Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sueño americano de Aldama

El jugador grancanario, una de las mayores promesas nacionales, jugará en 2019 en la NCAA Z Este julio irá con España al Europeo de Letonia sub 18

Santi Aldama, durante el campeonato de España júnior con la camiseta del Canterbury.

Santi Aldama, durante el campeonato de España júnior con la camiseta del Canterbury. FEB

Santiago Aldama (Las Palmas de Gran Canaria, 2001), hijo de Santiago Aldama Toledo, ex ACB, olímpico y jugador del Granca, y sobrino también del ex amarillo Santi Toledo, es una de las mayores promesas del baloncesto de Canarias. El alero de 2,07metros de altura y todavía jugador del Canterbury Academy, vive un momento dulce tras confirmarse su acuerdo con los Loyola Greyhounds para viajar a los Estados Unidos el próximo 2019, firmar una beca que le permitirá seguir con su formación deportiva y académica en la Universidad de Loyola Maryland. Asimismo, el joven pasará en 2019 a jugar en la conferencia Patriot League de la NCAA I, una de las ligas más prestigiosas del deporte universitario estadounidense.

El alero destaca que la posibilidad de salir siempre rondó su cabeza, y que sus padres le instaban a meditarla conscientemente, ya que, desde bien pequeño tiene claro que quiere llevar de la mano su vida académica con su vida deportiva. Aldama comenta que le convenció la oferta de la universidad situada en Maryland porque apuntaba muy alto el nuevo proyecto que los Greyhounds quieren hacer tras una decepcionante temporada en la Patriot League. Además de viajar para visitar las instalaciones, el jugador asegura que había consultado a los demás españoles de la NCAA, en donde destaca al también grancanario Acoidán McCarthy, exjugador del Real Madrid.

Aldama, que se encuentra ahora mismo concentrado con la selección sub 18 para el Europeo de Letonia, se muestra muy entusiasmado con este acuerdo y también satisfecho con la temporada realizada con su equipo, donde ganaron el campeonato de Canarias júnior.

Baloncesto en su ADN

A Aldama el baloncesto le iba a tocar "sí o sí" porque le venía de familia. "Las influencias familiares en el basket nunca me supusieron una presión. Mi familia me introdujo cuando era un niño, pero desde que cogí mi primera pelota nunca más la solté. Mi padre y mi tío me ayudan mucho, me comentan mis fallos para seguir mejorando y también me aconsejan en cada decisión que tomo", narra. Quienes le han visto jugar lo tienen claro y lo definen como un "jugador habilidoso, con visión de juego y capaz de asumir el rol de líder dentro de un equipo".

Cuando Aldama empezó a destacar, varios equipos como el Barcelona, el Gran Canaria, o el Madrid se interesan por él, obteniendo siempre la negativa del jugador. "El Canterbury es mi equipo de toda la vida y aquí se trabaja muy bien. Llevo desde pequeño en el colegio y en el equipo y la verdad que tenemos unas instalaciones que no tienen nada que envidiar a otros clubes. Por eso me quedé". El jugador, con una larga trayectoria en el baloncesto base, destaca dos momentos con el equipo de su colegio. "Haber sido este año campeón de Canarias con la generación del 2000 es algo que recuerdo con mucho cariño, porque esa generación nunca había tenido la suerte de ganar nada". El segundo momento que resalta es cuando su equipo quedó tercero de España, perdiendo en semifinales contra el Real Madrid, pero ganando el tercer puesto al Gran Canaria.

Europeo de Letonia

El jugador grancanario se encuentra ahora concentrado con la selección española, con quien la que lleva varios años en distintas categorías. Sus últimos promedios en el anterior campeonato: 14 puntos y 7 rebotes por partido. "Estoy encantado de llevar tanto tiempo en la selección, aunque mi participación ha ido de menos a más debido a mi físico. Me cuesta ganar masa muscular a pesar de llevar una dieta. Ahora me encuentro genial para aportar lo que pueda al grupo". Con respecto al equipo y al campeonato, la promesa se mostraba clara. "Es un grupo difícil, cualquiera te puede pintar la cara. Bosnia, Ucrania o Finlandia te la pueden liar". Aldama se mojaba además hablando sobre las favoritas. "Junto a nosotros, por talento destaco a Francia y a Lituania, pero hay que tener cuidado con selecciones como Turquía ya que pegan mucho y son duros".

Su sueño esta claro. El jugador se ve dentro de cinco años finalizando sus estudios en América, y según él, "ojalá en las grandes ligas, si no, seguiré jugando en Europa", decía Aldama mientras declaraba que si no fuese en EEUU, jugar en la ACB también es un sueño. Por último, el jugador quiere animar a las nuevas generaciones que salir fuera es necesario, tanto en lo deportivo como en lo personal. "Hay que salir a madurar, tu casa y tu familia siempre van a estar en el mismo sitio para ti".

Compartir el artículo

stats