gente no sabía que jugábamos. Esto hace que, desgraciadamente, muchas deportistas tengan que salir fuera para poder subsistir", asiente la lateral teldense.

No obstante, aclara que éste no era su caso, aunque "la economía" también influía para salir de Gran Canaria, "los motivos por los que me fui eran, casi todos, deportivos". Su deseo: "crecer como profesional" y asentarse "en el panorama internacional", finaliza.

Compartir el artículo

stats